sábado. 04.12.2021 |
El tiempo
sábado. 04.12.2021
El tiempo

Juan Carlos Mandiá: "Sería bonito entrenar al Lugo, a todos nos gusta trabajar donde has nacido"

CARLOS MANDIÀ -TECNICO DE FUTBOL ORIUNDO DE ALFOZ - FOTO JM ALVEZ
Carlos Mandiá, ante la torre del mariscal Pardo de Cela, en Alfoz.JM ÁLVEZ
Juan Carlos Mandiá fue despedido junto a Míchel en el Getafe hace un mes, pero ya tiene las maletas preparadas para su próximo reto

Con más de 35 años vinculado al fútbol profesional, primero como jugador y después como entrenador, Juan Carlos Mandiá (Alfoz, 1967) visita esta semana a su padre, que con 86 años vive en Alfoz. Hace pocas semanas dejó su cargo de segundo entrenador en el Getafe tras la destitución de Míchel. Como jugador, disputó muchos minutos en Primera División y formó parte de la Quinta del Sabio, posterior a la Quinta del Buitre, junto a Cañizares, Vílchez, Santi Aragón y Caminero.

Empecemos por los comienzos. ¿Cómo llevaron sus padres que su hijo se marchara a Madrid en 1981, en la época que estamos hablando, con un Golpe de Estado?
Hoy soy padre y me doy cuenta de que es una pasada. Tuvieron la grandeza de dejarme marchar a Madrid. En mi casa no había teléfono, no había televisión en color, y mis padres tenían que ir a una cabina que había en el pueblo para llamarme. Fue una decisión de una bondad increíble. Yo era un chaval lleno de ilusión, con un convencimiento absoluto de que podía llegar a jugar al fútbol, y te tenido la suerte de que así ha sido.

¿Qué hubiera pasada si sus padres no le hubieran dejado?
Nunca se sabe, luego habría podido aparecer otra situación. He vivido del fútbol, he conocido a gente maravillosa, he tenido vivencias... Fue la gran decisión de mi vida.

Que mis padres me dejaran ir al Real Madrid con 14 años fue la gran decisión de mi vida

Y ahora está de visita.
Sí, siempre que puedo vengo a verlo, como mi hermano, que al estar en Lugo lo hace más a menudo. Él tiene 86 años y hemos intentado que se viniera a vivir conmigo o con mi hermano, pero está muy arraigado aquí, a su tierra, a la casa donde vivió con mi madre hasta hace tres años que murió, y no se quiere mover.

¿Ha disfrutado mucho con su trayectoria?
Sí, mucho, tanto cuando jugábamos mi hermano y yo como cuando entrenamos. Sufría mucho, y también mi madre, que nos ponía velas para que tuviéramos suerte, pero yo le decía que las demás madres también lo hacían. LA gente que está cerca de nosotros sufre más, porque nosotros participamos y estamos vinculados al fútbol. 

¿Viene habitualmente en verano a Alfoz?
Cuando los niños eran pequeños veníamos siempre, porque yo también tengo casa en Ferreira, pero cuando son mayores ya te piden otro tipo de viajes.

¿Cuál era el mejor jugador de la Quinta de Buitre?
Fuimos posteriores a ellos y eran muy cercanos. Lo he hablado con Míchel algunas veces, y el más completo era Martín Vázquez. Descomunal. Pero todos eran buenísimos. La calidad de Sanchís y Míchel, lo que hacía Butragueño...

El más completo de la Quinta del Buitre era Martín Vázquez; pero todos eran buenísimos

Usted es un trotamundos del fútbol, ¿no está cansado de hacer las maletas cada poco tiempo?
En absoluto. todo lo contrario. Lo hablo con mi mujer, que es directora de un colegio, y he tenido la suerte de entrenar en Francia, donde tienes que aprender otro idioma, en México, adaptándote a una cultura diferente, tratas con gente joven con una ilusión desbordante. A mí me gusta moverme, pero nunca he movido a mi familia, porque no sabes cuánto tiempo vas a estar en un sitio. Mis hijos ya tienen 24 y 17 años y van haciendo sus vidas. 

¿Ser segundo entrenador es ser el poli bueno, el confidente de los jugadores?
Hay momentos para todo, pero Míchel es un entrenador muy cercano también. Pero claro que se te acercan los jugadores, porque tienen que saber que pueden hacerlo, escucharles... Pero lo más importante es que el primer entrenador tenga las mejores condiciones para trabajar.

Mandiá, derecha, junto a Míchel en un entrenamiento¿Disfruta más siendo segundo o primer entrenador?
He disfrutado mucho de mi época de jugador, de primero y de segundo. No elegiría una. Ha sido una maravilla vivirlas todas y todavía me quedan unos años vinculados al fútbol. También estoy estudiando psicología a distancia y quién sabe si no puedo estar vinculado al fútbol en esa faceta también.

¿Qué hace con el tiempo libre?
Hacer los trabajos que me piden de la carrera y ver mucho fútbol, tanto nacional como internacional, y hablamos entre los que estamos en el staff de Míchel para comentar lo que nos gusta, lo que no, como se puede implementar... Hablamos todas las semanas. 

¿Se plantea volver a ejercer como primer entrenador?
No me planteo nada. No sé si voy a ejercer como psicólogo vinculado al fútbol, no lo sé. Las cosas van apareciendo. Míchel es un entrenador espectacular y crea un espacio maravilloso y enriquecedor para trabajar con él, pero mañana decide cambiar su staff y hay que buscar su espacio en otro sitio.

¿Cómo vivió la polémica del tiut de Jordi Évole cuando dijo que Míchel sonaba para el banquillo del Barça?
No lo entendí, se metió en un charco innecesario un tipo que a nivel profesional es increíble. Además, Míchel no es de entrar mucho en polémicas, pero sé que Évole le ha llamado y se ha disculpado personalmente.

Jordi Évole, que es un tipo increíble a nivel profesional, se metió en un charco innecesario, pero sé que ha pedido disculpas personalmente a Míchel

¿Cómo fue su experiencia en México a nivel personal?
Nos decían que tuviéramos cuidado con el tema de las horas a las que te movías y las zonas, pero no tuvimos ningún problema. La Liga es espectacular, con un play off que la hace más abierta.

¿Y en Marsella?
Una ciudad espectacular con una afición maravillosa y uno de los campos de fútbol más espectaculares, el Velodrome, pero estuvimos en un momento de transición, un periodo difícil a nivel económico.

¿Qué jugador le ha impactado más con el que ha jugado o entrenado?
No sabría decirte. Yo me acuerdo cuando debuté con el Madrid y entrenabas con la Quinta del Buitre y era un espectáculo. Tú les dabas un pase que era una pedrada y ellos con su control parecía que el pase era espectacular. Luego vino el Barcelona y la selección, pero la Quinta del Buitre le dio un aire nuevo al fútbol español. Era una fiesta cada domingo.

¿Le gustaría entrenar algún día en casa, en el Lugo?
Sería algo bonito, a todos nos gusta entrenar donde has nacido, en tu tierra, pero no sabes lo que te va a deparar el futuro. Pero sin duda es de los clubes donde me gustaría trabajar.

Soy un enamorado de Madrid, defensor de esta ciudad, pero no me puedo olvidar de dónde nací, dónde están mis orígenes y aunque me fui con 14 años, recuerdo aquellos años jugando en la calle todo el día. Era un niño feliz en esta tierra y no la olvido jamás, Tengo unos recuerdos maravillosos de aquellos de mi niñez.

Juan Carlos Mandiá: "Sería bonito entrenar al Lugo, a todos nos...
Comentarios