Dos chantadinos campeones en Indonesia

El equipo dirigido por los técnicos chantadeses Héctor Souto y David Diéguez, entrenador y preparador físico, se
hizo con el título de Liga de fútbol sala
Héctor Souto (izquierda) y David Diéguez celebran el título. EP
photo_camera Héctor Souto (izquierda) y David Diéguez celebran el título. EP

Sirabaya es una ciudad de Indonesia donde dos chantadeses, Héctor Souto y David Diéguez, han triunfado a muchos miles de kilómetros de su hogar. Son, respectivamente, el entrenador y el preparador físico del Biatang Timur Surabaya, el vigente campeón de la Liga de fútbol sala de aquel país.

Souto llegó allí en octubre de 2021 avalado por su experiencia de seis años como entrenador en Vietnam y los dos que dirigió a O Parrulo en España. David Diéguez, que también formaba parte de O Parrulo junto a Souto, llegó un poco más tarde, en diciembre, para ser miembro del cuerpo técnico, como preparador físico.

"Atopámonos unha liga moi competida, con dous partidos cada fin de semana e unha gran inversión", indica Héctor Souto. La de Indonesia es una competición que crece mucho y eso se nota tanto en la estructura "extraordinaria" del club en el que trabajan como en el nivel de los jugadores que llegan al país.

En el equipo más chantadés de Indonesia juegan el internacional por Brasil Neguinho o el brasileño internacional por Azerbaiyán Thiago Bolinha. Además, a la Liga ha llegado también Ricardinho.

"Hai moita afección polo fútbol sala. Os pavillóns están cheos e é costume parar a asinar autógrafos ou facerse fotos", relata Héctor Souto, cómodo con el estilo de vida. "É un país de maioría musulmana e o día a día está moi marcado polos cinco momentos para o rezo", explica.

El día de entrenamiento para ellos empieza a las 6.00 horas. A las 7.15 llega a recogerlos un chófer que los lleva hasta la sede de entrenamiento. La sesión empieza a las 9.00 horas, hasta las 11.00. Si hay doble práctica, la segunda es de 15.30 a 17.30 horas.

Luego se van a casa. Viven en un bloque de 36 pisos con disponibilidad de piscina, gimnasio y biblioteca. Está en pleno centro de la ciudad, cerca de las grandes áreas comerciales que, como dice Souto, acaparan la vida social en Sirabaya. "É como se houbera dez Marineda na cidade", explica.

La aventura ha empezado muy bien para Héctor Souto y David Diéguez. Solo un año y ya presumen de título. Chantada exportó dos campeones a Indonesia.

Comentarios