'Irman' Soccer: Historia del fútbol gallego en EE UU

Una comunidad 'irmandiña' emigrada a Estados Unidos a comienzos del siglo XX sembró una semilla dentro del balompié yanqui que ha perdurado un siglo en las calles de Nueva York
Plantilla NY Galicia 2022. FACEBOOK
photo_camera Plantilla NY Galicia 2022. FACEBOOK

Hoy en día, es común que grandes clubes europeos, para recaudar dinero, se vayan de gira en pretemporada a escenarios futbolísticamente exóticos. Lo hemos visto este verano con el Real Madrid viajando a EE UU para disputar una serie de partidos, entre ellos un Clásico en Las Vegas. Pero, en realidad, este tipo de iniciativas no es ninguna novedad, y menos para el conjunto blanco, que ha pisado tierras yanquis hasta veintiuna veces. Lo que mucha gente no sabe es que el conjunto de Chamartín disputó en 1927 su primer encuentro en Estados Unidos. Fue un encuentro celebrado en Brooklyn contra el Galicia SC.

Expedición del Real Madrid durante su gira americana de 1927. REAL MADRID
Expedición del Real Madrid durante su gira americana de 1927. REAL MADRID

Orígenes del Galicia SC

Has leído bien, Galicia SC, y es que el acento gallego se lleva escuchando un siglo con fuerza en los campos de una ciudad, Nueva York, con más de 100 años de tradición balompédica. A diferencia de lo que pueda parecer, el fútbol no llegó a Nueva York en la década de los 70 con Pelé, y sus glamurosos Cosmos... Desembarcó en Estados Unidos antes que en España, acompañando a los millones de recién llegados que pasaron por el centro de inmigración de Ellis Island. Gente humilde que llevó su pasión por ese deporte a un país que ya vivía partidos a finales del siglo XIX en barrios llenos de escoceses barbudos.

Durante décadas, equipos que representaban a las diferentes comunidades de inmigrantes jugaron ligas con la misma pasión con la que se vivía el deporte rey en Europa. Los Brooklyn Italians, Kearny Scots, Newark Portuguese, New Brunswick Hungarian, New York Hakoah-Americans o Philadelphia Ukrainians gozaron en su día de fama. En 1924, un total de 126 equipos se apuntaron a la National Challenge Cup, y casi todos ellos de la costa este, de la zona de Nueva York. Uno de ellos era el Galicia Sporting Club, el precursor de una larga tradición gallega en el soccer.

Todo empieza, a comienzos del siglo XX, cuando unos 30.000 españoles llegaron a Nueva York, la mayor parte gallegos o asturianos. Entre ellos, estaba Juan Gallego, un empresario de A Coruña que se asentaría alrededor del puente de Manhattan en el Lower East Side, en la zona de la calle 14 de Manhattan. Fue aquí, en el corazón de Nueva York, donde junto a otros gallegos fundó el Galicia SC por 1922

Lower East Side en los años 20. ARCHIVO
Lower East Side en los años 20. TWITTER

Ascenso y caída del Galicia SC

El ascenso del club fue tan meteórico como su caída. Desde el punto de vista deportivo, en 1926 ganó la final de la Copa de la Asociación de fútbol de Nueva York. En 1927 perdió la final y en 1928 la ganó otra vez derrotando en el choque decisivo a los irlandeses del I.R.T. Celtics en el campo de Hawthorne Field, en Brooklyn.

A esto hay que sumar que fue de los primeros clubs norteamericanos en realizar una gira por el extranjero. En su caso, el destino escogido fue Cuba. Allí jugaron cuatro partidos en 1926. Los jugadores, en su inmensa mayoría gallegos, llegaron a ser homenajeados por el Centro Gallego de La Habana. 

Expedición del Galicia SC en su gira por Cuba. FÚTBOL DE CUBA

Aunque, su culmen fue cuando le plantaron cara a un Real Madrid reforzado con jugadores de otros equipos españoles. Los blancos volvían de su primera gira por el continente americano e hicieron escala en Brooklyn, donde jugaron su primer partido en este país empatando con el Galicia (1-1).

