sábado. 04.12.2021 |
El tiempo
sábado. 04.12.2021
El tiempo

1-0. El Atlético de Madrid logra una victoria agónica

Felipe celebra su gol. EFE
Felipe celebra su gol. EFE
El Osasuna estuvo a punto de llevarse un pequeño motín del Wanda Metropolitano

Empatado a última hora por el Valencia, desfigurado por el Liverpool, aún en una expresión anodina esta temporada, el Atlético de Madrid ganó de forma agónica este sábado a Osasuna (1-0), con un gol salvador de Felipe Monteiro cuando el partido parecía destinado a un inamovible empate, cuando la insistencia fue la única solución para rebelarse contra otro encuentro decepcionante, muy por debajo todavía de lo que se espera del campeón y con parada final de Oblak.

Disputados ya diecisiete partidos, incluido el de este sábado, el Atlético navega en una duda insistente. Ni es lo que pretende ni se parece demasiado a lo que fue, dentro de un término medio insuficiente cuando las ambiciones y las responsabilidades que asumen los grandes equipos no admiten matices, cuando la competición por la Liga no espera a nadie y cuando se marca la diferencia entre el grupo de favoritos y de perseguidores. A estos últimos pertenece por ahora el bloque de Simeone, extraviado en la indefinición.

Seis victorias en sus últimos quince choques oficiales son un síntoma evidente. De su plantilla se le espera mucho más de lo que ofrece, tanto como se aguardan las soluciones que siempre aparecen de Simeone, un hombre indiscutible en la mutación en la última década del Atlético, al que recompuso su grandeza. Ahora necesita rearmar a su equipo en torno a una nueva idea, a la nueva exigencia que le proponen sus rivales, tan estudiado como lo tienen.

Nada más el Real Madrid ha sido más productivo como visitante en esta temporada de LaLiga Santander que el bloque navarro

Aún no lo ha logrado esta temporada. Salvo excepciones, como el 3-0 al Betis entre los más recientes y contados ejemplos, la dimensión de este Atlético está aún por descubrir, por expresarse de verdad, si es que lo hace con la plenitud que se intuía cuando configuró la plantilla de la que dispone. Hoy es un equipo más visible por alguna individualidad que por su colectivo. Y eso en el exigente fútbol actual no es nada concluyente, como tampoco lo parecen los continuos centros de Hermoso o como tampoco lo fue el partido entero, más el primer tiempo que el segundo, que ofreció el conjunto rojiblanco frente al Osasuna.

Nada más el Real Madrid ha sido más productivo como visitante en esta temporada de LaLiga Santander que el bloque navarro, que se plantó con descaro en el Wanda Metropolitano. Ni nervioso ni acomplejado, armado en torno a sus cinco defensas, a una estructura compacta, sin rehuir la posesión de la pelota, ganador de muchas de las segundas jugadas cuando el duelo transitó por sus primeros compases, cuando se jugó a todo lo que pretendía Osasuna y, sobre todo, en campo del Atlético.

No le vienen nada bien al grupo de Simeone tales parámetros. Necesita crecer en el terreno rival, donde se siente más fuerte. También requiere más vértigo su juego. Sin él, el regate es un simple mecanismo para terminar en el mismo sitio. En la nada. Le ocurrió al Atlético todo el primer acto salvo cuando surgió Griezmann, que, en contraste, cada vez se parece más al '7' que hizo goles y goles en su primera etapa. Él monopolizó cada ocasión -algunas no tanto para ese calificativo- del primer tiempo.

El empate no le valía al Atlético, que ha concedido tanto en las últimas semanas que ya sólo le vale ganar cada día

Porque no hubo demasiadas oportunidades. La mejor del Atlético, una pared desbordante entre Marcos Llorente y Correa que terminó en el remate apurado de Griezmann; la mejor de Osasuna, un trallazo de Lucas Torró que Oblak repelió como pudo para sostener el 0-0 al descanso; un resultado inválido para el conjunto rojiblanco, que ha concedido tanto en las últimas semanas que ya sólo le vale ganar cada día.

En ello insistió el Atlético, que cambió el partido. Porque comenzó a jugar en campo rival con la constancia que no lo había hecho antes, porque empujó a Osasuna hacia su área, lejos del bloque alto con el que pretendía defenderse, y porque merodeó sobre el marco de Sergio Herrera con una cantidad de centros, sobre todo de Vrsaljko, que presagiaban algo más de lo que había ocurrido antes, por más que aún Luis Suárez y Rodrigo de Paul calentaban en la banda para entrar en juego para media hora.

En cualquier caso, no había promovido en una hora de partido ni una sola parada del guardameta de Osasuna. Nada amenazante para él ni para su equipo, resistente entonces y rehecho después, sin quitar el ojo tampoco de la portería contraria, tan consciente como cada uno de los espectadores del Wanda Metropolitano del fino filo en el que se movía el resultado del partido, como el cabezazo ganador de Felipe Monteiro en el minuto 86. La única fórmula, agónica, que tiene hoy por hoy el Atlético.
 

FICHA TÉCNICA:
1 - Atlético de Madrid: Oblak; Vrsaljko (Carlos Martín, m. 84), Savic, Felipe, Hermoso; Llorente (Kondogbia, m. 74), Koke, Lemar (Luis Suárez, m. 65); Correa (De Paul, m. 65), Griezmann (Cunha, m. 74), Carrasco.
0 - Osasuna: Sergio Herrera; Nacho Vidal, Unai García, David García, Juan Cruz, Manu Sánchez (Roberto Torres, m. 88); Jon Moncayola (Barja, m. 88), Lucas Torró (Oier, m. 65), Darko Brasanac (Íñigo Pérez, m. 74); Chimy Ávila (Budimir, m. 65) y Kike García.
Gol: 1-0, m.87: Felipe.
Árbitro: Sánchez Martínez (C. Murciano). Amonestó al local Griezmann (m. 45) y a los visitantes Manu Sánchez (m. 55) y David García (m. 81).
Incidencias: partido correspondiente a la decimocuarta jornada de LaLiga Santander, disputado en el estadio Wanda Metropolitano ante 53.261 espectadores. 

1-0. El Atlético de Madrid logra una victoria agónica
Comentarios