martes. 03.08.2021 |
El tiempo
martes. 03.08.2021
El tiempo

La Semana de cine homenajea al 'señor de la luz' de Portomarín

José López sostiene una de sus fotografías de Portomarín. SABELA FREIRE
José López sostiene una de sus fotografías de Portomarín. SABELA FREIRE
A sus 91 años, José López ha dedicado toda su vida al servicio de la fotografía y conserva miles de imágenes que son testimonio de la historia

Dicen que la cara es el espejo del alma y José López ha inmortalizado a lo largo de sus 91 años de vida decenas de miles de almas de los vecinos de su amado Portomarín, su tierra natal. Sus fotografías han permitido capturar un momento, un instante o un suspiro que pasarán a conservarse en el mismo estado eternamente.

"Aínda hoxe vexo un obxectivo e témblame o corazón", reconoce este nonagenario cuyos ojos captaron durante décadas los momentos cotidianos de toda una comarca. Emocionado y nervioso Pepe, como le conocen sus amigos, era este miércoles homenajeado en Lugo dentro de la programación de la Semana de Cine. Un reconocimiento "moi merecido" a la trayectoria de un fotógrafo y un vecino muy apreciado.

"Pepe ten a nosa estima e recoñecemento porque é un señor da luz con tódalas letras. Forma parte deses históricos fotógrafos dos anos 50 e 60 que con métodos rudimentarios, sen enfoque e facendo malabares para ter unha boa iluminación, conseguiron imaxes que son testemuñas da historia", así describía Xulio Xiz, presidente de Fonmiñá —organizador de la cita cinéfila— al homenajeado.

"Conservo máis de 40.000 clichés que reflicten como era a vida en Portomarín e na comarca hai xa case un século"

Y es que López recordaba que su primer encuentro con una máquina fotográfica fue siendo solo un niño. "Meu padriño tiña unha cámara coa que facía as fotografías para os pasaportes e a min encantábame axudarlle". Sin embargo, no fue hasta que cumplió los 22 años cuando realizaba el servicio militar en Melilla cuando pudo comprar su primera cámara. "Custoume nada menos que 150 pesetas e dediqueime a facer capturas da paisaxe alí, que era moi fermosa. Foron todo un éxito, meus compañeiros quedaron impresionados e todos querían unha de recordo", relata.

Por aquel tiempo dedicarse a la fotografía no era algo sencillo. "Non había obxectivos, nin flashes coma agora. Facer unha foto levábache máis de media hora e había que ter todo milimetrado para que salise ben porque so había unha oportunidade", bromea el nonagenario y recalca que los carretes "estaban moi caros para os tempos que corrían e só daban para facer unhas nove fotos como máximo".

López señala que fue al regresar a su tierra natal cuando decidió dedicarse profesionalmente a la fotografía. "Viñen a Lugo e un xornalista da cidade recomendoume unha boa cámara. Con esa empecei a retratar a xente e entornos de toda a miña comarca. Daquela non había ninguén que se dedicase a isto e empecei a facerme coñecido entre os veciños", señala el homenajeado.

Una de las colecciones más valiosas que conserva el fotógrafo son cientos de imágenes de la vida cotidiana en el antiguo Portomarín, antes de que el embalse lo anegase por completo. "Aparecen as mulleres lavando no río, os nenos xogando, as festas, as procesións... Está retratada a vida naquel pobo. Pasaron moitos anos e aínda hoxe me acordo da xente que sale nesas imaxes".

Pero su archivo no queda ahí. Portomarín, Sarria, Paradela... Pepe recorría todos los concellos de la comarca para eternizar instantes que pasarán a la historia: "En total teño máis de 40.000 clichés fotográficos que reflicten como era a vida en Portomarín e na comarca hai xa case un século". Parte de estas instantáneas han quedado perpetuadas en el libro Orixes e consolidación da historia da fotografía de Lugo, de Eduardo Rodríguez Ochoa, que también fue presentado este miércoles.

Así, la esencia del viejo Portomarín y las almas de todos sus vecinos permanecerán para siempre inmortalizadas en blanco y negro gracias al trabajo de José López, un señor de la luz con letras mayúsculas.

La Semana de cine homenajea al 'señor de la luz' de Portomarín