viernes. 28.02.2020 |
El tiempo
viernes. 28.02.2020
El tiempo

La rivalidad Real Madrid-Atlético, ¿un estímulo falso para crear negocio?

El presidente del Atlético, Enrique Cerezo, y del Real Madrid, Florentino Fernández
El presidente del Atlético, Enrique Cerezo, y del Real Madrid, Florentino Fernández
El historiador Eduardo González sostiene que la lucha entre dos equipos de una misma ciudad permite vender más entradas, aumentar las cuotas de pantalla y presentar una competición más disputada para atraer al espectador

Directivos y prensa cultivan la rivalidad futbolística en una misma ciudad porque llena estadios, según el profesor de Historia Contemporánea de la Universidad Carlos III Eduardo González, quien cree que la animadversión entre colchoneros y merengues se estimula artificialmente para crear negocio.

González, autor del libro Historia del Real Madrid, 1902-2002. La entidad, los socios, el madridismo, sostiene que la rivalidad entre equipos de una misma ciudad, como la que mantienen los finalistas de la Liga de Campeones 2016, es una estrategia de marketing construida, en parte, por intereses económicos. A su juicio, "tener un rival de talla dentro de la ciudad permite vender más entradas, aumentar las cuotas de pantalla y presentar una competición más disputada para atraer al espectador".

En los 'clásicos', sin embargo, lo que se pone sobre la mesa es un duelo histórico entre "la ciudad de la burocracia y el poder político" que representa el Real Madrid y "la del poder económico" que representa el FC Barcelona, además de la "identidad nacional" madridista frente a la "identidad catalana" de los culés.

Este historiador asegura que la representación del Real Madrid como un equipo burgués del norte de la capital frente a un Atlético popular del sur no es un reflejo social de la realidad de sus respectivas aficiones, algo que, además, no se puso de manifiesto hasta bien entrados los años 60.

Ahonda en la imagen elitista del club blanco, conocido en sus inicios como "el club de los niños pera" por su vinculación con la juventud adinerada de la capital, aunque, curiosamente, el estadio Metropolitano, cuna rojiblanca, se localizó precisamente en la zona norte y burguesa de la ciudad durante 40 años hasta su traslado a orillas del Manzanares.

En este escenario el profesor de la Carlos III considera una "imagen tópica" y "falsa" la de identificar al Real Madrid y al Atlético como "el equipo señor frente al del pueblo", respectivamente. A su juicio, las identidades futbolísticas madrileñas han estado mucho más marcadas por cuestiones puramente deportivas que sociales. "El Madrid siempre se ha representado como un equipo de éxito y el Atlético ha hecho culto de la derrota", reflexiona González, para quien el partido del próximo sábado en el Estadio de San Siro enfrentará "a quien ya lo ha ganado todo frente al que aspira a ganarlo".

Se trata de "la ética y estética del vencedor contra la ética y la estética de la derrota: el triunfador y el pupas", según este profesor, quien a la hora de buscar diferencias sociales en el fútbol madrileño cree que habría que mirar más al sur del Calderón.

"En el Rayo Vallecano sí hay un componente social diferenciado" porque tiene "un carácter proletario y localista que no pueden decir ni Atlético ni Real Madrid", y que, a su juicio, se aprecia "en un contraste mucho más evidente y en el ambiente de los partidos" de los franjirrojos contra los merengues.

Las similitudes entre clubes también se trasladaron, en su momento, al fenómeno ultra que, debido a la "sintonía ideológica" de los grupos de ambos, de extrema derecha, han producido menores enfrentamientos violentos en los derbis que, por ejemplo, en las visitas de equipos vascos o del Deportivo de La Coruña a la capital.

Actualmente se sucede como una excepcionalidad histórica el hecho de que ambos clubes vivan un buen momento deportivo pues, tradicionalmente, "cuando uno de los equipos estaba en la cresta, el otro sufría una situación delicada", como tras el final de la Guerra Civil cuando el apoyo del Ejercito al Atlético Aviación le permitió conseguir sus primeras ligas frente a un Real Madrid investigado por sus vínculos con el Frente Popular.

En estos días de fútbol como mercado global, la principal diferencia entre ambos clubes sea su proyección internacional, con un Real Madrid con presencia en todos los rincones del mundo frente a un Atlético con una potencia mundial todavía "menor". A juicio de González, tal proyección viene definida por el palmarés internacional de los clubes por lo que, quizá, a partir de este sábado, las posiciones se acerquen también este aspecto.

La rivalidad Real Madrid-Atlético, ¿un estímulo falso para crear...
Comentarios