miércoles. 05.08.2020 |
El tiempo
miércoles. 05.08.2020
El tiempo

Cacho, Antón y Aguilar, un placer para los oídos

Aguilar, Antón y Cacho, con sus medallas. XESÚS PONTE
Aguilar, Antón y Cacho, con sus medallas. XESÚS PONTE

Los tres atletas deleitaron al público, en su mayoría formado por jóvenes promesas del atletismo, en una charla incluida en los actos previos al III Medio Maratón Cidade de Lugo El Progreso

El auditorio de la Fundación Abanca acogió este viernes un ameno encuentro de los aficionados lucenses con Alessandra Aguilar, Fermín Cacho y Abel Antón, dentro de los actos previos de la tercera edición del Medio Maratón Cidade de Lugo El Progreso, que se disputa mañana a partir de las 10.00 horas.

Ante un público que destacaba por su juventud, ya que había una nutrida representación de atletas de categorías inferiores de varios clubes lucenses, tres mitos del atletismo español contaron cómo fueron sus inicios y aconsejaron a los que sueñan con llegar algún día a su nivel.

La lucense Alessandra Aguilar, madrina de la prueba de este año, destacó el carácter lúdico del atletismo. "Es una pasión y algo con lo que disfrutar. Es un deporte individual, pero tiene mucho de grupo. Nunca olvidaré lo bien que lo pasé con mis compañeros de la selección gallega en el primer campeonato de España al que fui", dijo.

Fermín Cacho: "A mí me gustaba el fútbol, pero un entrenador vio que tenía futuro y me convenció para que hiciera atletismo"

Fermín Cacho, padrino de la edición del año pasado, confesó que empezó en el atletismo casi por casualidad. "A mí me gustaba el fútbol, pero un entrenador vio que tenía futuro y me convenció. Cuando conocí a Abel Antón, que es de Soria, como yo, fue cuando lo empecé a tomar en serio", señaló el que más tarde ganaría el oro en los 1.500 de los Juegos de Barcelona 92 y la plata en los de Atlanta 96.

Lo de Antón fue algo innato. "A los 13 años dijo el profesor. Todos a correr una vuelta al patio y los cuatro primeros al Provincial. Gané la carrera y después el Provincial. Se me dio bien y ya seguí". Siguió hasta ganar dos veces el Mundial de maratón, algo que nadie más ha conseguido jamás.

Las carreras de Cacho y Antón han corrido siempre de forma paralela. "En 1987 me fui a vivir a Soria y Antón me "adoptó". Viví con él en casa de sus padres hasta que se casó en 1991 y me mandó por otro lado. Desde 1987 entrenamos juntos y eso nos ayudó a tirar uno del otro", apuntó Cacho.

Abel Antón: "Cuando volvía de las competiciones mi madre me decía: 'Deja de correr, que eso no puede ser bueno'"

A Alessandra Aguilar el atletismo le viene de cuna, pues su padre, Daniel, presente el acto, fue un gran atleta. "Participé en mi primera carrera con dos años. En serio. Tengo fotos", señaló.

El caso de Antón es distinto. "Cuando volvía de las competiciones mi madre me decía: "deja de correr, que eso no puede ser bueno", Y yo le decía. "Pero si a mí me gusta, y además gano"".

El acto acabó con las preguntas de los más pequeños a los tres deportistas. Fueron cuestionados sobre sus mejores marcas, lo que dejaron en el camino para lograr sus objetivo y también sobre las derrotas. "Si no pierdes no sabes lo importante que es ganar", contestó Alessandra. "En el atletismo no hay derrotas. Es cierto que hay un orden de llegada a meta, pero lo importante es disfrutar. Y si algún día quedas de duodécimo, por ejemplo, en una carrera, pues tienes que intentar superarte para la siguiente. Si lo consigues, si mejoras su marca, ya es una victoria", aseguró.

Cacho, Antón y Aguilar, un placer para los oídos
Comentarios