El Breogán pierde a una leyenda

Muere a los 63 años de edad Jimmy Wright, uno de los mejores jugadores que ha vestido nunca la camiseta del conjunto lucense
Wright, junto al presidente, José Antonio Caneda, durante su homenaje el 5 de octubre de 2019. XESÚS PONTE
photo_camera Wright, junto al presidente, José Antonio Caneda, durante su homenaje el 5 de octubre de 2019. XESÚS PONTE

Jimmy Wright, leyenda del CB Breogán, falleció este lunes a los 63 años. La noticia la hizo pública su hijo Devin, que también fue jugador breoganista, a través de las redes sociales.

EPSON MFP image
Wright, ante Andrés Jiménez. EP

Jimmy Wright fue protagonista de una de las etapas más recordadas en la historia del club lucense. Llegó en la temporada 1984-85, procedente del Peñas Huesca, para formar parte de la primera plantilla del Breogán en la Liga ACB -esta se había fundado una temporada antes-, con la que consiguió un hito histórico tras alcanzar la sexta posición, que es la mejor clasificación lograda por un equipo gallego en la máxima competición del baloncesto español.

Con el otro Jimmy, Allen, formó una de las mejores parejas de foráneos -en aquellos tiempos solo se permitía dos jugadores no nacidos en España- de toda la competición. Ambos fueron claves en la gran temporada del conjunto breoganista, aunque es indudable que el carisma de Wright -su adaptación al equipo y a la ciudad fue rápida- y la espectacularidad de su juego -tenía gran capacidad de salto y buen lanzamiento a media distancia- le convirtieron casi de forma inmediata en uno de los jugadores preferidos por parte de los aficionados.

En esa primera temporada, el jugador nacido en California (28 de agosto de 1959) acabó con una media de 21,3 puntos y 8,6 rebotes por encuentro.

La segunda temporada de Wright en Lugo fue muy intensa. Deportivamente, el equipo lucense, y Wright, disputaron la Copa Korac, un hecho histórico, pero también por otras circunstancias al margen del deporte. Aquella temporada, el estadounidense fue uno de los protagonistas de la película rodada en Lugo por Mario Camus y titulada La vieja música, con protagonismo de la propia ciudad y también del Breogán.

Deportivamente, Jimmy Wright, que la temporada 1985-86 la empezó como pareja de Wilfred King y tras la lesión de este con Jefrey Allen, mantuvo su gran nivel de juego (promedió 25 puntos y 10 rebotes), aunque ya asomaban ciertos problemas con el club y el cuerpo técnico que acabaron por provocar la salida del jugador.

Despedida

El ala-pívot jugó su último partido en Lugo el 9 de febrero de 1986 ante el Zaragoza. El equipo lucense perdió (93-96) a pesar de los 31 puntos y 12 rebotes del estadounidense. De todas formas, su último partido con la camiseta celeste lo disputó en el pabellón Antonio Magariños, en Madrid, ante el Estudiantes el 15 de febrero de 1986, con otra gran actuación (25 puntos y cuatro rebotes) que tampoco sirvió para el triunfo lucense (98-88).

El 26 de febrero de ese año el Breogán volvió a jugar en Lugo ya sin Wright. La directiva, que alegaba motivos personales del jugador, había decidido su salida del club apostando por la pareja formada por Wilfred King, ya recuperado de su lesión de rodilla, y Jeffrey Allen -años más tarde como agente fue el responsable de que James Feldeine jugara en Lugo-. El Pabellón Municipal fue un clamor con constantes gritos a favor de Jimmy Wright. Todo esto alcanzó tal virulencia que el propio jugador, en declaraciones a este periódico, llamó a la calma y pidió a los aficionados que apoyaran al equipo.

Wright tuvo su último contacto con Lugo el día de San Froilán de 2019. Recibió un emotivo homenaje donde pudo comprobar el cariño de los aficionados. Fue el adiós de un jugador irrepetible.

Comentarios