miércoles. 13.11.2019 |
El tiempo
miércoles. 13.11.2019
El tiempo

El silencio de Jorge Lorenzo pone en "fila india" a fábricas y pilotos

Jorge Lorenzo, tras su caída en el circuito Termas de Río Hondo (Argentina)
Jorge Lorenzo, tras su caída en el circuito Termas de Río Hondo (Argentina)
Lo único que se conoce oficialmente es que el piloto español tiene encima de la mesa la oferta de renovación de Yamaha

El español Jorge Lorenzo (Yamaha YZR M 1), triple campeón del mundo de MotoGP, ha puesto "en fila india" a casi todos sus rivales con el más que probable cambio de moto para la temporada 2017.


La única verdad tautológica conocida es que Lorenzo tiene sobre su mesa desde una semana antes del Gran Premio de Catar la oferta de renovación de Yamaha, marca con la que siempre ha declarado que le gustaría retirarse para convertirse en "embajador" de la misma por todo el mundo, pero desde el anuncio de la renovación por dos temporadas más de su compañero de equipo, el italiano Valentino Rossi, el español ha fruncido el ceño.

Lorenzo declaró durante el invierno que le gustaría renovar su contrato cuanto antes pero desde el momento en el que lo anunció en público Valentino Rossi, sus prisas se han tornado calma y los rumores han comenzado a fructificar de una manera pasmosa.

Aunque nadie confirma nada, Jorge Lorenzo también podría tener una oferta mareante, por sus cifras económicas, encima de la mesa del fabricante italiano originario de Borgo Panigale, Ducati.

Ya en dos ocasiones anteriores Ducati "tentó" al campeón español para que diese el salto pero se encontró con su negativa, aunque ahora la situación parece bien distinta y la "tensa relación" que mantiene con su compañero de equipo podría ser el detonante definitivos, máxime cuando Rossi comentó al respecto y literalmente que "para irse a Ducati hay que tener cojones".

Y además de por la "motivación" que para Jorge Lorenzo supondría irse a Ducati y ganar con la Desmosedici cuando Rossi no lo consiguió nunca, está el alto contrato que al parecer tendría en Italia para las dos próximas temporadas el campeón del mundo de MotoGP en 2017 y 2018, pues se habla de en torno a los doce millones de euros por año.

Además, muchos piensan que Jorge Lorenzo podría conseguir muy buenos resultados con la Desmosedici por su estilo de pilotaje y por su perfección a la hora de conseguir la puesta a punto de sus motos, amén de que dejaría atrás a un equipo en el que ahora mismo se siente maltratado por las "argucias y triquiñuelas" de su compañero de equipo, que poco a poco le ha ido "comiendo el terreno" dentro de la marca.

Y ahora, cuando Jorge Lorenzo no tiene prisas por anunciar su renovación, es cuando saltan todas las alarmas en Yamaha, que empieza a buscar planes alternativos, al ver cada vez más cerca la salida de su vigente campeón del mundo, mientras Ducati se frota las manos comentando en voz baja y sin querer oficializar nada, que esta vez sí ven más cerca la llegada del español.

El caso es que de ser así, sí Jorge Lorenzo decide marcharse a Ducati, se producirá una catarata de modificaciones y de cambios de planes y ofertas en casi todos los equipos relevantes del campeonato, con mención especial al también español Maverick Viñales, ahora en Suzuki, que es el más deseado por otras marcas y que ya podría haber recibido una oferta de Yamaha para acompañar a Valentino Rossi las dos próximas temporadas.

Prácticamente todos los pilotos tienen que renovar sus contratos esta temporada y muchas son las cábalas que se pueden realizar al respecto, pero todas y cada una de ellas, las de Maverick Viñales, o las de Pol Espargaró, que podría continuar en Yamaha Tech3, o también entrar en el nuevo equipo que, también al parecer, quiere montar Sito Pons, aunque en este supuesto podría tener en Alex Rins, actual piloto del doble campeón mundial de los 250 c.c. en la categoría de Moto2, su principal contratiempo.

Inicialmente, además de Jorge Lorenzo, de lo que dependerán todos los movimientos, los pilotos con más proyección actualmente en MotoGP son Maverick Viñales y Pol Espargaró, por su juventud y sus resultados, mientras que Aleix Espargaró tiene muchas papeletas para continuar en Suzuki y todo dependerá de la decisión de Viñales para que el fabricante de Hammamatsu tenga que buscar otro piloto.

Por otra parte casi nadie apuesta por un cambio en Repsol Honda, al menos en lo que se refiere a Marc Márquez, que en buena lógica continuará dos años más en la escuadra petrolera, mientras que será duda Dani Pedrosa.

El panorama de MotoGP es a día de hoy un auténtico rompecabezas y, mientras Jorge Lorenzo no coloque su pieza, no hay nada que se pueda hacer para completarlo. 

El silencio de Jorge Lorenzo pone en "fila india" a fábricas y pilotos
Comentarios