jueves. 19.09.2019 |
El tiempo
jueves. 19.09.2019
El tiempo

"Slipknot rechazó tocar en París o Barcelona para hacerlo en Viveiro"

Iván Méndez, director del Resurrection Fest. EP
Iván Méndez, director del Resurrection Fest. EP
Los representantes que le colgaban el teléfono con 18 años hoy se pelean para conseguir una plaza en sus festivales. A sus 33 años, Iván Méndez es la cabeza pensante detrás del Resurrection Fest, del O Son do Camiño, del Tsunami Xixón y del Caudal Fest. Casi nada.

EL CAUDAL fest alcanza su segunda edición el próximo fin de semana con el objetivo de convertirse en el festival referente del fin del verano en España.

¿Cuáles son las principales diferencias entre la segunda y la primera edición del Caudal Fest?

El formato será más grande gracias a un segundo escenario, lo que nos permite tener un cartel más amplio y meter más artistas cada día. También ampliamos la zona de acampada para ofrecer a todos los asistentes otra alternativa para alojarse en Lugo. Y vamos a mejorar la ambientación general del festival, a nivel de comodidad para los asistentes. Los que repitan van a notar que hemos dado un paso más.

¿El objetivo es convertir el Caudal Fest en lo que es el Resurrection Fest para Viveiro?

El objetivo es que se sitúe como uno de los principales festivales en el norte de España y que crezca con el paso de los años. Queremos que sea el gran festival de fin de verano de España.

Dice Esteban Girón que el Resurrection Fest fue la apuesta más arriesgada de la historia de la música. ¿Por qué?

Porque resulta extraño que un festival de metal, hardcore y punk se organice en Viveiro, un sitio alejado de las grandes ciudades, sin aeropuertos cerca. Fue una apuesta arriesgada cuando empezamos hace 14 años y nadie se esperaba el éxito que ha tenido durante todo este tiempo.

El Hellfest es uno de mis festivales preferidos. También el Summer Breeze o el Sziget Festival, una cita que es muy inspiradora

Hace tiempo dijo que cuando tenía 18 años los representantes no le tomaban en serio. ¿Cómo han cambiado las cosas?

Cuando empezaba veían un chaval sin experiencia y era muy difícil captar la atención de los artistas. Después de 15 años hay cosas que son más fáciles, porque hay una trayectoria y una historia detrás. Los artistas ya nos conocen, pero desde que viven únicamente de los conciertos en directo, las exigencias cada vez son mayores. Eso dificulta todos los procesos.

¿Cuál es la banda que más se ha resistido, la que más tiempo de gestión le ocupó?

Slipknot, que actuaron el año pasado en el Resu. Era una de las bandas más solicitadas en la última década y giraban muy poco. Fue un reto personal conseguir que el artista rechazase ofertas en grandes ciudades como Barcelona, Milán o París y que tocara en Viveiro. El proceso de negociación duró dos años.

¿Cómo les convenció?

Enseñándoles lo que el festival podría aportar a la banda para conectar con el público de España. Les gustó mucho el encanto que tiene el Resu, algo que no vieron en las otras propuestas. Eso fue el factor diferenciador.

¿Cómo fue la experiencia de traer a Kiss por primera y única vez a Galicia?

Fue un reto importante. Kiss en todo 2018 solo hizo cinco conciertos. Conseguir que uno fuese en Viveiro fue, a nivel de logística, muy complicado. Hacer cuadrar todos los camiones, los aviones privados involucrados en un concierto de Kiss, fue muy complejo. Se vendió una propuesta de lo que significaba el Resurrection y lo vieron como algo distinto a lo que hacían y en un lugar muy diferente al que estaban acostumbrados.

Cuadrar los camiones y los aviones privados que se involucran en un concierto de Kiss fue un reto muy complejo

Ha vivido todo tipo de extravagancias y peticiones surrealistas de artistas de primer nivel.

Anécdotas con los artistas muchísimas. Los hay que llegan al camerino y te piden que pintes las paredes de otro color, que todo tiene que estar a temperatura exacta, a 28,5 grados, etc. Sobre todo de puertas para dentro, en el trato con nuestro personal y en el trato directo entre festival y artista. De puertas para fuera todo es muy normal.

¿Algún artista que le haya sorprendido especialmente?

Iggy Pop en O Son do Camiño. Dio un concierto que nos sorprendió a todos, con una energía brutal. El propio Iggy dijo que había sido el mejor concierto de su carrera en España. También Lenny Kravitz el año anterior, que acabó reconociendo que nunca había vivido algo así en este país.

Una parte de su trabajo consiste en viajar a otros festivales para observar e incorporar nuevas tendencias.

Sí, viajo a festivales de todo el mundo para ver lo que se mueve en otros lugares. Es la mejor forma de innovar.

Y de todos esos festivales preferirá alguno.

Uno de mis favoritos es el Hellfest, que se celebra en Francia, por temática y cartel, pero también me encantan el Summer Breeze (Alemania) o el Sziget Festival, en Budapest, que es muy inspirador para la industria de los festivales por lo innovador que es.

Dirige el Resurrection Fest, el O Son do Camiño, el Tsunami Xixón y el Caudal Fest. ¿Para cuándo un gran festival fuera de España?

Tenemos propuestas encima de la mesa pero nuestra prioridad es seguir mejorando los festivales que tenemos y que cada vez sean más completos.

¿Cuándo notó que el Resurrection se convirtió en una referencia?

Hubo varios hitos. Uno de ellos fue en 2010, con cinco años de trayectoria, porque vino mucha más gente de fuera que en los anteriores. Otro fue en 2013, cuando trajimos a Slayer de cabeza de cartel. Y también en 2016, con Iron Maiden, un grupo que tocaba en grandes estadios y que nos dio un impulso bestial a todos los niveles.

¿Cuándo le van a poner una calle en Viveiro?

(Risas) No creo que pase. Es cierto que muchísima gente en el mundo conoce Viveiro por el Resurrection. Aportar valor turístico es algo que nos enorgullece, porque somos vivarienses.

"Tenía una lista de grupos que ver en directo antes de morir y ya los he tachado todos"

¿Qué grupo no ha podido ver en directo?

Los que tenía en la lista de ver antes de morir creo que los he visto todos. Luego hay grupos que se han separado o que ya no están en activo que me he quedado con ganas de ver.

¿Por ejemplo?

Pantera. Uno de los grandes grupos de heavy metal a nivel mundial. Se separaron hace años por la muerte de su guitarrista.

Si Pantera siguieran en activo, ¿habrían sido cabeza de cartel en el Resurrection Fest?

Sin ninguna duda.

Si tuviera que organizar un festival solo de los grupos que le gustan, ¿cuál sería ese cartel?

Sería un festival al que no iría nadie. Si organizase un festival solo de lo que me gusta a mí, no tendría público. Cuando programas uno tienes que pensar en el público potencial. Si lo haces pensando en tus gustos, no llegas a ningún lado.

Vendidas el 90% de las entradas del Caudal Fest
Aquellos que quieran disfrutar de dos días de festival y de grupos como Izal, La M.O.D.A., Marea, La Pegatina o Carolina Durante deben darse prisa, porque a tan solo una semana de su arranque, el Caudal Fest ya ha vendido el 90% de las entradas disponibles.

Precios
El precio de una entrada para cualquiera de las dos jornadas por separado es de 35 euros.

Abonos VIP
Los abonos VIP que incluyen los dos días se pueden adquirir por 99 euros. El abono estándar, por 55.

"Slipknot rechazó tocar en París o Barcelona para hacerlo en Viveiro"
Comentarios