Viernes. 21.09.2018 |
El tiempo
Viernes. 21.09.2018
El tiempo

"Lugo respira baloncesto"

Álex Lorca posa en el centro de la pista junto a algunos jóvenes que integran su campus. SEBAS SENANDE
Álex Lorca posa en el centro de la pista junto a algunos jóvenes que integran su campus. SEBAS SENANDE

Álex Llorca celebra la tercera edición de su campus en el Pazo dos Deportes con el objetivo de aportar un 'plus' al trabajo que realizan los clubes lucenses con los jóvenes durante el año

A Álex Llorca nadie le ha regalado nada en su carrera deportiva. El exjugador del Breogán se ganó a pulso, por su profesionalidad, el cariño que le profesa la afición lucense, y por ello, quiso devolver ese afecto hace ya tres años ayudando a los jóvenes aficionados a mejorar su técnica y a cultivar nuevos valores a través de su campus de verano.

"Lugo respira baloncesto" dice un Llorca al que se le nota su pasión por la ciudad en cada palabra. Esa relación que tiene con Lugo ha hecho posible que El Pazo dos Deportes fuera escogido como la sede para poner en marcha esta iniciativa, que ya celebra su tercera edición con 90 inscritos.

La premisa es clara. Como el propio Llorca indica, su campus está destinado a "niños y niñas que quieran mejorar como jugadores". "Que los niños sepan que para mejorar hay que dedicarle muchas horas". Además de "mucho baloncesto", el campus incluye actividades de piscina y actividades de recreo en las que los jóvenes pueden disfrutar junto a su ídolo. "Hace tiempo que quería montar un campus, había pensado en Barcelona porque soy de allí pero el año de Breogán fue especial y tuve una conexión especial con la afición. Hacer el campus aquí es una forma de devolver el cariño que me han dado" añadió el jugador.

Tiene muy claro que es un referente para los jóvenes y que eso acarrea una serie de responsabilidades

Este campus cuenta con un equipo técnico nutrido de profesionales del baloncesto y entrenadores reconocidos que aportan su grano de arena al trabajo que desarrollan los equipos locales durante el año. "Hay mucho nivel tanto masculino como femenino, y eso significa que en los clubes están haciendo un buen trabajo. Tanto yo como el cuerpo técnico podemos dar un plus para que sigan creciendo. Ya sea en el mío o en otro campus, la cuestión siempre es mejorar", declara Llorca.

Una de las claves del éxito de este campus formativo es la cercanía del jugador catalán con los jóvenes. En la pista es uno más, y eso se comprueba en la cara de satisfacción de los jóvenes cada vez que les pasa un balón o tira a canasta. "Sin duda ese es el momento más especial para mi. Esa mirada y esa sonrisa, la ilusión cuando compartes cualquier juego... Eso para mí significa mucho, porque tanto yo como cualquier otro profesional es un espejo para ellos y ese momento es especial"

Su trabajo denota una gran implicación con el campus que dirige. Tiene muy claro que es un referente para los jóvenes y que eso acarrea una serie de responsabilidades. "Intento estar a todas horas con los chavales. Yo de pequeño iba a algún campus de algún jugador y el jugador pasaba por allí una o dos horas, y eso no. Yo quiero que los chavales me vean trabajar para que observen que lo que he podido conseguir no me lo han regalado".

Álex Llorca, un jugador que respira Lugo, de la misma forma que "Lugo respira baloncesto".

"Lugo respira baloncesto"
Comentarios