1-2. El Polvorín se crece en Vigo

El filial rojiblanco suma su segunda victoria seguida fuera gracias a los goles de Arhoun y Pablo Rubal y se aleja de la zona de descenso
Un momento del partido que enfrentó a Polvorín y Bergantiños. SEBAS SENANDE
photo_camera Un momento del partido que enfrentó a Polvorín y Bergantiños. SEBAS SENANDE

Arhoun y Pablo Rubal anotaron ante el Rápido de Bouzas los respectivos tantos del segundo triunfo consecutivo del Polvorín a domicilio (1-2). Lo sucedido en el Baltasar Pujales sacó al filial que dirige Dani Galán la espina de la derrota del derbi de la anterior jornada contra el Viveiro y le permite alejarse de los puestos de descenso.

El partido comenzó con el Rápido de Bouzas replegado y conservador. No le importó a los locales entregar la pelota al Polvorín para buscar sus opciones al contragolpe y se agazaparon en su propio campo a la espera de que los rojiblancos llevaran la iniciativa con el esférico.

El fútbol visitante giró en torno a la participación de Pablo Rubal, el jugador más destacado del encuentro. Su movilidad, apoyada en los desmarques de Lansade y la amplitud de Arhoun, generó el primer tanto del partido minutos antes de que se cumpliera la media hora.

Recién superado el ecuador del primer tiempo, Lizancos recorrió el carril derecho ante la liberación de espacios de Arhoun, y el centro del lateral al segundo palo fue convertido por el propio Arhoun con un excelente remate.

El Bouzas no pudo empujar con su fútbol directo. Buscó de todas las maneras posibles a Cellerino, algo de lo que avisó el propio Dani Galán en la previa de partido, pero el filial lucense le controló relativamente bien en el primer tramo. Sin embargo, se rebajó la presencia ofensiva del Polvorín, que encajó el tanto de la igualada momentánea justo antes del descanso, cuando el propio Cellerino cazó un centro de Noel en una de las pocas ocasiones de las que dispuso ayer en el Baltasar Pujares.

SEGUNDA PARTE. Freire relevó al amonestado Mario al arrancar la segunda parte. La igualada elevó mucho el ánimo del Rápido, que generó mucho peligro con las prolongaciones de su goleador, un titán del fútbol directo.

Eso sí, sendos contragolpes encaminados por Lansade y Rosón superada la hora de juego llevaron el miedo a los locales, que perdieron el control de la situación y de nuevo trataron de cerrar los caminos acumulando hombres en la defensa.

A pesar de ello, el tanto del triunfo del Polvorín partió de un desajuste defensivo. No hubo vigilancia a Pablo Rubal, que recibió la pelota en un contragolpe para encarar a Brais Pereiro, batido en su salida con un remate de mucha calidad del futbolista de la cantera albivermella.

El Polvorín hizo hasta el final un juego de mayor control, mientras que el Rápido de Bouzas abusó de los balones colgados al área al veterano Cellerino. Damián, Guitián y Valentino refrescaron las líneas como recambios de última hora introducidos por el entrenador Dani Galán.

Gracias a este resultado, el Polvorín se aleja de la zona peligrosa escalando varias posiciones. Otro filial, el Gran Peña, segundo clasificado, visitará Lugo en la próxima jornada.

Comentarios