martes. 21.09.2021 |
El tiempo
martes. 21.09.2021
El tiempo

Bajito pero matón, un crío entre gigantes

Dani García, en su cancha de entrenamiento, en Marzán (Lugo). JOSÉ Mª ÁLVEZ
Dani García, en su cancha de entrenamiento, en Marzán (Lugo). JOSÉ Mª ÁLVEZ
Dani García, en la élite del tenis nacional en júnior, ya retaba con 4 años en Llas a jugar a las palas a quien se le pusiera delante

Ni su altura ni su juventud son un impedimento para que Daniel García (Foz, 2004) esté dando pasos cada vez más sólidos para consolidarse en la élite del tenis nacional. A sus 16 años (cumple 17 en diciembre), este pequeño gigante es un oasis dentro de esta especialidad deportiva, que tiene poco arraigo en A Mariña. 

Como casi todos los niños, Dani comenzó a probar distintos deportes en la actividades de multideporte que se hacían en su colegio, el Ceip O Cantel. Ahí es donde, con seis años, comenzó a saber lo que era una raqueta, y a partir de los siete ya comenzó un entrenamiento más en serio e inició las competiciones. 

Pero antes, en la playa de Llas, sus padres ya intuían de que al niño le podía llegar a gustar algún deporte de raqueta. "Cuando iba a la playa de pequeño con mis padres, preguntaba a todo el que pasaba por allí si jugaba un partido a las palas conmigo, y mi madre le dijo a mi padre: ‘a este niño le gusta la raqueta’", relata el joven. Aunque es cierto que en primaria "me quise meter en fútbol, pero mis padres no me dejaron, me dijeron que siguiera en el tenis, que había que centrarse en el tenis, y echando la vista atrás estoy agradecido de ello", dice, aunque reconoce que "juego al fútbol pachangas con los colegas". 

Desde muy joven su afición por la raqueta fue creciendo de la mano de su entrenador de toda la vida, Roberto Paradela. "Es mi entrenador, aunque voy a entrenar a otros clubes, pero él es al que tengo más cariño", explica. Porque Dani tiene ficha con el Club de Tenis Coruña "ya que hay un grupo de niños buenos, y voy los fines de semana a entrenar allí porque hay más nivel", explica. 

Sin nombre

Poco a poco, Dani fue consiguiendo más éxitos, aunque sobre todo notó un gran cambio a los 13 o 14 años "cuando comencé a salir a entrenar fuera de Foz, primero en Vilagarcía, donde estuve en un equipo; fue un salto de calidad", argumenta. 

El sueño de cualquier joven tenista es acercarse lo más posible a entrar en la ATP, un objetivo  complicadísimo. "Yo creo que me queda un poco lejos, pero lo voy a seguir intentando; a lo mejor dentro de un par de años lo veo más cerca, por lo menos eso espero, pero es verdad que ya hay niños de mi edad que están metidos ahí, pero de esos hay muy pocos y son unos fenómenos", analiza un chico que, a su edad, tiene los pies en el suelo.

ESTUDIOS Y DEPORTE. En su día a día compatibiliza sus estudios con el deporte. "Suelo hacer dos horas de tenis diarias, además de un entrenamiento físico, donde voy al gimnasio, a correr...", subraya. "Durante unos veranos también fui a un campamento en Vilagarcía donde entrenaba unas ocho horas diarias, pero este año no voy a ir porque hay pocos niños apuntados y me compensa más ir a entrenar a mi club, a A Coruña", explica. 

Sobre sus ídolos, como no, naciendo en España y viviendo la época dorada de Rafa Nadal, su nombre sale en la conversación. "Es el que más me inspira, por su mentalidad ganadora; gané bastantes partidos gracias a pensar como piensa él, en el tenis la mentalidad es lo más importante", argumenta. Y eso que la mentalidad es algo que se va ganando con la edad, según explica el tenista focense: "En edades de adolescentes, no controlamos tanto la mentalidad como cuando tienes 25 o 30 años".

Me inspira Nadal, su mentalidad ganadora; gané muchos partidos gracias a pensar como piensa él

JUGADOR AGRESIVO. Dani es un jugador que se define como "agresivo, o eso es lo que me dice la gente". "También me dicen que tengo mentalidad de guerrero, de ganador, y eso que la altura no me ayuda mucho, pero hay que jugar con lo que se tiene", dice. Por sus características, "al ser un jugador agresivo, me encuentro más a gusto en la pista rápida porque la bola es más plana, pero también me gusta la tierra batida, por la movilidad y por cómo te deslizas" dice, y reconoce que "en hierba nunca he probado".

Sobre sus torneos favoritos, esos que ve por televisión, afirma que el que nunca se pierde es "Roland Garros, pero me gusta también mucho un torneo que se juega cada ciertos años, la Laver Cup, donde se enfrenta Europa al resto del mundo, y puedes ver en un mismo equipo a Federer, Nadal y Djokovic; ese torneo me encanta, nunca me lo pierdo", dice.

Y ahí entramos en su mayor debilidad, quizá. Porque el tenis, de un tiempo a esta parte, está dominado por gigantes que incluso llegan a los dos metros o los sobrepasan, cuando Dani está en el 1,65. "Soy bajito y juego contra chavales enormes, que incluso siendo de 2005 o 2006 miden 1,80 o 1,90", comenta. "Tiene ventajas e inconvenientes la altura", dice, y argumenta: "Es verdad que eres más ágil, menos patoso, por decirlo de una manera, pero también es verdad que es algo peor para el saque, aunque no lo hago mal para la altura que tengo, pero es verdad que con unos centímetros más tendría menos margen de error". Los genes tampoco ayudan "porque mi madre es bajita y mi padre mide uno setenta y algo, pero a ver si llego al 1,75 por lo menos", dice. Otra de las patas en las que se sustenta la vida de Dani García son los estudios. Acaba de finalizar primero de bachillerato y empezará segundo en septiembre. "En 4º de la Eso me costó bastante, porque en la primera evaluación falté tranquilamente un mes a clase por los torneos, pero al final acabé recuperando", dice.

