miércoles. 27.01.2021 |
El tiempo
miércoles. 27.01.2021
El tiempo

A evitar fantasmas

Adam Sollazzo lleva el balón ante un jugador del Real Valladolid. VICTORIA RODRÍGUEZ
Adam Sollazzo lleva el balón ante un jugador del Real Valladolid. VICTORIA RODRÍGUEZ
El Leche Río Breogán busca una nueva victoria para dejar atrás la imagen ofrecida en el último encuentro. Enfrente espera un Tizona Burgos que viene de sorprender al Palencia

Un rival que llega después de ganar con autoridad en una cancha como la del Palencia merece una consideración que necesariamente debe ir más allá de la simpleza de referirse a un recién ascendido. Es el caso del Tizona de Burgos este miércoles, 20.00 horas en el Pazo dos Deportes, del Leche Río Breogán. Ese triunfo en la cancha palentina (71-85), tiene más valor que las tres derrotas anteriores - ante Coruña (50-78), Melilla (93-88) y Ourense (69-80)-, sobre todo porque el conjunto burgalés también sufrió en sus carnes las consecuencias de una parálisis en los entrenamientos y partidos a causa de un positivo por covid en su plantilla. De hecho, el encuentro de hoy debería de haberse jugado en la segunda jornada de competición.

El lado positivo de que el Tizona llegue a Lugo con ilusiones renovadas y sobre todo tras recuperar la confianza que podía haber empezado a diluirse por los primeros reveses, es que el Leche Río Breogán ya sabe a lo que se enfrenta. Sabe que enfrente tendrá un rival que no se juega nada en el envite y que llega envalentonado. También deben de conocer los breoganistas que en la plantilla castellana ilustres veteranos como Ricardo Úriz, Ruiz de Galarreta o el ex NBA - Boston Celtics y Brooklyn Nets- Kris Joseph, pueden complicar la tarde a cualquiera acompañados por la ilusión y empuje de hombres como el pívot Moustapha Barro, que lleva de media 13 puntos y 8 rebotes en la actual temporada.

Si el Breogán tiene claro que hoy tendrá enfrente a un rival capacitado y deseoso de conseguir otra sorpresa y además salen dispuestos a compensar en parte la mala imagen ofrecida en Melilla, solo así se podrá hablar de que los de Diego Epifanio son superiores por plantilla y capacidad física.

Los breoganistas juegan cómodos cuando son capaces de tener el control y el ritmo del partido. Para ello es necesario cumplir sobre todo en dos aspectos: el rebote y la dirección. Sin olvidar la mención anterior al senegalés Barro, los pívots del conjunto lucense deben imponerse al rival. No está tan claro en cuanto al ritmo y dirección. Ricardo Úriz, a pesar de sus 40 años, sigue siendo una referencia en esta categoría. El pasado fin de semana fue uno de los grandes destacados en Palencia. Su defensa, y la de los bloqueos directos, serán una parte fundamental para evitar el sufrimiento breoganista. Algo, cabe esperar, se habrá aprendido en Melilla.

A evitar fantasmas
Comentarios