domingo. 31.05.2020 |
El tiempo
domingo. 31.05.2020
El tiempo

68-91. El Breogán arranca con un festival en Castellón

Soulade durante el partido de este sábado en Castellón. PASCUAL CÁNDIDO
Soulade durante el partido de este sábado en Castellón. PASCUAL CÁNDIDO
El equipo lucense se sitúa al frente de la LEB Oro después de exhibirse en la pista del Tau en un partido que dominaba por 40 puntos (37-77) cuando solo faltaba un cuarto por disputarse

Treinta minutos espectaculares, tanto en ataque como en defensa, permitieron al Leche Río Breogán abrir una brecha de 40 puntos que, a falta del último cuarto, le daba un triunfo incontestable ante un Tau Castelló que estuvo perdido desde el pitido inicial (37-77). Solo en los últimos diez minutos, con los lucenses ya jugando con dos marchas menos, conseguían los locales maquillar el resultado final, aunque sin poner nunca en peligro un cómodo triunfo gallego.

Salió como una bala el Leche Río Breogán a la pista y en apenas dos minutos firmaba un parcial de 0-8. Los de Diego Epifanio movían la pelota con velocidad ante un Tau Castelló sorprendido que no conseguía reaccionar y paraba el partido a falta de seis minutos para el final del primer cuarto, cuando perdía ya de 10 puntos (5-15).

De nada le sirvió el tiempo muerto a los castellonenses, que no conseguían frenar el juego ofensivo de su rival y se veía una y otra vez superado por la velocidad y poderío físico de un Leche Río Breogán que seguía ampliando su ventaja en el marcador (11- 25, minuto 8). Ni los cambios de defensa, ni las rotaciones le daban resultado a un Tau Castelló agobiado que perdía demasiados balones ante la presión de los celestes que, además, fallaban poco bajo canasta y se iban al final del primer cuarto con una renta de 18 puntos (16-34).

Arranque brutal: El Breogán empezó el duelo con un 0-8 y el primer cuarto acabó con 16-34

El segundo cuarto comenzaba con tres tiros libres anotados por Ahonen que colocaban a los celestes por encima de los 20 puntos (16-37). El equipo de Diego Epifanio era una exhalación ante un Tau Castelló cada vez mas nervioso que cometía demasiados errores y se precipitaba una y otra vez en sus decisiones. Los locales, con un porcentaje de acierto de apenas un 35%, ni siquiera encontraban soluciones en el tiro exterior y se iban al descanso sin haber conseguido anotar un solo triple pese a sus 12 intentos.

Mientras, al Breogán todo parecía salirle bien. La defensa funcionaba a la perfección. La alta presión de los lucenses ahogaba al rival, y el contragolpe era una máquina bien engrasada que no dejaba de aportar puntos al equipo. Y eso pese a que algunas perdidas de balón en acciones demasiado precipitadas impedían una mayor anotación.

Pese a ello, Breogán se iba al descanso con una ventaja ya de 30 puntos gracias tres puntos de Olah y un último triple de Dago Peña, que en medio del buen hacer de todo el equipo brilló con luz propia durante esta primera mitad. Y es que el jugador dominicano se fue al descanso con 10 puntos, 5 rebotes y dos asistencias en su cuenta particular.

El reto para los de Diego Epifanio era mantener ese ritmo y esa intensidad durante una segunda mitad en la que, a buen seguro, los locales quemarían las naves en busca de una remontada. Y conscientes de ello volvieron a la pista los celestes con la misma intensidad con que habían saltado al inicio de partido, liderados esta vez por el acierto anotador de Olah, que con dos canastas consecutivas se sumaba a la gran labor de Peña y colocaban el 26-62 en el electrónico. 36 puntos de renta para los celestes, que parecían dejar el encuentro decidido.

El equipo lucense levantó en el último cuarto y los locales maquillaron el marcador

Evidentemente, sin embargo, el Tau Castelló no estaba dispuesto a bajar los brazos y quería a toda costa maquillar al menos su imagen en su primer encuentro en casa. Los locales reajustaron su defensa por enésima vez y en esta ocasión parecieron encontrar la tecla para frenar las penetraciones de los bregoanistas, que durante los siguientes cuatro minutos apenas conseguían anotar 2 puntos. Mientras, Wade-Chatman y Gatell recortaban un poco las distancias (32-64, minuto 26). Pero cuando parecía que los locales podían meterse en el partido, aparecieron Quntela y Olah para acabar con las esperanzas castellonenses (32-68).

Salva Arco se sumaba a la fiesta gallega con un triple y Cristian Díaz, con cinco puntos consecutivos, le ponía el broche de oro a este tercer cuarto y permitía a los gallegos entrar en los últimos diez minutos con 40 puntos de renta (37-77).

Parecía que el Leche Río Breogán no iba a bajar el ritmo en el último cuarto tras un triple inicial de Soluade, pero lo cierto es que los de Diego Epifanio, no sin lógica, se relajaron en los últimos diez minutos, encajando un parcial de 17-2 que colocaba 54-82 en el luminoso y, aunque no hacía peligrar la victoria visitante, disgustaba lo suficiente a Epi para parar el partido a falta de cinco minutos para el final. Aún anotaron los locales cinco puntos más antes de que Breogán volviese a ver aro de la mano de Quintela (59-84).

De ahí al final, intercambio de canastas que dejaba el luminoso en el 68-91 que aclara las dudas que el equipo lucense había generado en la pretemporada. Esto no acaba más que empezar, pero hacerlo con un triunfo así de contundente despierta la ilusión en una afición que ya espera el partido del sábado ante el Oviedo para ver a su equipo en directo.

68-91. El Breogán arranca con un festival en Castellón