Un bajón ya conocido para el Club Deportivo Lugo

El equipo lucense ha perdido capacidad de sumar puntos en los tramos definitivos en siete de las diez campañas que el conjunto rojiblanco lleva de forma consecutiva Segunda
Carrillo se lamenta después de fallar un penalti ante el Leganés.
photo_camera Carrillo se lamenta después de fallar un penalti ante el Leganés.

La necesidad ha sido la gasolina del Lugo en el último tramo de una carrera de 42 jornadas. Mientras vivió instalado en la seguridad de una posición cómoda en la tabla que aseguraba la supervivencia en la categoría, el conjunto rojiblanco ha sufrido un bajón en su rendimiento al final de la Liga. En la década lucense en la categoría de plata solo se mejoraron sus números en los últimos siete partidos cuando el peligro del descenso fue más que real.

En las diez temporadas que el conjunto rojiblanco lleva en Segunda División, solo en tres ha mejorado sus números al final: la 2018-2019, cuando pasó de 1,05 puntos por partido a 1,42; la 2019-20, de 1,08 a 2; y la pasada, que incrementó los 1,02 de las 35 primeras jornadas a los 1,57 de las últimas siete.

El Lugo actual dejó virtualmente sellada su salvación esta campaña en el encuentro número 35, a falta de siete para la conclusión. Tras el triunfo con el Cartagena, el cuadro de Rubén Albés contaba con 45 puntos y una media de 1,28 puntos por partido. En los cinco encuentros siguientes solo ha logrado dos empates, lo que sitúa la media en 0,4. Podría mejorarla en caso de ganar los dos partidos que restan, en La Romareda ante el Zaragoza y en casa frente al Málaga. Aun así, la media sería más baja que la del resto del curso.

Esta caída de la capacidad de suma en el tramo final de la Liga no es novedad en el Ángel Carro. Siempre ha sucedido cuando la posición en la clasificación era tranquila y la salvación cosa hecha, de forma matemática o virtual.

Salvo las tres campañas de peligro de descenso, en el resto de campañas siempre ha bajado sus números. Tan solo la 2012-2013 presenta cifras similares, ya que aquel Lugo de Setién lograba 1,34 puntos por partidos en sus 35 partidos iniciales mientras que en los siete últimos alcanzaba 1,28.

La mayor caída tuvo lugar en la 2015-2016, cuando el Lugo de Luis Milla y José Durán pasó de sumar 1,42 puntos por duelo a tan solo 0,57. Esos guarismos son muy parecidos a los del último año de Quique Setién, que cayó en picado en las últimas jornadas para pasar de lograr 1,25 puntos por partido a tan solo 0,42.

Por lo tanto, al Lugo no le suele sentar bien vivir en el limbo de la clasificación.

Comentarios