Lunes. 24.09.2018 |
El tiempo
Lunes. 24.09.2018
El tiempo

LOS 34 ENFRENTAMIENTOS ENTRE ESPAÑA E ITALIA

Las mejores historias de los España-Italia, una rivalidad histórica

Iniesta y Pirlo disputan un balón en la final de la Eurocopa de 2012, disputada en el estadio Olímpico de Kiev
Iniesta y Pirlo disputan un balón en la final de la Eurocopa de 2012, disputada en el estadio Olímpico de Kiev
La 'batalla' de Florencia en el '34, las lágrimas de Luis Enrique en el '94 y las paradas de Casillas en el '08 destacan sobre todo

Las selecciones de España e Italia se reencontrarán este lunes (18.00 horas)  en los octavos de final de la Eurocopa 2016, con innumerables episodios que vuelven a la memoria con este clásico, de la batalla de Florencia del Mundial de 1934 o las lágrimas de Luis Enrique a los éxitos de la Roja.

Porque de aquella tristeza mayúscula en el Mundial de Estados Unidos 1994, en los cuartos de final, con aquella derrota tan imborrable como el codazo que le propinó Tassoti a Luis Enrique durante el choque en el estadio Foxboro de Boston, con goles de Dino y Roberto Baggio por Italia y José Luis Pérez Caminero por España (2-1), se ha pasado a la sonrisa de la selección española.

Con sólo una derrota desde entonces contra ese rival, el 2-1 con el que Italia venció en un amistoso el 10 de agosto de 2011, España encadena una serie de cinco encuentros consecutivos sin perder contra ese adversario, al que se ha enfrentado cuatro veces en competición oficial en los últimos tiempos, tres en la Eurocopa.

CON IKER EMPEZÓ TODO. Uno cambió la historia de la selección española, derribada esa barrera que parecía insuperable de los cuartos de final en cada gran torneo. El 22 de junio de 2008, en Viena, ambos equipos empataron sin goles tras los 90 minutos y la prórroga. En los penaltis, surgió la figura de Iker Casillas, con dos paradas memorables ante Italia.

España siguió adelante hasta el título de la Eurocopa 44 años después. Luego, ganó el Mundial de Sudáfrica 2010 y el torneo continental de 2012, disputado en Polonia y Ucrania, también, en este último caso, con duelos contra Italia. El primero, en Gdansk, con empate a uno; el último, la final, en Kiev, con goleada 4-0.

David Silva, en el minuto 14; Jordi Alba, en el 41; Fernando Torres, en el 84; y Juan Mata, en el 88, transformaron en el marcador y en el palmarés el incontestable partido de España, muy superior a Italia. Vicente del Bosque, como seleccionador, y diez futbolistas de la convocatoria repiten ahora choque ante ese rival.

Desde entonces, se han medido en tres ocasiones más, otra en competición, el 0-0 y la tanda de penaltis a favor de España en Fortaleza el 27 de junio de 2013, en la Copa Confederaciones de Brasil, y dos en amistosos: 1-0, en el Vicente Calderón, el 5 de marzo de 2014, y 1-1 el 24 de marzo de este año en Udine (1-1), en un mal partido en el que brillaron David de Gea y Aritz Aduriz.

DUELO HISTÓRICO. Una rivalidad de más de 96 años, desde su primer encuentro en los Juegos Olímpicos de Amberes el 2 de septiembre de 1920 con triunfo de España por 2-0, con especial potencia en el doble choque de los cuartos de final del Mundial de 1934 en el estadio Giovanni Berta de Florencia; el primero el 31 de mayo de 1934 a las 16.30 horas.

En ese momento, ante unos 35.000 espectadores, comenzó un duelo que ha pasado a la historia de sus enfrentamientos por la tremenda intensidad y el parte de lesionados de España, que, dirigida desde el banquillo por Amadeo García, tomó ventaja a la media hora con un gol de Luis Regueiro, pero su adversario empató antes del descanso.

En una polémica acción con un golpe de Angel Schiavio -luego el goleador decisivo en la final para Italia contra Checoslovaquia- sobre el portero Ricardo Zamora, igualó la selección azzurra, por medio de Giovanni Ferrari, antes del combate que se vio en el segundo tiempo y la prórroga, con siete españoles lesionados.

Zamora, Ciriaco, Fede, Lafuente, Iraragorri, Gorostiza e Isidro Langara terminaron dañados el encuentro. Los siete fueron baja en el partido de desempate jugado 24 horas después en el mismo escenario,  como también otros cuatro futbolistas en su adversario: Schiavio, Giovanni Ferrari, Armando Castelazzi y Mario Pizziolo.

Giuseppe Meazza marcó el gol italiano en el minuto 11, mientras los jugadores españoles reclamaban falta sobre el portero Juan Nogués, en un partido en el que hubo un gol anulado a Regueiro. El árbitro suizo Rene Mercet, al igual que el belga Louis Baert, colegiado del primer choque, serían después sancionados por la FIFA.

Italia, después, fue campeona del mundo. Victoria o muerte fue el telegrama que envío Benito Mussolini a la concentración de su equipo antes del encuentro decisivo, ganado por 2-1 en la prórroga frente a Checoslovaquia, después de haber superado en semifinales a Austria (1-0) y haber vencido la batalla de cuartos contra España.

Las mejores historias de los España-Italia, una rivalidad histórica
Comentarios