Rubiales: "¿Cómo le voy a pedir perdón si estábamos los dos supercontentos?"

El expresidente de la Real Federación Española de Fútbol insistió en la Audiencia Nacional en que Jenni Hermoso consintió el beso: "Ella se fue muerta de risa" ► Aseguró que fue Vilda quien habló con el hermano de la jugadora, "un tío razonable"

Luis Rubiales, tras declarar en septiembre en la Audiencia Nacional. SERGIO PÉREZ (EFE)
photo_camera Luis Rubiales, tras declarar en septiembre en la Audiencia Nacional. SERGIO PÉREZ (EFE)

El expresidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) Luis Rubiales declaró ante el juez que fue el exseleccionador femenino Jorge Vilda quien decidió acudir al hermano de Jenni Hermoso para que hablase con ella tras el escándalo del beso no consentido en el Mundial de Australia, porque "es un tío razonable".

"Yo no sabía ni que el hermano venía en el avión. Yo me enteré después porque Jorge Vilda, que venía sentado detrás mía me dijo: 'Vengo de hablar con el hermano de Jenni, que es un tío razonable y tal, y va a hablar con ella (sic)", declaró Rubiales el pasado 15 de septiembre ante el juez de la Audiencia Nacional que lo investiga por delitos de agresión sexual y coacciones

En su declaración, publicada parcialmente por El Español, Rubiales acusa a la jugadora de mentir e insiste en que el beso, que califica de "anécdota", fue consentido, y en que él nunca la presionó para justificarlo públicamente. "¿Cómo le voy a pedir perdón si estábamos los dos supercontentos?", dijo Rubiales durante el interrogatorio para tratar de justificar su acto. 

"Lo que queríamos era cortarlo y no crear un problema que se ha creado de algo que era una anécdota y que, seguramente en cuanto a decoro y demás, no fue lo adecuado pero que no había nada más", apostilló. Rubiales, que justificó aquel episodio en la "efusividad" y "espontaneidad" de la celebración de la victoria —"es como cuando te toca la lotería, se acaba la guerra en Ucrania o se gana un Mundial"—, apuntó que desde "la federación, de gabinete de presidencia, de comunicación", le aconsejaron explicar lo ocurrido públicamente y le dijeron que "sería fantástico" si Jenni aparecía también con él.

Además de él, en esta causa están investigados Jorge Vilda; el director de la selección masculina, Albert Luque, y el director de marketing de la RFEF, Rubén Rivera, por presiones a la jugadora y a su entorno para que dijese que el beso fue consentido.

El expresidente de la RFEF relató que pidió a Jenni salir a dar explicaciones —"acabamos con esto, que esto me va a hacer mucho daño", dijo—, si bien la jugadora se negó porque ya había hecho declaraciones al respecto. "Le dije: oye, mis hijas están aquí, están sufriendo. Podemos acabar ya con esto", señaló Rubiales.

"No hay nada autorizado ni desautorizado, son comportamientos", dijo Rubiales preguntado por el protocolo antiacoso de la RFEF, e insistió en que fue una "celebración totalmente extraordinaria", que preguntó a Jenni antes del beso y que hubo "consentimiento": "Si es que la pregunté antes, cómo no la voy a respetar. Y ella se fue muerta de risa y dándome dos cachetes en el costado y riéndose y demás (sic)".

Comentarios