Una aventura todoterreno por Marruecos

Cuatro lucenses tomarán parte desde este viernes en el Panda Raid, que atraviesa el desierto africano
Carlos Somoza y Alberto Rodríguez posan con su Fiat Panda Val D'Isere de 1990. VICTORIA RODRÍGUEZ
photo_camera Carlos Somoza y Alberto Rodríguez posan con su Fiat Panda Val D'Isere de 1990. VICTORIA RODRÍGUEZ

El espiritu de aventura está instalado en el ADN de cuatro intrépidos lucenses que tomarán parte en el Panda Raid 2024, una prueba que discurre sobre un escarpado trazado de 2.800 kilómetros y que atraviesa el desierto en Merzouga (Marruecos) de norte a sur para finalizar en la costa de Tánger después de siete etapas que discurren sobre arena y rocas, que partirá este viernes del Lago Mohamed y concluirá el 7 de marzo. La cita reunirá a 350 coches.

Carlos Somoza y Alberto Rodríguez componen la primera pareja de competidores, mientras que Martín Trabado y Rubén Cansino firman el segundo tándem local.

Alberto Rodríguez es el único con experiencia en esta prueba 4x4 donde pueden tomar parte modelos de Fiat Panda y Seat Marbella anteriores al 2005. Esta será la cuarta ocasión, tras hacerlo en las ediciones de 2013, 2014 y 2019, en la que compita en territorio marroquí en esta cita automovilística, que aúna la aventura, el deporte del motor y la capacidad de los participantes para superar los tramos de dunas en unos coches que no sobrepasan los 80 kilómetros por hora y preparados con neumáticos de tacos y amortiguadores que soporten los rigores técnicos del desierto.

"En esta ocasión iré como copiloto, me encargaré de los cantarle los tramos a Carlos, aunque el reglamento permite que ambos podamos compaginar el pilotaje del coche", explica Rodríguez.

                      Carlos Somoza y Alberto Rodríguez posan con su Fiat Panda Val D"Isere de 1990.
Martín Trabado y Rubén Cansino, encima de su Seat Marbella. AEP

Por su parte, los debutantes Martín Trabado y Rubén Cansino, son amigos desde la infancia y dos apasionados del motor que justifican su decisión con una frase irrebatible: "Solo se vive una vez".

Y es que a principios del 2023 tomaron una decisión que les llevó hasta León para adquirir un Seat Marbella de 1989, negro, con tracción delantera y con 39 caballos de potencia al que han bautizado como el 'Mosquito Biónico'.

La preparación del coches es el apartado que más problemas les ha dado. La instalación de un electroventilador para evitar el sobrecalentamiento de este vehículo clásico resultó vital así como de las barras antivuelco.

El otro factor que mueve a estos lucenses es el benéfico. El objetivo es destinar una parte del presupuesto aportado por los patrocinadores para obsequiar con regalos a los pacientes más jóvenes del Hula. Su peripecias podrán seguirse desde mañana en streaming a través de la cuenta de Instagram @pandereto_racing.

Comentarios