lunes. 25.05.2020 |
El tiempo
lunes. 25.05.2020
El tiempo

97-55. El Breogán se anota un derbi de la leche frente al Coruña

Dago Peña entra a canasta. SEBAS SENANDE
Dago Peña entra a canasta. SEBAS SENANDE
El conjunto lucense supera al Leyma en un partido que quedó sentenciado ya en el primer cuarto

EN SIETE MINUTOS, los primeros del encuentro, quedó visto para sentencia el derbi gallego que enfrentó al Leche Río Breogán y al Leyma Coruña. Sorprendieron los breoganistas con una salida en tromba (21-4, minuto 7), que dejó completamente noqueado a un rival que ya no tuvo capacidad de reacción.

La sorpresa, de todas formas, no fue solo para el rival. Es difícil que alguien esperara que el enfrentamiento entre los dos equipos gallegos acabara con semejante diferencia, pero aún sería más complicado que alguien pensara que el encuentro se iba a desarrollar tal y como fue.

Para decirlo de forma resumida, fue como si Breogán y Coruña cambiaran sus papeles, sus características y hasta sus sensaciones previas al inicio del encuentro. Mientras el equipo de Lugo, que perdió la pasada semana de forma clara en Mallorca, afrontaba el encuentro sumergido en las dudas que le acosan desde el inicio de temporada, el Leyma, con un triunfo más que los breoganistas, lo hacía después de derrotar al líder de la competición y dando muestras de una solidez y convencimiento que le convertían, a priori, en un rival temible.

Además, el conjunto coruñés basa su juego, y su éxito hasta el momento, en las facetas en las que el Breogán era más deficitario. Los de Sergio García llegaban a Lugo presumiendo de ser el segundo mejor equipo en rebotes ofensivos, una de las defensas más sólidas y además mostrando una capacidad física que hasta ahora muy equipos han podido igualar.

Pues nada de lo anterior, de lo que se podía esperar, sirvió para nada. El Breogán fue mucho más físico que su rival, se impuso de forma rotunda en la lucha por el rebote —en los treinta primeros minutos, y a pesar de su desacierto ante el aro, el Leyma Coruña solo había capturado dos rebotes bajo el tablero local— y además mantuvo un muy alto nivel defensivo. Y no solo en intensidad, sino también en las ayudas y sin necesidad de recurrrir, como tantas veces, a una falta tras otra para frenar, sobre todo, los uno contra uno del rival.

Y no hay duda de que esa imagen de equipo sólido ofrecida este sábado por los breoganistas fue la mejor felicitación navideña para unos aficionados que, por fin, salieron ayer orgullosos de su equipo. Pero, a lo mejor, y como sucede a veces tras las derrotas, el paso de tiempo podría llevar también a una reflexión más sosegada que abrirá algunas interrogantes incómodas.

Por ejemplo, porque en otros muchos partidos no se vio la misma intensidad por recuperar balones, por lanzarse por los divididos, que ayer favorecieron siempre a los locales. O también porque de ser un equipo con lagunas más que importantes en el trabajo defensivo, con una insuficiente actividad, pocas ayudas y escaso sacrificio, se pasó este sábado a mostrar, durante la mayor parte del partido, una defensa sin fisuras, una defensa en conjunto y además con continuidad.

La guinda vino con el rebote, donde los de Diego Epifanio no dieron opción a uno de los mejores equipos de la liga en esta faceta. Es algo que no se aprende de un día para otro, y que no se logra con el trabajo de una semana... es probable que se llegue a la conclusión que, al margen de ciertas deficiencias que saltan a la vista, esta plantilla está capacitada para mucho más de lo que se ha visto siempre y cuando se aparque un poco la presunción de calidad y a cambio se iguale a los rivales en actitud, esfuerzo e implicación. Ahora ya se ha comprobado su capacidad para mejorar en esos aspectos tan importantes, por lo tanto ya cabe la exigencia de que se mantenga en todos los duelos.

Anuladas sus virtudes, lo cierto es que el Leyma Coruña no tuvo ninguna capacidad de reacción. Es más, en el segundo tiempo incluso ya se dejaron ir, abandonaron la pelea con la certeza de que estaban ante un rival inalcanzable. En esto, el conjunto coruñés decepcionó.

El Breogán marcó las distancias desde el primer momento. Mucho más intenso que su rival los puntos empezaron a llegar con facilidad. Mientras los de Sergio García no encontraban la forma de superar la defensa local y se veían ninguneados en el rebote, los de Diego Epifanio aprovechaban su superioridad para anotar de todas las formas posibles, incluyendo las transiciones, que tantas veces se echaron de menos, propiciadas por el rebote o por los robos.

El primer cuarto se zanjó con un inapelable (25-9), una distancia que aún se abriría en los minutos siguientes (30-9) en el 13. Sin embargo, en los minutos siguientes el Breogán se atascó en ataque, le empezó a faltar el acierto que había tenido anteriormente pero en esta ocasión no se rompió el orden. Los lucenses mantuvieron la iniciativa gracias al trabajo atrás y su rival solo pudo reducir en algo las diferencias, (40-27) al descanso.

El Breogán mantuvo la intensidad y recuperó el acierto tras el descanso para ir abriendo las diferencias de forma escandalosa

97-55. El Breogán se anota un derbi de la leche frente al Coruña
Comentarios