Carmen Lence: "La relación del Río Breogán con la familia Lence funciona; vamos a mantenerla"

La máxima mandataria del club celeste dio un paso al frente al asumir el cargo en diciembre, en una temporada complicada. Lence afirma sentirse "orgullosa" por haber tomado esa decisión. "Ha valido la pena", asegura.
Carmen Lence, con una bufanda del Breogán. SEBAS SENANDE
photo_camera Carmen Lence, con una bufanda del Breogán. SEBAS SENANDE

Carmen Lence (Lugo, 1970) tiene claro que desea continuar con el legado que dejó su padre en su relación con el CB Breogán —el Grupo Lence es patrocinador del la entidad celeste desde 1986— y, con una actitud tan congruente como positiva. Carmen Lence expone que su mayor anhelo es seguir manteniendo al club y a la ciudad de Lugo en la ACB.

¿Por qué decidió salir el pasado 23 de diciembre de su 'zona de confort' en el consejo de administración del Río Breogán, cuando aceptó asumir la presidencia del club?
Tras la dimisión del anterior presidente, el señor José Antonio Caneda, el resto del consejo insistía en que ese puesto debería ser ocupado por mí. Por diversas razones parecía la mejor opción. Yo realmente sentía que ya tenía más que suficientes responsabilidades en mi vida fuera del club como para meterme en más, además de ser perfectamente consciente de lo que implica, sobre todo a nivel de exposición, lo que es estar al frente del Río Breogán. Tengo en casa una caricatura de cuando mi padre fue presidente donde está representado como el capitán de un barco que se hunde que se llama 'Breoganic' (risas). 

Pero finalmente... accedió.
En fin, el caso es que alguien tenía que dar un paso adelante y tomar esa responsabilidad en un momento en el que el Río Breogán no las tenía todas a su favor, y ese alguien fui yo. Imagino que es parte de mi educación, es lo que he visto en casa. Mi padre en ocasiones tomó responsabilidades que, a lo mejor personalmente no era lo que más le convenía, pero que entendía que alguien lo tenía que hacer por el bien de todos. La verdad es que me han tocado unos meses difíciles y llenos de polémica, pero al final ha merecido la pena. Estoy contenta de haber asumido esta responsabilidad y muy orgullosa del equipo: el consejo de administración y los empleados del club. Es un placer trabajar con y para gente así. 

¿Qué supuso —qué supone para ser más exacto— para usted ser la primera mujer que ostenta el cargo en los casi sesenta años de historia de la entidad?
Me alegro de poder seguir rompiendo barreras para las mujeres y de contribuir a normalizar el que estemos representadas en cada vez más ámbitos. Llegará el día en que no se hagan este tipo de preguntas en las entrevistas porque la igualdad de género será una realidad cotidiana. Ese será un día que todos celebraremos porque estaremos viviendo en un mundo mejor para hombres y mujeres. 

Que todos los miembros del consejo hubieran sido elegidos ya no por mayoría, sino por unanimidad, en la última junta general de accionistas, celebrada el 27 de noviembre, imagino que habrá supuesto un gran respaldo a la gestión al frente de la sociedad durante la presente temporada.
Realmente fue una satisfacción enorme encontrarse con un apoyo unánime acompañado de un aplauso por parte de los presentes en la junta de accionistas. No es fácil estar en el consejo del club. Todos vemos como en las redes sociales a veces se critica de una manera que parece que todo lo hacemos mal y que ese es el sentir de toda la afición. Pero la realidad es que la opinión publicada, principalmente en las redes sociales, suele ser diferente de la verdadera opinión pública. La reacción de los que participaron en la junta, aplaudiendo nuestra gestión a pesar de todas las dificultades a las que se enfrentaba el club en ese momento, lo dejó claro. 

¿Agradeció por lo tanto esos aplausos?
Aprovecho la ocasión para agradecer el apoyo en mi nombre y el de toda la directiva. Su gesto nos demostró que no puedes dejar que los árboles no te dejen ver el bosque. Detrás de esos que se ponen al frente criticando de una manera poco constructiva hay un bosque de aficionados que aprecian nuestro trabajo y dedicación. Que entienden que puede que no lo hagamos todo a la perfección, pero que desde luego nuestra toma de decisiones está guiada por lo que es mejor para el club. 

