Uno de cada tres empleados no supera el SMI en la provincia

El CD Lugo se mide a un rival directo

El equipo de Trashorras precisa vencer en el Anxo Carro para ganar confianza a corto y medio plazo rival peligroso: El Unionistas, en idéntica dinámica que los lucenses, quiere llevar la iniciativa esta tarde
Mario da Costa y Lama disputan un balón en la visita del Fuenlabrada. XESÚS PONTE
photo_camera Mario da Costa y Lama disputan un balón en la visita del Fuenlabrada. XESÚS PONTE

El Club Deportivo Lugo afronta esta tarde (17.00 horas) una nueva prueba en el Anxo Carro. El equipo que dirige Roberto Trashorras recibe a un rival directo en la clasificación, un Unionistas que comparte dinámica con el cuadro rojiblanco y que llega al estadio lucense con el objetivo de ganar para soñar con acabar en puestos de play off a final de curso.

El equipo lucense quiere olvidar la dura derrota en Riazor del pasado fin de semana con un triunfo convincente que, por fin, le permita enganchar una buena racha de resultados que le permitan escalar puestos en la tabla clasificatoria. No lo tendrá fácil ante un equipo salmantino que, como pretende Trashorras con su equipo, juega a tener el balón. Su técnico, Dani Ponz, avisó en la previa de que su plantilla viajaba a Lugo con el reto de tener "muchísima posesión" y anular así las virtudes de un equipo lucense que ha cambiado su estilo en las dos últimas jornadas.

El Lugo de Trashorras quiere ser protagonista, quiere llevar la iniciativa de los partidos y generar más ocasiones de las que había creado en los dos primeros tercios de la campaña con Pedro Munitis y Pedro Alves en el banquillo. La realidad es que el equipo ahora llega más y con más peligro, pero sigue conservando los mismos problemas que le han penalizado durante todo el curso: la falta de gol.

 

Por ello, la visita del Unionistas esta tarde se antoja fundamental para que los futbolistas de ataque del Lugo recuperen la pólvora. Enfrente tendrán un rival que, presumiblemente, dejará espacios a la espalda de su defensa y que, cuando se instale en campo contrario, abrirá una puerta para los contragolpes lucenses. Es ahí donde los Willy Ledesma, Antoñín, Nacho Quintana, Mario da Costa, Antonetti o Víctor Narro tienen que dar hoy un paso adelante para transformar las ocasiones y las llegadas de su equipo en goles y puntos.

A tenor de las dos alineaciones que ha elegido Trashorras en sus dos primeros partidos en el banquillo lucense, hoy la afición del Lugo puede esperar en el Anxo Carro un once formado por Lucas Díaz en portería; Carlos Julio, Gorka Pérez, Morgado y Javi Vázquez en defensa -Alberto López se pierde el partido por sanción-; Thiago Ojeda, Jozabed y Fran Mérida en la medular, y un ataque formado por Nacho Quintana, Mario da Costa y Ledesma.

El Lugo quiere mejorar sus registros en casa. Actualmente ocupa el décimoctavo puesto en lo relativo a puntos como local (16 de 39 posibles), con tan solo cuatro triunfos en los 13 partidos en los que ha ejercido como anfitrión. Números muy pobres para un recién descendido de Segunda División y que diseñó su plantilla en verano con el deseo y la ambición de volver a la categoría de plata por la vía rápida. En estos momentos parece una quimera, pero en la estadística nada es imposible y son siete los puntos que deben remontar los lucenses si quieren rematar la temporada en los puestos nobles.

Los de Trashorras tendrán enfrente un equipo que solo ha perdido uno de sus últimos diez partidos, el pasado fin de semana ante el filial del Celta, El Unionistas tiene los mismos puntos que el Lugo (35), gana menos pero empata más, y se ha caracterizado este año por su solidez defensiva, encajando tan solo 20 goles en los primeros 26 partidos. Una prueba, la enésima, para un equipo lucense que necesita despegar.

Comentarios