martes. 07.12.2021 |
El tiempo
martes. 07.12.2021
El tiempo

Hamilton le pega un volantazo al Mundial

Hamilton celebra el triunfo. SEBASTIAO MOREIRA (EFE)
Hamilton celebra el triunfo. SEBASTIAO MOREIRA (EFE)
El piloto británico remontó desde la décima plaza y se sitúa a solo 14 puntos del líder, Max Verstappen

El siete veces campeón mundial inglés Lewis Hamilton (Mercedes) se exhibió este domingo al ganar el Gran Premio de Brasil, el decimonoveno del Mundial de F1, en el que relegó al segundo puesto al neerlandés Max Verstappen (Red Bull), que sigue líder, pero ahora con 14 puntos de ventaja, a falta de tres pruebas para el final del campeonato más emocionante de los últimos años.

Hamilton, que arrancó décimo, protagonizó toda una exhibición al remontar nueve puestos para ampliar a 101 su propio récord histórico de triunfos en la categoría reina en Interlagos, donde su compañero finlandés Valtteri Bottas (Mercedes) fue tercero; y el mexicano Sergio Pérez (Red Bull), cuarto: marcando la vuelta rápida en carrera en el último giro, para quitarle el punto extra a Sir Lewis. En un auténtico carrerón, que los españoles Carlos Sainz (Ferrari) y Fernando Alonos (Alpine) acabaron sexto y noveno, respectivamente.

Volantazo al Mundial. Eso es lo que escenificó Hamilton en un Gran Premio denominado de Sao Paulo este año, para culminar un fin de semana en el que se repuso de una sanción de cinco puestos, primero, por cambiar la cámara de combustión de su Mercedes; y de la descalificación de la cronometrada del viernes, que había dominado, para afrontar la prueba sprint desde la última posición en parrilla.

"La clave fue no rendirse nunca", comentó el astro inglés tras su sensacional victoria, que, después de acabar quinto la calificación sprint, había arrancado décimo este domingo. Demostrando que no ha ganado siete Mundiales por casualidad. Y haciendo bueno su lema, Still we rise, sentencia que lleva tatuada y que viene a decir algo así como a pesar de todo, resurgimos.

Hamilton anunció que, a pesar de las sensaciones vividas en México el pasado domingo, el Mundial sigue muy vivo. A falta de las tres carreras del periplo de Oriente Medio, que arranca el próximo fin de semana en la debutante Catar y se completará con otro estreno, el de Arabia Saudí; una semana antes del cierre de Abu Dabi, el próximo 12 de diciembre, en la capital de Emiratos Árabes.

Bottas, que el año que viene correrá en Alfa Romeo, había firmado el sábado su vigésima pole en la F1 al ganar la prueba sprint, un formato de calificación estrenado este año y en el que también se había impuesto en Monza (Italia). El finés arrancaba primero, por delante de Verstappen –ganador en el estreno de la calificación sprint, en Silverstone (Inglaterra)–, en una carrera que Hamilton afrontaba décimo antes de ser elegido Piloto del Día.

Hamilton, descalificado de la cronometrada del viernes por irregularidades en su alerón trasero, centró la polémica durante las dos primeras jornadas del Gran Premio. Remontó 15 puestos en la prueba sprint, que acabó quinto; pero al penalizar cinco puestos, salió décimo en la pista en la que festejó el primero de sus títulos (2008, con McLaren), el único que no celebró con Mercedes.

Sainz, brillante tercero el sábado, salía desde la segunda fila, al lado de Checo; mientras que Alonso lo hacía desde el duodécimo puesto en una prueba que todos afrontaban con medios salvo el japonés Yuki Tsunoda (Alpha Tauri), con blandos.

Bottas salió mal y Verstappen lo rebasó en la primera curva; poco antes de que Checo, que había pasado a Carlos en la recta de salida, también diera cuenta del finés.