El modelo de gestión de la sociedad celeste recibe continuas alabanzas, ¿cuál es la clave?
La clave es que gestionamos el club como una empresa familiar, es decir, con el objetivo de dejar el club a la siguiente generación, el siguiente consejo, mucho mejor de cómo nos lo encontramos nosotros. No solo económicamente, además con unos pilares fuertes para que, en la medida de lo posible, garantizar su éxito durante generaciones. 

¿Qué significa ser una empresa familiar?
Una empresa familiar entiende que no juega con las mismas cartas que una multinacional con mucho más presupuesto e influencia, pero esto no es una disculpa para conformarse con mediocridad. Al contrario, es una razón para aspirar a la excelencia siendo creativos e inteligentes a la hora de atraer talento y recursos basándonos en lo que nos hace diferentes. Por ejemplo, siendo una plataforma para potenciar talento como fue el caso de Musa. Teniendo el valor de jugar en Europa, a pesar de nuestro modesto presupuesto, porque refuerza la imagen del club y es atractivo para jugadores y patrocinadores. Haciendo una excelente gestión de los recursos para mantener unas cuentas saneadas que suponen la tranquilidad de los empleados del club y otro aliciente más para jugadores y patrocinadores. Somos muy conscientes de cómo otros clubs han acabado desapareciendo por sobre endeudarse. En fin, nosotros queremos que el Río Breogán siga creando valor para muchos; afición, Lugo, Galicia… durante mucho tiempo. 

"Hemos tenido que hacer malabares para mantener ese ritmo de contrataciones este año con los recursos que tenemos"

El Grupo Lence está íntimamente vinculado al Breogán como patrocinador desde hace mucho tiempo. ¿Continuará?
Somos patrocinadores desde el año 1986. No lo he comprobado, pero puede que estemos batiendo algún récord de continuidad en patrocinio en la ACB (risas). Claro que continuamos, no solo como patrocinadores del Río Breogán, también como empresa benefactora de la Fundación, que está haciendo un excelente trabajo. 

¿Continúa decidida pues a mantener el legado de su padre con el Breogán?
Yo siempre digo que hay que cambiar lo que no funciona y no tocar lo que funciona. La relación del Río Breogán con la familia Lence funciona, vamos a dejarla como está (risas).

¿Y en el hipotético caso de que llegase un mecenas ajeno a Lugo?
Por el momento estamos contentos siendo nosotros los mecenas (risas). Pero, si ese mecenas le pudiera dar un empuje al club que nosotros no tenemos la capacidad de ejecutar, pues lo consideraríamos. De nuevo, al final lo que queremos es lo mejor para el club.

Y ya que citó anteriormente a la Fundación Breogán, ¿está satisfecha con la labor que está desarrollando o bien piensa que es necesario modificar algo?
Creo que Salva (Arco) y su equipo están haciendo una labor excelente. Todo se puede mejorar, pero Salva ya es una persona que tiene muy interiorizada la cultura de la excelencia, de la mejora continua. Siempre está viendo qué hacer para crear más valor para Lugo a través de la Fundación. 

El Breogán ha cerrado todos los balances económicos con superávit desde que usted forma parte de la directiva. Supongo que será una gran satisfacción.
Es una gran satisfacción sobre todo por el impacto que tiene entre los empleados y la plantilla, que tienen la seguridad que da el trabajar en una empresa solvente. Yo he tenido la experiencia de trabajar en Madrid para una empresa que se quedó sin dinero de sus inversores y empezó a despedir gente por departamentos. La angustia que crea el no saber cuándo vas a cobrar, o si vas a cobrar, o si vas a ser tú el siguiente en perder el trabajo es algo que no le deseo a nadie. Es nuestra responsabilidad como directiva poner los medios para que tanto plantilla como empleados puedan hacer su trabajo en las mejores condiciones, y algo básico es ser un club solvente. 

Del presupuesto aprobado para este curso, de casi 3.950.000 euros, ¿qué impacto ha tenido en el balance final tener que fichar a tantos jugadores nuevos —se han consumido las 20 fichas disponibles—?
Hemos tenido que hacer malabares para mantener ese ritmo de contrataciones con los recursos que tenemos. Pero la capacidad de adaptación y resiliencia de este club es algo que nos distingue y una de las claves de nuestro éxito. Las dificultades no son disculpas para bajar los brazos y dejarse llevar, sino razones para apretar el acelerador y redoblar esfuerzos. Es una cuestión de actitud. 

