martes. 14.07.2020 |
El tiempo
martes. 14.07.2020
El tiempo

"El racismo en EE UU existe de norte a sur pero nadie nace racista, es algo adquirido"

George Singleton posa con sus tres hijos. EP
George Singleton posa con sus tres hijos. EP
Es uno de los jugadores estadounidenses que más huella dejó en el Breogán. George Singleton, de 58 años, reside ahora en Greensville, en Carolina del Sur, y vive con intensidad la oleada de protestas que han inundado su país desde el asesinato de George Floyd. "Es muy frustrante porque nada ha cambiado en todos estos años", reflexiona

Reconoce preocupación el exbreoganista George Singleton y por ello ha participado en alguna manifestación pacífica durante estos días. Su hijo Tristain también, pero acabó en la cárcel tras ser detenido por la policía en Charleston, una ciudad costera.

EE.UU. vive una oleada de protestas y disturbios desde el asesinato de George Floyd la pasada semana. ¿Cómo y dónde lo está viviendo?
En Greensville, Carolina del Sur. Están pasando muchas cosas. La muerte de Floyd ha causado un estado de inquietud, agitación y malestar nacional e internacional. Mucha gente está protestando, principalmente por la manera en que murió, pero también por las injusticias que la gente tiene que tolerar y afrontar desde ya hace mucho tiempo.

¿Cuál es su opinión personal sobre todo lo que está ocurriendo?
Es frustrante porque nada ha cambiado, todo sigue siendo igual. A la gente no se le trata con justicia, especialmente en lo relativo a igualdad. Hay gente a la que no se le trata con las mismas reglas del juego. Entonces uno se frustra, y cuando esto ocurre lo único que crees que puedes hacer es rebelarte. Por eso hay mucha gente infeliz, pero también están los que se aprovechan de la sistémica situación que vivimos para saquear, robar y hacer daño a la gente. Estoy muy molesto.

"Lo que está haciendo Trump va más camino de una dictadura parecida a la que sufrió España con Franco"

¿Esta multitudinaria respuesta social se produce porque es un problema enquistado desde hace muchas décadas?
Sin duda. Es algo generacional, simplemente por la desventaja que hemos tenido siempre la población negra. Hemos sufrido la esclavitud, la proclamación de la emancipación, las leyes de Jim Crow, la falta de derecho a voto... ha sido muy difícil para nosotros incluso tener un campo de juego con las mismas reglas que los demás. Por eso ahora más gente de diferentes nacionalidades, además por supuesto de la América negra, lo ven y dan un paso al frente, están alzando la voz.

¿Es Donald Trump una de las razones por las que se ha intensificado este movimiento?
Absolutamente. No voy a decir que esto no hubiese ocurrido sin George Floyd, pero las secuelas de lo que está pasando ahora serían muy parecidas. Si tuviéramos un líder con compasión, con capacidad de dialogar, de hacer ver que somos capaces de trabajar juntos, de atraer a otros líderes a la mesa, expresidentes, para aconsejarse con ellos, estoy seguro de que estas cosas no pasarían. Lo que está haciendo Trump va más en camino de una dictadura, parecida a la que se vivió en España con Franco, con los mismos principios que tanto daño hicieron a vuestro país. Trump tiene una mentalidad parecida en muchos aspectos.

Se ven imágenes de saqueos y robos. ¿Qué le parece todo esto?
No es bueno destrozar propiedades, pero hay que darse cuenta de que hay facciones o grupos que no están ahí para protestar por la muerte de George Floyd. Están ahí por su propio egoísmo, porque ven una oportunidad para destrozar, robar y saquear. También hay otros que tienen su propia agenda, que es la de aumentar el daño, no solo hacia la propiedad, sino también hacia la gente. No es bueno, y parece, como sale en las noticias, que hay muchísimo saqueo, pero también hay un gran número de marchas pacíficas desarrollándose en todo el país. Pero desgraciadamente ya sabemos qué sale en las televisiones.

¿Tienen relación los disturbios con la actual situación económica que atraviesa el país?
No tengo ninguna duda. El hecho de tener casi 40 millones de norteamericanos en el paro, encerrados en casa durante dos meses por el coronavirus, que hayan muerto más de 100.000 personas y más de un millón han estado o están enfermos, desde luego que es un caldo de cultivo perfecto para que ocurran estas cosas.

"Hay mucha gente que se aprovecha de una situación sistémica para saquear, robar y hacer daño a los demás"

¿Ha sufrido episodios de racismo?
Todo negro que vive en Norteamérica ha vivido algún episodio de racismo. Y si dice que no, miente. Me han llamado de todo, me han acosado. Pero eso era cuando medía 1,60, ahora mido 2,02 (risas) y ya no me pasa tanto. Hay cosas que la América blanca asume con naturalidad sobre las personas negras. He estado en situaciones en las que la gente asumía que si un grupo de negros están juntos, es que algo malo va a pasar. No pueden estar juntos para pasárselo bien, solo están juntos para robar o destrozar. A mí me han insultado y me han faltado al respeto de muchas maneras en las canchas de baloncesto.

¿Hay más racismo en el sur que en el norte del país?
Hay diferentes versiones, pero siempre es lo mismo. Desde Maine hasta California, desde Seattle hasta Florida. No es que el sur sea más racista que el norte, es todo lo mismo. El racismo es racismo. Te diré algo: el racismo es algo adquirido. Nadie nace racista, no naces racista. Es algo que te colocan. Nadie nace racista, nadie nace odiando a la gente negra. Es duro, pero es así. A la gente se le enseña a odiar, les enseñan a sentirse de una manera concreta sobre la gente negra.

¿Qué papel debe cumplir del deporte en esta problemática?
La NBA ha apostado por la promoción de la igualdad, por dejar que los jugadores expresen sus opiniones y sus pensamientos. Es una plataforma en la que se demuestra diversidad. Han liderado ese camino, y siguen haciéndolo.

Vive en Greensville (Carolina del Sur). ¿Ha participado en alguna protesta?
Hemos participado en manifestaciones pacíficas, como otras tantas personas, pero nada violento. Mi hijo mayor (Tristain) participó en la protesta de Charleston (Carolina del Sur) y acabó en la cárcel.

¿Qué ocurrió?
Fue cerca de la playa. Estaba protestando, apareció la policía y metieron a unas cuantas personas en la cárcel, entre ellos mi hijo. Pero ya está todo solucionado, solo fueron un par de horas.

"El racismo en EE UU existe de norte a sur pero nadie nace racista,...
Comentarios