domingo. 01.08.2021 |
El tiempo
domingo. 01.08.2021
El tiempo

El Breogán quiere seguir vivo

Kevin Larsen intenta superar la defensa de Raffintong durante el primer partido de la serie. SEBAS SENANDE
Kevin Larsen intenta superar la defensa de Raffintong durante el primer partido de la serie. SEBAS SENANDE
El equipo lucense y el Palma buscan en el Pazo el pase para las semifinales. Para los lucenses caer implicaría despedirse de la competición pronto y lejos del objetivo

Solo cuarenta minutos para decidir el pase a semifinales de ascenso a la Liga Endesa, que en el caso del Río Breogán es tanto como decir que en un partido pondrá en juego la temporada. Su rival, el Palmer Alma Mediterránea Palma, se juega también la clasificación para el siguiente cruce pero las consecuencias del resultado no serán las mismas. Los mallorquines han alcanzado, con buena nota, los objetivos de la temporada y todo lo que venga no hará más que rubricar su buen año. Por lo tanto, lo que esta tarde (18.30 horas) en el Pazo dos Deportes de Lugo ponen en juego Río Breogán y Palma tiene el mismo valor para ambos pero, desde luego, con otra trascendencia y distintas consecuencias.

Y todo esto no es un detalle menor. Así como el Breogán se ganó a lo largo de la temporada el derecho a jugar el encuentro de desempate a favor de ambiente, el Palma se hizo acreedor de poder llegar a este partido libre de presión y con la intención de jugar con la ansiedad y los nervios que pueden aflorar en el conjunto local.

El equipo breoganista desperdició el pasado miércoles en Palma de Mallorca la posibilidad de cerrar la eliminatoria, entre otras cosas porque su puesta en escena fue tan triste como decisiva. Sin tensión o al menos con menor actividad que su rival.

No se entendería que se repitiera semejante inicio. Entre otras cosas porque los primeros minutos del encuentro pueden marcar la confianza de uno y otro equipo, pero sobre todo porque el marcador en contra no va a ayudar a que los locales sean capaces de canalizar los nervios con tanto en juego.

Cuando los hombres de Diego Epifanio funcionan atrás, cuando saben sacar ventaja de su físico, su juego se hace más fluido y los rivales tienen problemas para anotar

Es cierto que el Río Breogán en el Pazo no suele tener esa desconexión inicial. También lo es que los jugadores de Diego Epifanio en los dos encuentros disputados ante el Palma a favor de ambiente, han dominado con cierta solvencia -97-66 en el partido de la fase regular y 87-72 en el primer encuentro de la serie-, pero el valor de lo que está en juego hace del partido de hoy algo especial.

Con todo, las cartas están marcadas. Es decir, no habrá sorpresas en lo que puedan ofrecer uno y otro equipo. El Palma, como lo ha hecho siempre, se mantendrá fiel a su estilo vivo, juego rápido y con referencias muy claras en ataque. Muchos de sus tiros, y de sus posibilidades, pasarán por las manos de Kristian Kullamae y de Ronnie Harrell.

Las opciones del Breogán pasan siempre por su solidez defensiva. Cuando los hombres de Diego Epifanio funcionan atrás, cuando saben sacar ventaja de su físico, su juego se hace más fluido y los rivales tienen problemas para anotar. Otro aspecto que el Breogán debe saber explotar -no como ocurrió el miércoles- es su superioridad en el rebote. La diferencia en esta faceta está siendo significativa en esta serie. En el primer partido el conjunto lucense capturó 33 rechaces por 17 del rival y en el último, el Breogán se fue nada menos que hasta las 53 capturas (19 en ataque) por 35 del Palma.

El ritmo de juego es la tercera clave. Está dicho que el Palma siempre busca anotar con rapidez y si es posible en superioridad y el Breogán debe limitar estas acciones, sin olvidar que el balance defensivo del rival es deficiente.

El Breogán quiere seguir vivo
Comentarios