0-1. Santi Gegunde decide el derbi

Un tanto del delantero lucense en el segundo tiempo desequilibra el encuentro para el Rácing Vilalbés ante un Viveiro que supo controlar el encuentro pero perdió
Un lance del Vilalbés-Viveiro. PALEO
photo_camera Un lance del Vilalbés-Viveiro. PALEO

El Racing Vilalbés se llevó un premio excesivo del derbi disputado en Cantarrana ante un Viveiro que propuso mucho más y que mereció al menos sumar un punto. Con este triunfo, los chairegos siguen en el pelotón que lucha por las cinco primeras plazas, mientras que la derrota mantiene a los mariñanos colistas y sin puntos tras cuatro jornadas.

El encuentro tuvo muy poco juego durante el primer periodo. Con numerosas y continúas interrupciones, ambos equipos apenas lograron aproximarse a las inmediaciones de las metas defendidas por los porteros madrileños Adrián Casillas y Santomé.

Solo tuvo trabajo el visitante en tres chispazos del Viveiro, que también disfrutó de dos faltas propicias cerca de la frontal, pero cuyos lanzamientos de Sergio Otero y Rolle no lograron tomar el camino de la portería vilalbesa. El propio Sergio Otero había sido el primero en probar a los dos minutos de juego desde fuera del área, pero su disparo, muy centrado, fue atajado sin complicaciones por el cancerbero fuenlabreño. En el 22 era Arona Sané el que remataba de cabeza un buen centro desde la izquierda de Barroso, pero no conseguía superar a Santomé. La última ocasión del primer tiempo la tuvo Rolle, pero su intento desde la frontal también fue demasiado centrado.

El segundo periodo estuvo más animado y los celestes fueron casi siempre los protagonistas. El Viveiro manejó la posesión, dominó territorialmente durante estos 45 minutos y dispuso de las mejores ocasiones, pero perdonó y el Vilalbés, prácticamente en la única llegada que fabricó en todo el encuentro, logró el gol que a la postre le otorgaría los tres puntos. En el minuto diez de la reanudación, Iker Hurtado dispuso de una oportunidad de oro para los locales. Tras un córner le quedó un balón muerto en el área, pero Santomé realizó una grandísima estirada para desviar su remate cruzado en boca de gol. En el nuevo saque de esquina derivado de esa acción, Schuster remató cerca del segundo palo, pero intervino un defensa para evitar el tanto.

Los locales pidieron mano, pero el lucense Pereira Ferreiro ni siquiera dudó y el juego continuó. Superado el ecuador, una buena incursión por el costado derecho de Marcos Álvarez sirvió para que llegase el tanto del conjunto visitante. Al centro del de Ortigueira no consiguió llegar José Varela, pero Adrián Casillas no pudo alejar el balón de sus dominios y le quedó perfecto a un cazagoles como Santi Gegunde para marcar llegando desde atrás.

Con el 0-1 a favor, el Vilalbés todavía se expuso menos y el Viveiro fue a por el empate con más ímpetu, pero solo dispuso de dos grandes oportunidades para igualar ante una defensa chairega muy bien pertrechada atrás.

A quince minutos de la conclusión, Barroso se internó por la izquierda, le puso un buen balón al segundo palo a Íker Hurtado, pero el lalinense remató muy alto de cabeza.

La mejor ocasión para los celestes llegaría en el 82, cuando Arturo lanzaba una falta directa y Santomé realizaba una estirada espectacular para meter una mano en la escuadra cuando Cantarrana ya cantaba el empate. Marcos Álvarez, a punto de entrar en el descuento y con los vivarienses volcados, tuvo la sentencia, pero su remate desde el corazón del área se fue ligeramente desviado.

Aunque lo intentó hasta el final, el Viveiro no disfrutaría de más ocasiones reseñables.

Comentarios