¿No echó en falta una mayor implicación de las instituciones públicas este año —Xunta, Diputación y Concello— por la repercusión que el Breogán —fue el único equipo gallego que disputó competición europea— para la ciudad, la provincia y la comunidad?
Me siento muy agradecida por el apoyo de las instituciones, obviamente siempre nos gustaría recibir más porque somos un club con recursos limitados y desafortunadamente, con una gran dificultad para conseguir patrocinios más grandes, a diferencia de otras ciudades con más población y un tejido empresarial más potente. Por eso su apoyo es muy importante. Pero no nos quejamos en absoluto. Sentimos el aprecio y agradecemos profundamente su apoyo, no solo económico, sino también moral que muestran continuamente. 

¿Opina que el Breogán estuvo discriminado en comparación con el Obradoiro por el diferente apoyo que recibió de las entidades públicas?
Es fácil echarle la culpa a los demás. A mí no me gusta verme como una víctima. A lo mejor es que el club se debería de haber movido más para conseguir esos patrocinios, porque la realidad es que ahora sí nos están apoyando. Tenemos que tener una mentalidad, una actitud de ser los creadores de nuestro propio futuro. El ir de víctima pone el poder en los demás y no soluciona nada. La realidad es que en el Río Breogán, como en todos los lados, te tienes que buscar la vida y no conformarte solo con lo que viene fácil. 

"La capacidad de adaptación de este club es algo que nos distingue y una de las claves de nuestro éxito"

Tras una campaña tan convulsa por los muchos acontecimientos que han acontecido en la plantilla, tanto a nivel deportivo como extradeportivo—, ¿qué balance final hace de la misma?
Tenemos un mérito innegable. Ni siquiera los 'haters' más destructivos de X (antes Twitter) pueden obviar el cúmulo de acontecimientos absolutamente ajenos a la gestión, o la calidad del juego, que nos han impactado negativamente. Y a pesar de todo, nunca nos hemos dado por vencidos. En lo peor de la temporada, cuando hubo quien nos pitó en el Pazo, no dejamos que la negatividad nos hundiera, demostramos garra y le ganamos nada más y nada menos que al Barcelona. Ese es el Río Breogán, un equipo que a pesar de todas las dificultades mantiene el orgullo y la confianza en sí mismo y no deja que nadie le defina. Nos definimos nosotros como lo que somos, un equipo ganador. 

Consecuentemente...
El balance es totalmente positivo. Ha sido una temporada llena de emociones de alto voltaje que ha acabado con un final apoteósico en el Pazo. Nuestro triunfo, manteniéndonos en la ACB, se ha sentido como si hubiéramos ganado la Liga Endesa. De hecho, hemos celebrado nosotros más la permanencia, probablemente, que los ganadores de la Liga regular el triunfo. Y eso es lo que importa. Nosotros nos sentimos los triunfadores de la ACB. 

¿Qué sintió en el palco del Pazo tras el partido ante el Andorra, en el que se selló la permanencia, rodeada de 5.310 almas breoganistas?
Lo que es el Río Breogán, pura emoción. Además de la gran alegría de asegurar la permanencia, no podía dejar de pensar en lo increíblemente feliz y orgulloso que estaría mi padre viviendo este gran momento. 

¿Cómo valora el ascenso del Leyma Coruña, del que su empresa es el máximo patrocinador?
Muy positivamente. Es un orgullo para nuestra empresa ser los patrocinadores principales de dos clubes en la ACB. Llevamos apoyando el Leyma Básquet como patrocinador principal desde el 2005. Su éxito es nuestro éxito y es un éxito para Galicia tener más equipos en la ACB que la comunidad de Madrid. 

¿Y el descenso del Obradoiro?
Una pena. Han luchado y trabajado por la permanencia con alma y pasión. Galicia ha perdido con su descenso. Espero que los podamos ver de vuelta pronto y eventualmente tener tres equipos gallegos en la ACB y demostrar al mundo cómo los gallegos con poco hacemos mucho. 

