viernes. 07.08.2020 |
El tiempo
viernes. 07.08.2020
El tiempo

Una Copa del Rey muy lucense

Manolo González y Iago López, AEP
Manolo González y Iago López, AEP
El técnico de Folgoso do Courel Manolo González, protagonista de la eliminación del Getafe, y el lateral de Castro Iago López, verdugo del Cádiz, relatan su experiencia en el torneo del k.o.

Folgoso do Courel y Castro de Ribeiras de Lea. Dos localidades de pequeño tamaño, sin el impacto de las grandes urbes o del eje Atlántico. Apenas tienen hueco en el universo mediático salvo cuando el talento de sus vecinos rompe el muro del olvido y los sitúa en primera línea. Manolo González y Iago López Carracedo son esos ciudadanos que han colocado a Folgoso y Castro en la vanguardia de la Copa del Rey. El primero como técnico del Badalona, verdugo del EuroGeta. El segundo como lateral titular de la UD Logroñés, que acabó con las opciones del histórico Cádiz, imponente líder de Segunda División.

González, nacido en Folgoso aunque criado en Cataluña, a donde su familia se trasladó cuando era niño, fue el gran arquitecto de la heroicidad de la tercera ronda copera, donde un equipo como el Getafe, metido en la pelea por el título de la Liga Europa y la primera mitad de la tabla de Primera División, cayó eliminado por 2-0.

"Sabíamos que a partido único y en nuestra casa tendríamos nuestras opciones. Si hacíamos las cosas bien podíamos pasar, aunque era complicado", declara Manolo González.

El técnico de Folgoso esperó el partido "como si fuera un día normal", consciente de que su buen trabajo en el Badalona podía dar sus frutos. "Preparamos el partido como uno de Liga. Sabíamos que ir a jugar un partido muy físico, que es lo que les gusta a ellos, no nos iba a llevar a ningún lado. Debíamos tener el balón, hacer transiciones rápidas y, a partir de ahí, hacerles daño", relata.

Manolo González llegó al Badalona con la temporada empezada y en una situación crítica

La clave del 2-0 estuvo en la roja a Timor en el Getafe y en los goles tardíos del cuadro catalán. "Cuando se quedaron con diez sabíamos que eso iba a tener un desgaste", valora. "Cuando marcas en el 85 ya tienes el partido casi hecho", razona el lucense.

Manolo González, que llegó al Badalona con la temporada empezada y en una situación crítica —había sumado 1 punto de 21 posibles antes de su aterrizaje— y ahora está fuera del descenso, recibió las felicitaciones del técnico del Getafe, Pepe Bordalás. "Al final del partido nos saludamos de manera cordial, porque cuando pierdes no estás para muchas cosas. Pero antes del partido me felicitó por la trayectoria del equipo desde que estaba yo, que parecía otro desde que lo cogimos y que nuestro trabajo era muy bueno allí. Nos había estudiado bien".

BRILLAR EN LOGROÑO. También fue protagonista de la Copa del Rey Iago López Carracedo. El carrilero chariego juega en la UD Logroñés cedido por el Girona, donde milita desde 2018. El club riojano se deshizo del Cádiz en los penaltis con Iago jugando los 120 minutos en el carril derecho después de estar parado más de un mes por una lesión de tobillo.

Iago López Carracedo jugó los 120 minutos ante el Cádiz tras estar parado más de un mes por una lesión de tobillo

"Después de llevar parado un tiempo, me encontré a gusto. Me sorprendió un poco el haber jugado todo el partido porque no estaba al cien por cien del tobillo. Cuando supe que iba a jugar desde el inicio me mentalicé de que me tenía que olvidar del tobillo y que estaba curado", dijo.

El de Castro no tuvo que tirar ningún penalti en la tanda. "Habían elegido a los cinco mejores lanzadores. Fue muy emocionante, sobre todo porque la gente del estadio estaba con nosotros".

"Había bastante presión. Desde que un día fallé un penalti no me gusta tirarlos. Sé que tengo que quitarme esa espina, pero algún día tendré que hacerlo y tirar un penalti", valoró.

Real Madrid y Barcelona, los rivales predilectos 
Manolo González e Iago López fueron categóricos en sus preferencias. Mientras el técnico del Badalona quiere al Real Madrid, el carrilero de Castro suspira por el Barça en la siguiente ronda de la Copa del Rey. 

"Nos gustaría que nos tocase el Real Madrid por potencial y porque, al final, por la proximidad siempre tienes cerca al Barça y creemos que es más bonito jugar contra el Real Madrid que contra el Barça", revela González. 

"A mí me gusta mucho el Barça. Como aficionado y jugador me gustaría que fuera el Barcelona. En otros casos a la gente le gusta más el Real Madrid, pero yo personalmente prefiero el Barça, aunque si me toca el Madrid, el Atlético o un Athlétic no es de mal gusto", pide Iago López. 

Entrenar al Lugo 
Otro equipo en el pensamiento de Manolo González es el Lugo, al que le gustaría entrenar algún día y ser profeta en su tierra. "Entrenar al Lugo sería bonito. Volver a casa y hacerlo en un equipo como el Lugo, con ese nivel y en Segunda... a cualquiera le gustaría algo así. Pero soy consciente de que es muy difícil que un equipo de Segunda apueste por entrenadores sin nombre".

Una Copa del Rey muy lucense
Comentarios