jueves. 21.10.2021 |
El tiempo
jueves. 21.10.2021
El tiempo

Un "chequeo" profesional

Kiko Luna, durante el clínic en la inauguración de su academia. VICTORIA RODRÍGUEZ
Kiko Luna, durante el clínic en la inauguración de su academia. VICTORIA RODRÍGUEZ
La academia de Kiko Luna en Lugo echó a andar este viernes con una jornada de inauguración que contó con la presencia del ideólogo del proyecto para marcar las líneas maestras a seguir

"Lo más bonito es crear golf, y crearlo desde cero". Estas palabras de Kiko Luna resumen a la perfección las bases del proyecto que lidera en Lugo de la mano de Antonio Outeiriño, su mano derecha y la persona que se encargará de representar en la ciudad el sello de calidad de las escuelas del exjugador profesional.

El proyecto vivió este viernes su jornada de inauguración en el Club de Golf de Lugo, que tiene como objetivo relanzar sus instalaciones tras una depresión de socios provocada, sobre todo, por la pandemia. "Las academias son fundamentales para los campos de golf", aseguró ayer Luna.

Jugador profesional, entrenador de la Federación Española de Golf, Luna pretende trasladar toda su experiencia deportiva y empresarial a un club, el de Lugo, que ha pasado malos momentos en los últimos años. Lo hará a través de Outeiriño, también en vías de convertirse en profesional para ser uno de los profesores fijos de la academia lucense.

"Mi labor será marcar las pautas técnicas y que los profesores crean en mi metodología, porque lo importante son ellos. Lo haré a través de seis visitas al año, de las cuales cuatro, técnicas, las haré yo, una, sobre estrategia, la hará mi hermano -Santiago Luna, también profesional- y la última nuestro psicólogo deportivo, Óscar del Río".

El reto de Luna es profesionalizar la academia y el campo de prácticas a través de "chequeos" individuales en los que estará presente. "Nos adaptamos a cada jugador corregimos cosas y estipulo el trabajo a seguir en los próximos meses antes de mi siguiente visita", explica.

La academia, inaugurada oficialmente este viernes, abrió sus puertas en el mes de julio con un éxito rotundo. Más de 100 personas se apuntaron al curso que ofrece Kiko Luna, un dato que sobrepasó las mejores expectativas de Antonio Outeiriño, el gerente del proyecto en Galicia. "En Miño -la otra escuela de Luna- la gente está encantada. Ojalá en Lugo sea capaz de trasladar la misma filosofía de enseñanza", concluye.

Un "chequeo" profesional
Comentarios