¿Cómo valora a la afición del Río Breogán en este año tan complicado, en el que se ha batido un récord en la masa social del club —4.600 abonados más los de pista—?
La afición del Río Breogán es un pilar fundamental en el éxito del club. Crean una experiencia única. No es solo el efecto Pazo, que ayuda a los jugadores. También nos ayuda a la directiva a convencer a los patrocinadores y ganar la simpatía de los medios y la ACB. La experiencia que se vive en el Pazo es única. Esa emoción de alto voltaje, llena de adrenalina, crea verdadera adicción. 

¿Le afectan a los dirigentes del club algunas opiniones que se vierten en las redes sociales, algunas de ellas incluso ofensivas?
No puedo hablar por los demás, pero en mi caso debo decir que no. Estoy en X y las leo, porque pueden dar algunas claves a investigar, pero al final las decisiones se tienen que tomar en base a criterios objetivos, con la cabeza fría y con toda la información. Creo que si a todos nos dieran un euro por cada opinión que emitimos seríamos todos millonarios. Una cosa es opinar en las redes con la inmunidad que te da el sentir que no tiene consecuencias y, muchas veces protegido por un perfil falso, y otra muy distinta es tomar una decisión y ser el responsable de las consecuencias. 

¿Qué les diría?
Yo entiendo que mucha gente quiere lo mejor para el club y su intención es buena. Solo les pido confianza. Pueden estar seguros que los que estamos en la directiva, que además ponemos dinero, tiempo, influencia y hasta reputación personal, es nuestro mayor interés hacer que las cosas vayan bien. 

"¿Quiénes somos nosotros para pensar que tenemos más autoridad que un juez para sentenciar a Ben McLemore?"

¿Fue complicado para el consejo tomar una decisión por el denominado caso McLemore?
Tenemos la grandísima suerte de tener una directiva formada por gente con mucho 'sentidiño', mucha templanza y la capacidad de contactar con personas que pueden compartir su experiencia lidiando con situaciones similares. Hay que ser capaces de aislarse del ruido que se genera  alrededor y centrarse en analizar la situación con cabeza. He hablado directamente con el agente y los abogados de McLemore para poder tener la información más completa posible. Hemos leído los diferentes informes legales enviados de EE.UU. También hemos consultado las consecuencias legales de las diferentes posibles acciones a tomar por el club. Hemos hablado con el jugador, con el equipo, con el entrenador, lo hemos debatido. Lo haremos mejor o peor, pero desde luego siempre  con cabeza y la mejor de las intenciones. 

Pero se alzaron voces en contra.
En mi humilde opinión, los que han dicho que mantener el jugador en el equipo manchaba la reputación del club son los que con esas declaraciones han puesto en peligro la reputación del club. Porque esa era su opinión, no había nada que demostrara esa afirmación. 

¿Hubo presiones?
Ninguno de los patrocinadores llamó para poner presión en ningún sentido, nadie de la ACB nos llamó, ni bajó la asistencia a los partidos. Nada demostraba esa opinión, que algunos presentaron, a mi modo de ver, de una manera irresponsable, como una afirmación. Lleva mucho tiempo y esfuerzo tener la credibilidad y reputación que hoy en día tiene el club, pero es frágil si nos dedicamos a tirar piedras a nuestro propio tejado. De hecho, tomarnos la justicia por nuestra mano obviando un derecho fundamental como es la presunción de inocencia no solo podría tener la consecuencia de problemas legales serios para el club, sino que, posiblemente, sí hubiera manchado la reputación de esta entidad por arrogantes. ¿Quiénes somos nosotros para pensar que tenemos más información, capacidad o autoridad que un juez para sentenciar a Ben McLemore? 

Para finalizar, ¿quiere añadir algo más?
Mi más profundo agradecimiento a la afición, a los patrocinadores, a las instituciones que nos apoyan, a los empleados y a la plantilla del club, a las empresas que colaboran con nosotros y, finalmente, a mis fabulosos compañeros de viaje en el consejo de administración por vuestro trabajo e implicación. Todos sois un parte fundamental en convertir este sueño de un equipo en la ACB para nuestra ciudad en una realidad. El éxito del Río Breogán es el éxito de todos.

Comentarios