"Este año fue mejor, porque durante las semanas de exámenes le dije a mi padre que no me apuntara a torneos, por lo menos fuera de Galicia, para poder hacer bien los exámenes", argumenta. "Mis padres y todo el mundo me dice que los estudios van siempre por delante del tenis", añade.

No voy a dejar los estudios. Entrar en la ATP es muy difícil y si no llegas ahí y no tienes estudios estás perdido

INTERÉS DE LOS COMPAÑEROS. Su grupo de amigos se interesa siempre por cómo le va en los torneos que disputa. "Sí, ahora cuando estuve jugando un torneo en Alicante, que patrocinaba el diario Marca en Alicante, en la escuela de Juan Carlos Ferrero, un torneo sub 18 donde llegué a semifinales, me preguntaban cuándo jugaba y estaban pendientes de mí, y eso me gusta", dice, "además, me ayudan con los apuntes cuando pierdo clases".

Otra de las posibles salidas que tiene Dani en el futuro inmediato es ir a una de esas escuelas de tenis tan conocidas que hay en España, como puede ser la de Juan Carlos Ferrero o la de Rafa Nadal. "Lo he hablado con mi padre. Un compañero mío de Santiago se fue hace un año y medio a la Global Tenis, en Mallorca, y como tenía trato con nosotros, cuando vino a Galicia estuvimos hablando con él y dice que fue todo genial, se acostumbró rápido, mejoró mucho con los entrenamientos, e igual mis padres me quieren mandar algún año", explica. "Yo creo que es una experiencia y que a mí me serviría mucho, también para conocer mundo y manejarme solo", añade. 

Pero lo que tiene claro es que no quiere dejar los estudios de lado. "Muchos niños lo hicieron para dedicarse al tenis, pero yo no estoy por la labor", afirma y explica que "entrar en la ATP lo consiguen muy pocos y si no llegas ahí y no tienes estudios estás muy jodido; hasta el último momento no se pueden dejar", dice, y apunta qué es lo que le gustaría estudiar en el futuro: "Me tira bastante la informática y también la física".

En corto
DESCONEXIÓN
A la playa con los amigos y escuchar música
Dani García, como cualquier chaval de su edad, tiene sus momentos de desconexión, lejos del tenis. Le gusta escuchar música de todo tipo, rock, pop, rap, y también ir a la playa con sus amigos.
APOYO FAMILIAR
Ayuda incondicional, sobre todo de su padre
Una de las cosas que tiene a su favor Dani García es el apoyo familiar, según cuenta Roberto Paradela, su entrenador: "El empeño que pone su familia, sobre todo su padre, no tiene medida; hacen un gran esfuerzo económico y personal", resalta.
AUTONÓMICO
2 subcampeonatos
En las dos últimas temporadas Dani García ha sido subcampeón de Galicia en su categoría, cadete, lo cual habla de que está en la elite del tenis en su comunidad, pero también ha hecho grandes resultados a nivel nacional e incluso ha participado en torneos a nivel internacional.
DECISIÓN
Momento clave para su futuro deportivo
Dani está en un momento decisivo. Con 16 años, es la edad donde se puede definir su carrera tenística. "Tiene varias opciones, compatibilizarlo con los estudios, irse fuera... Pero lo que es seguro, o yo creo, es que su vida va a estar relacionada con el deporte del tenis, de una manera o de otra", concluye Paradela.
Entrenador Roberto Paradela, el arquitecto
La persona que siempre ha acompañado a Dani García como entrenador ha sido Roberto Paradela, un hombre que desliza cuáles son los puntos fuertes y los puntos débiles del joven. "Su punto débil está claro que es la estatura, pero él lo contrarresta con una gran velocidad de pies. Tiene una gran fortaleza física, sobre todo en el tren inferior, y trabajamos mucho la velocidad de reacción, los apoyos...", argumenta el técnico, que avisa de otro punto débil: "A veces se va un poco de los partidos, en cuanto corrija eso va a conseguir mejores resultados".

Últimos resultados
Dani aprovecha el tiempo al máximo para probarse con niños de su edad. Uno de los últimos torneos que ha disputado fue en Alicante, "un torneo patrocinado por el diario Marca", explica el focense. Se disputó en la escuela que tiene allí el extenista Juan Carlos Ferrero y fue en categoría sub 18, con niños mayores que él. Dani García hizo semifinales.

Victoria en Gijón
Otro de los triunfos de más prestigio para el tenista de Foz se produjo en Gijón, donde hace algo más de un año ganó un torneo internacional para jugadores de su categoría. Con la victoria, se clasificó para un máster, pero no pudo ir a jugar. También la temporada pasada disputó durante dos semanas en la ciudad portuguesa de Oporto dos torneos internacionales. En el primero hizo semifinal individual y final en dobles y en el segundo fue finalista en las dos modalidades. Además, durante los dos últimos años ha sido subcampeón gallego cadete, lo que da una muestra de la calidad que tiene Dani García con una raqueta en la mano.

Campeonato de España
Durante esta semana, Dani está disputando el Campeonato de España de tenis por equipos en la capital de Aragón, Zaragoza. Hasta allí se ha desplazado con sus compañeros del club de tenis Coruña para intentar hacer un buen papel y acabar lo más arriba posible.

 

Bajito pero matón, un crío entre gigantes
Comentarios