viernes. 28.02.2020 |
El tiempo
viernes. 28.02.2020
El tiempo

La undécima o la gran revancha en San Siro

El Atlético de Madrid se entrena en San Siro, estadio que albergará la final
El Atlético de Madrid se entrena en San Siro, estadio que albergará la final
El Real Madrid y el Atlético se juegan la Champions en Milán con el recuerdo de la final de 2014 presente. Zidane saldrá con su once de gala, mientras Simeone tiene un par dudas

El estadio de San Siro repite este sábado (20.45 horas, Antena 3) el derbi más grande de la historia, el que jugarán el Real Madrid y el Atlético por el título de la Liga de Campeones, entre la undécima del conjunto blanco y la revancha del rojiblanco, un duelo gigantesco de apoteosis para el ganador y dolor para el perdedor.

En San Siro, un estadio mítico en el fútbol europeo, entre los dos eternos rivales de la capital de España, por el trofeo más deseado y más grande a nivel de clubes del balompié continental y quizá del mundo, en 90 minutos, más si hay empate en el marcador, con un recuerdo imborrable: la final disputada en 2014 en Lisboa.

No quiere hablar el Atlético de revancha, sino de "nueva oportunidad" en la Liga de Campeones, aunque aquel encuentro marcó a equipo, cuerpo técnico y aficionados por la forma tan cruel de la derrota, con el 1-1 de Sergio Ramos en el minuto 92 y una prórroga agónica. Desde entonces, ese título, el único que le falta al Atlético y al entrenador Diego Simeone, es su gran ambición.

Para el Real Madrid fue la tan perseguida décima Copa de Europa, un momento que ha permanecido y permanecerá en el tiempo, inolvidable, porque la ganó cuando parecía perdida, por el éxtasis que supuso en el equipo, dispuesto ahora, con el francés Zinedine Zidane, a conquistar una vez más el fútbol europeo.

Real Madrid Raphael Varane será la única ausencia en la plantilla del Real Madrid 

La reafirmación del Real Madrid con el técnico galo y sus incontestables individualidades, con Cristiano Ronaldo, Gareth Bale, Karim Benzema, Luka Modric... Contra el Atlético, un equipo por encima de todo, un bloque capaz de eliminar a Barcelona y Bayern Múnich, pero también con un talento indudable en sus futbolistas.

Un partido de alta tensión, tremenda rivalidad, que promete mucha táctica, mucha intensidad y mucha ambición, desde un lado y desde el otro. El Atlético habla del contragolpe de su rival, de presionar arriba y golpear primero en el marcador; el Real Madrid no desvela sus cartas. Al contraataque, con espacios, es temible; con la posesión también, sobre todo por toda la pegada de su ataque.

El duelo parte desde el equilibrio, con el precedente de Lisboa a favor del Real Madrid, pero con los diez derbis más recientes con estadísticas favorables al Atlético. Ha ganado cinco, ha empatado cuatro y solo ha perdido uno. Son estadísticas en la víspera, no importan nada cuando el balón entre en juego en el estadio de San Siro, pero marcan en la preparación de la gran final de Zidane.

La dinámica plasma una impotencia madridista, el cambio de una tendencia en la que ganaba cualquier enfrentamiento a la dificultad máxima en conseguirlo. El francés busca soluciones en el tapete, donde Simeone consiguió de su máximo estudio la fórmula para dar la vuelta a la situación, encontrando puntos débiles del rival que explotar. Jugar a encerrarse no casa con el estilo Zizou, por lo que el Real Madrid saltará a San Siro a adueñarse del balón y explotar las virtudes ofensivas de sus jugadores. De su pegada y el sacrificio defensivo que hagan como bloque depende el éxito.

Atlético de Madrid Giménez y Savic se juegan un puesto en el once, y Carrasco y Augusto Fernández, otro

Le espera ya en Milán, desde el jueves, el Atlético, con su once casi definido, con variantes en su juego y con un trabajo meticuloso, llevado hasta el más mínimo detalle, del técnico en las dos semanas que ha estado su plantilla sin competir, desde el pasado 14 de mayo cuando se impuso al Celta en el Vicente Calderón (2-0).

Es una de las virtudes del conjunto rojiblanco, del que se prevé un inicio potente, al estilo de sus últimos combates antes grandes adversarios como el Barcelona o la ida de semifinales con el Bayern, con una opción latente en el once, Yannick Carrasco por Augusto Fernández, respecto a sus pruebas para la final.

La otra duda está en la defensa, en el acompañante del uruguayo Diego Godín. Savic y Giménez se juegan un puesto.

Para el Real Madrid, la final marca la gloria o el fracaso, la temporada de la Undécima Copa de Europa del rey de la competición o un año en blanco doloroso, después de no llevarse a la boca el pasado ningún título de los considerados grandes.

El once del Real Madrid en San Siro lo recita de carrerilla cualquier madridista. Está definido. No hay hueco para las sorpresas salvo invento inesperado de Zidane. El estado físico en el que llega la plantilla del Real Madrid respecto a Lisboa es la gran diferencia. En 2014 llegó con media plantilla tocada. Este sábado solo faltará Varane. El resto, en buenas condiciones. La cita es a las 20.45 horas. Prohibido perdérselo.

La undécima o la gran revancha en San Siro
Comentarios