Cinco batallas para la meta

El Breogán afronta el tramo decisivo de la temporada inmerso en la lucha por la permanencia con otros seis equipos. El conjunto celeste demostró en su último partido que puede competir contra cualquiera y que físicamente llega entero
Justin Robinson celebra una canasta. XESÚS PONTE
photo_camera Justin Robinson celebra una canasta. XESÚS PONTE

El triple que anotó Markus Howard a falta de 1.2 segundos para que concluyese el encuentro Río Breogán-Baskonia de este pasado domingo no solo atravesó el aro del conjunto celeste, sino el corazón de todo el breoganismo, que contempló cómo de forma tan desalmada se esfumaba un partido en el que el conjunto lucense había hecho méritos más que suficientes para hacerse con la victoria.

Aunque ciertamente se perdió una buena oportunidad para sumar el noveno triunfo de la temporada, hay que quedarse con los aspectos positivos, tal y como indicó el técnico celeste, Veljko Mrsic, en la rueda de prensa posterior al choque, que fueron muchos. El Breogán jugó en Vitoria un buen partido, con una defensa rigurosa e intensa y un ataque coral, lo que siempre han sido sus signos distintivos.

Asimismo, el cuadro celeste demostró que puede competir contra cualquier rival y que físicamente llega entero al tramo final de la temporada, el que determinará la posición final de cada uno. Además, todos sus rivales directos en la contienda por la permanencia perdieron en la pasada jornada y, consecuentemente, no hubo cambios en la clasificación.

Siete equipos continúan pugnando por mantener la categoría a falta de cinco jornadas para que concluya la Liga Endesa, aunque las exigencias de unos y otros son bien diferentes. El Zaragoza (es duodécimo, con un bagaje de 11 victorias y 18 derrotas) está virtualmente salvado, aunque no de forma matemática; y el Palencia (colista, 5-24), casi descendido, salvo que gane los 5 partidos que le restan y se dé una rocambolesca carambola de resultados. Si se suprimen de la ecuación a estos dos conjuntos, quedan cinco implicados para eludir una plaza de descenso: Andorra y Girona (10-19),Río Breogán y Granada (8-21) y Obradoiro (7-22).

En las tablas que acompañan esta información se halla el calendario que ha de afrontar cada equipo (sobre fondo azul figuran los enfrentamientos entre rivales directos). El Breogán es el único de los cinco que jugará tres partidos en casa, lo que a priori podría suponer una ventaja al estar arropado por su afición en los previsibles momentos de dificultad -usualmente hay altibajos en el transcurso de los partidos-.

Primera batalla

El equipo celeste librará su primera batalla ante el Gran Canaria en el Pazo el próximo sábado (18.00 horas), un equipo poderoso que está luchando por tener el factor cancha a favor en los play off. Posteriormente, viajará a Granada, donde se medirá con un rival directo -el equipo nazarí, que cayó en Lugo por 85-79, acaba de firmar al exbreoganista Scott Bamforth- en un choque con valor doble. El Pazo acogerá sus dos siguientes duelos, contra Tenerife y Andorra. El equipo canario es previsible que se esté jugando también meterse entre los cuatro primeros de la tabla; el Andorra, otro rival directo, tal vez llegue salvado, pero cabe la posibilidad de que afronte en la ciudad de la muralla una final -el Breogán venció en la primera vuelta por 63-69-. El conjunto de Mrsic rematará la Liga en Murcia, una cancha difícil, aunque tal vez ya no haya nada en juego.

Andorra y Girona aún deben ganar algún encuentro para asegurarse la permanencia y tienen un calendario complejo, especialmente el conjunto del extécnico del Breogán Natxo Lezkano, con dos visitas consecutivas a Galicia en las jornadas 32 y 33. El Granada, aparte del trascendental partido ante los lucenses, como está dicho, tienen un calendario de entrada afable.

Para finalizar, el Obradoiro está obligado a ganar uno de sus próximos dos compromisos -visita Bilbao y Madrid- para aspirar al menos a salir de la plaza de descenso que actualmente ocupa tras ganar solo uno de sus últimos 14 partidos. Después afrontará dos match ball ante Andorra en casa y Palencia fuera -esa salida será complicada porque el conjunto castellano está compitiendo muy bien-. Los de Moncho Fernández acabarán la Liga en el Fontes do Sar ante el Joventut.

Faltan pues cinco batallas para decidir el destino de cada uno.

Comentarios