Luego, desde un punto de vista social, el Galicia SC con Juan Gallego al frente se permitió el lujo de organizar comidas en honor de visitantes ilustres como el Real Madrid o la selección uruguaya de fútbol en el mismísimo Hotel Pennsylvania, en la Séptima Avenida. En 1928, el club era un epicentro de la vida de los gallegos de la ciudad, pues la entidad editaba una revista (llamada Hércules, dirigida por Jesús Prado Rodríguez) y organizaba veladas en homenaje a la escritora Concepción Arenal.

El corresponsal de la época de ABC no podía dejar de sorprenderse al constatar que un club de fútbol organizaba actos de esta entidad. El New York Times, por su parte, definía al Galicia SC como "un equipo potente y rápido, capaz de ganar el campeonato sin perder un partido".

El club era uno de los pulmones de la vida gallega en una city donde el cónsul español, Rafael de Cáseres Gil, también era gallego. Tan potente era entonces la comunidad, que el Centro Gallego tenía su sede en la tradicional Union Square. El presidente era el mismo Juan Gallego que regía los destinos del club.

Brookhattan-Gaetjens, un binomio simbiótico

Imágenes de la final. TWITTER
Imágenes de la final. TWITTER

Con el crack del 29, el Galicia SC desaparecería. No obstante, en 1948, Eugene Díaz, un empresario también emigrado de Galicia, compra un equipo de la American Soccer League, el Brookhattan, al cual rebautiza bajo el nombre de Brookhattan-Galicia, pasando a tener una equipación con los colores de la bandera gallega. Este club no se entiende sin la conexión entre Díaz y Joe Gaetjens.

Este último era un haitiano que había emigrado a EE UU con una beca para estudiar contabilidad en Columbia. En Nueva York, tuvo que buscar un trabajo para pagarse los gastos. Ahí es donde entra Eugene Díaz, dueño de varios restaurantes, quien lo acoge y le da empleo como lavaplatos. Gracias a esta estrecha relación que les une, lo contrata para su equipo de fútbol. Gaetjens no tardó en convertirse en uno de los jugadores destacados. Goleador y figura, aunque su equipo perdió en la final de la Cup en 1948 contra el Sant Louis.

Sin embargo, sus habilidades convencieron al técnico escocés William Jeffrey para convocarlo al Mundial de Brasil en 1950. No era ciudadano estadounidense, pero el jugador y la federación norteamericana declararon la intención de nacionalizarlo y eso bastó para que fuera legal. El mundial fue malo para Estados Unidos, pero en el segundo partido contra Inglaterra sucedió lo inesperado: el aprendiz del fútbol derrotó al país inventor y el héroe fue el delantero negro Joe Gaetjens.

El aroma gallego se esfuma

Poco a poco, el peso del fútbol con acento gallego empezó a ser menor. Queda el recuerdo de un tal Alfonso Marina, nacido en Galicia e internacional con la selección olímpica yanqui en los Juegos de 1956, donde no jugaría ni un minuto.

¿Y qué pasó con el Brookhattan-Galicia? Ya solo como Galicia mantuvo cierto prestigio hasta inicios de los años 60. En 1961 alineó a Terry Springthorpe, ex del Wolverhampton, el norirlandés Joe McIlroy y el argentino Norberto Yacoma en un partido delante de 3.000 espectadores en el Metropolitan Oval de Queens. Pero de gallego quedaba solo el nombre. En 1962 se fusionó con un club amateur de inmigrantes hondureños. Poco después el club se perdería en campos sin apenas público.

Su testigo fue recogido en los 70 por el NY Galicia, fundado por el Centro Gallego de Nueva York. Compitió unos 15 años, hasta que los problemas económicos que la Casa Galicia atravesaba a finales de los 80 impidieron la continuidad del equipo.

NY Galicia en los 70. FACEBOOK
NY Galicia en los 70. FACEBOOK

El proyecto se retoma

Pero, en 2006, ocho décadas después de ganar la American Soccer League, Marcos Roel (expresidente de la Casa Galicia) decide refundar el club bajo el mismo nombre: NY Galicia. Actualmente, este conjunto compite en la División 3 de la Cosmopolitan Soccer League.

Bajo la presidencia del mencionado empresario del sector turístico, el NY Galicia ha ido ganando en popularidad y capacidad de atracción. En consecuencia, contó en 2021 con 30 fichas, por lo cual se optó por crear un filial que compite desde la temporada anterior en la 4 División. El objetivo actual de la entidad es que ambos conjuntos asciendan de categoría.

Más en Deporte General
Comentarios