Con los dos Red Bull en cabeza, Hamilton tardó sólo cuatro giros en ascender al cuarto puesto; y Bottas lo dejó pasar en la quinta de las 71 vueltas de las que constó la carrera. El inglés marcaba la vuelta rápida parcial en la sexta, antes de la entrada del coche de seguridad, después de que se tocaran Tsunoda y Lando Norris (McLaren).

Con lo cuál, retirado el safety car, el astro inglés afrontaba una nueva prueba desde el tercer puesto, con Bottas justo detrás; y Sainz sexto, por detrás de su compañero Leclerc.

Mad Max demostró que de loco tiene poco y gestionó a la perfección la reanudación, en la que volvió a contar con la ayuda de 'Checo. Poco antes de que el alerón descolgado del Haas de Mick Schumacher provocase un virtual safety, con lo que la carrera se volvió a relanzar en la 15.

En la primera curva de la 18, Hamilton le tiró un exterior al bravo piloto tapatío, que le devolvió adelantamiento en la siguiente zona de DRS. Pero un giro después, Sir Lewis rebasó al mexicano, que comenzaba a sufrir la presión de Bottas.

Hamilton paró en la 27 –cambió a duros–, la misma vuelta en la que lo hizo Sainz –repitió medios– y uno antes de la entrada en garajes de Verstappen –duros–, que regresó a pista por delante del inglés. Pérez entró en box un giro después; y Bottas se convirtió en líder provisional, por delante de los dos favoritos al título.

Otro coche virtual benefició a Bottas, que paró y regresó por delante de Checo tras la reordenación; con la joven estrella neerlandesa liderando delante de los Mercedes; y Alonso, que no había parado, rodando quinto, por delante de los Ferrari.

Fernando entró en garajes en la 35 (para instalar el duro, en una parada muy lenta); y una más adelante se cruzaba el ecuador de la prueba con Verstappen -que repitió duros en la 41- liderando con un segundo y dos décimas sobre el británico.

Bottas paró en la 42, una antes que Checo, que salió por detrás del finés; y Hamilton repitió duro en la 44, regresando al asfalto por detrás del líder del Mundial. Unas paradas que en el caso de los Mercedes no fueron entendidas por sus pilotos. Pero que no resultaron malas: el inglés marcó dos vueltas rápidas seguidas y se colocó a sólo seis décimas del ídolo de la afición los Países Bajos, a por el que se tiró en la 48.

Verstappen cometió una acción que parecía antirreglamentaria al defenderse de ese ataque, pero que no fue investigada. Así que Hamilton, prudente al principio, en espera de noticias, se lanzó de nuevo cuando supo que Max no iba a ser sancionado.

Con más ritmo y velocidad, en la vuelta 59, el excéntrico y espectacular campeón de Stevenage rebasaba a su principal rival, demostrando que sus siete títulos mundiales no le cayeron del cielo. Culminó una sensacional remontada en dos actos que le llevó de afrontar la prueba sprint desde la última plaza de la parrilla a anunciar que el Mundial 2021 sigue estando muy, pero que muy vivo.

Sainz se tuvo que conformar con la sexta plaza, por detrás de su compañero monegasco Charles Leclerc; y Ferrari confirmó su tercera plaza en el Mundial de constructores, que Mercedes -ganadora los siete últimos- comanda con once puntos sobre Red Bull. Alonso, que no salió bien y al que le perjudicó el coche de seguridad virtual acabó noveno, antes de devolverle la octava posición a su colega francés Esteban Ocon: con ambos Alpine en los puntos.

Tras pasar a Verstappen, Hamilton pilotó sin problemas hacia su sexta victoria del año, antes de dar la vuelta de honor portado una bandera brasileña y darse un auténtico baño de multitudes en Interlagos, donde agradeció a la afición paulista el apoyo recibido durante todo el fin de semana: uno de los mejores de toda su carrera.

Hamilton le pega un volantazo al Mundial
Comentarios