miércoles. 05.08.2020 |
El tiempo
miércoles. 05.08.2020
El tiempo

Buscar otro Mario Barco

Jona Mejía pugna con Sandaza cuando jugaba en el Jaén. PEPE TEJERO
Jona Mejía pugna con Sandaza cuando jugaba en el Jaén. PEPE TEJERO

El Lugo tiene como prioridad sustituir al riojano tras su fallida renovación y, tras caerse las primeras opciones, peina el mercado en busca de nuevos delanteros que aseguren goles

La prioridad es el nueve. El objetivo es encontrar en este incipiente mercado veraniego el goleador que faltó el año pasado. Mientras el intento de renovación de Mario Barco acabó con el riojano en Cádiz, las primeras opciones para sustituirlo también parecen haberse esfumado. Así, en el Lugo tiran de lista y buscan alternativas para completar una nómina de puntas en las que están el joven Dani Escriche y el canario Cristian Herrera.

El perfil buscado parece claro: otro Mario Barco que ejerza arriba. Ese es el tipo que se busca: un nueve que sea una referencia para fijar centrales, generar espacios a los compañeros, rematar en área pequeña las llegadas por los costados de los laterales ofensivos y extremos como Iriome y que además pueda caer al centro del campo para combinar al primer toque con los centrocampistas.

Manu Barreiro fue el sueño inaccesible del Lugo para suplir a Mario Barco

Bajo ese perfil aparecía Manu Barreiro como el gran nombre a seguir. El compostelano fue el sueño perseguido por el club rojiblanco en el mes de junio, pero acabó siendo inaccesible debido a que contaba con un año más de contrato con el Nástic y el club de Tarragona contaba con él para la próxima campaña. La cláusula del futbolista, de 3 millones de euros, hizo prohibitiva su llegada.

Tras Barreiro, el Lugo puso su mirada sobre un viejo conocido del fútbol gallego: José Luis Gómez Joselu. El delantero del Rácing de Ferrol declinó una oferta del cuadro rojiblanco de cerca de 90.000 euros por temporada para que jugase en el club del Ángel Carro hasta 2021.

Tras esta nueva negativa, el Lugo recurrió a la lista de pasadas semanas, donde el nombre del hispanohondureño Jona Mejía continuaba fijo sobre el papel. Jona tiene contrato en vigor con el Córdoba hasta 2020 y el club andaluz —que estará dirigido por el extécnico rojiblanco Francisco Rodríguez— no cuenta con el ex del Cádiz, Jaén o CD Ourense entre otros muchos clubes. La llegada de Jona parece más factible por su coste y la mala campaña realizada por el punta, quien apenas consiguió anotar 3 tantos y dar 2 asistencias de gol entre el Córdoba y el Cádiz.

Dongou ofrece un perfil distinto, por lo que puede ser compatible con un 'nueve' al uso

Un perfil distinto sería el de Dongou. El ex del Barcelona B y actualmente en el Nástic —donde no jugó demasiado tras arrastrar varias lesiones— es un delantero menos fijo, más móvil y rápido, con una buena capacidad para explotar los espacios abiertos gracias a su potencia y velocidad. Incluso podría jugar en banda derecha, por lo que su fichaje podría ser compatible con el de un delantero más al uso y no ocupar la vacante dejada por Mario Barco.

El que no está cerca es el delantero ucraniano Roman Zozulya. Su agente, José Lorenzo, descartó que el club rojiblanco realizase una oferta por el ez del Betis y el Albacete, a pesar de estar libre.

"Nadie del Lugo ha contactado conmigo por Zozulya", aseguró su agente, José Lorenzo

"Hasta donde yo sé a mí nadie del Lugo me ha contactado para hacerme una oferta", declaró Lorenzo a este periódico. "Tampoco tengo noticias de que haya un interés formal del Lugo en Zozulya", continuó el representante, quien aseguró que "hay muchos equipos que quieren a Roman, pero entre ellos no está el Lugo".

Entre esos clubes estarían el Oviedo y el Zaragoza. Más firme parece el interés del conjunto asturiano, pero en las últimas horas se topó con la oposición de parte de la afición carbayona, que se manifestó en contra de la llegada de Zozulya por las supuestas opiniones políticas del futbolista ucraniano.

Buscar otro Mario Barco
Comentarios