"Quiero superar en títulos a la duquesa de Alba; llevo buen ritmo"

Samantha Hudson, la gran diva del siglo XXI aterriza este sábado a partir de las 20.00 horas en el Atlantic Pride de A Coruña con Liquidación total. Un show que no dejará indiferente a nadie y ya advierte: "Preparen flores o tomates"
Samantha Hudson. SALVA MUSTÉ
photo_camera Samantha Hudson. SALVA MUSTÉ

Samantha Hudson sólo hay una. Indescriptible, descarada, activista, sin pelos en la lengua y excomulgada por el obispo de Mallorca. Así es la "reina de los bajos fondos" que arrasa por donde pasa.

Está de gira con Liquidación total ¿De que haría usted liquidación?

Liquidaría a la humanidad entera. Me tranquiliza pensar que si tuviera un botón podría desaparecer todo el ser humano. Es desesperanzador lo que está sucediendo, estamos evolucionando mal. 

Con sólo 22 años ya es un referente para la generación Z.  ¿Da vértigo?

Vivo muy tranquila porque no creo que yo influya tanto en las personas y de hacerlo estoy orgullosa porque casi siempre estoy muy convencida de todo lo que digo y hago. Intento estar siempre muy informada y tener un punto de vista crítico con todo.

Si tuviera un botón liquidaría a la humanidad entera. Es desesperanzador lo que está sucediendo

Samantha Hudson. EP
Samantha Hudson. EP

¿Cómo fue su adolescencia en Magaluf como Iván González?

Muy divertida y bastante traumática. No tuvo desperdicio... Ya te puedes imaginar, criar a un niño en una zona que es referente de droga caníbal, balconing... Pero tengo buenos recuerdos.

¿Sufrió acoso?

Sí, pero tampoco me acuerdo demasiado, o lo o he olvidado, o no fue algo excesivo. Me podría haber ido peor, y es un poco triste tener que agradecer que no me haya ido tan mal. Pero a mí siempre me ha resbalado todo mucho. 

Saltó a la fama por una inocente tarea de instituto, el videoclip Maricón. Le ha dado muchas alegrías pero también fue muy criticado. ¿Cómo vivió los ataques?

Fue abrumador que la Iglesia, la Conferencia Episcopal, los partidos de derechas, el Defensor del Menor... y un largo etcétera arremetiese contra un niño de 15 años. Por otro lado fue excitante porque siempre quise ser una súperestrella y me hicieron una gran campaña de márketing.

Sacó un 9 en la asignatura...

(Risas) Por supuesto, siempre he sacado buenas notas.

Pero fue excomulgada por ello.

Me dio igual, mejor así, apostatar es un rollo. A Madonna también la excomulgaron. De rubias guapas va la cosa.

Fui excomulgada pero me dio igual, mejor así, apostatar es un rollo. A Madonna también la excomulgaron. De rubias guapas va la cosa

¿De dónde viene el nombre de Samantha Hudson?

Me surgió de repente, pero le di sentido con los años. Me gusta pensar que es una mezcla entre Samantha de Sexo en Nueva York y el río Hudson que fue dónde aterrizó aquel avión de forma estrepitosa. Una mezcla perfecta entre una chica cosmopolita y un accidente que se cobró cero muertos.

En su último videoclip le pega un tiro a Franco. ¿Se planteó si podría traerle consecuencias?

Contemplé cuáles podrían ser las represalias pero al final no fue más allá de cuatro fachas quejándose y todos los detractores de mi trabajo haciendo ruido como es de costumbre.

Samantha Hudson en una actuación en Lugo. XESÚS PONTE
Samantha Hudson en una actuación en Lugo. XESÚS PONTE

¿Qué le diría a sus haters?

Que a palabras necias, oídos sordos. Los más efectivo es hacer como que no has escuchado nada y regalarles la indiferencia total.

¿Se ha autocensurado alguna vez?

La autocensura forma parte de la violencia correctiva de la sociedad, que impone unos estándares y una visión autocrítica que muchas veces te lleva a coartarte. Yo creo que nunca me he autocensurado, si lo he hecho no he sido consciente.

Cantante, actriz, activista, performance, travesti y hasta filántropa...  ¿Quién es verdaderamente Samantha Hudson? 

Podría decirse que soy una mujer del Renacimiento, soy todo eso y muchísimo más.

Se ha definido como la Norma Duval de la izquierda.

(Risas) Yo voy soltando títulos nobiliarios y la prensa los recopila. Mi verdadera ambición es superar a la duquesa de Alba en títulos y debo de decir que llevo buen ritmo, voy por buen camino.

Y sobre todo una persona sin pelos en la lengua...

¡Claro! Sería incómodo tener una lengua peluda, yo procuro tenerla siempre bien rasurada.

Hay gente que por existir ya está provocando y otra quiere provocar de forma intencionada. Yo tengo un poco de todo, soy provocadora al cuadrado

¿Provocadora se nace o se hace?

Depende, hay gente que por existir ya está provocando y otra que quiere provocar de forma intencionada. Yo tengo un poco de todas, soy una provocación al cuadrado.

¿De dónde viene su pasión por Arturo Valls? Tiene su nombre tatuado en el trasero.

Un compañero se compró una máquina de tatuajes y le dije que me tatuase Arturo Valls. Pero la gente busca siempre un razonamiento lógico a todo y tuve que justificar este absurdo diciendo que me encantaba Ahora caigo (risas).

¿Con que sorprenderá a los coruñeses en el Atlantic Pride?

Ofreceré un show con los grandes éxitos de mi breve, que no escasa, carrera musical. Con coreografías estrepitosas y mucho canalleo y sinvergonzonería. Espero que venga a verme la gente que me conoce y la que no, que tengan preparado un ramo de flores o una ristra de tomates para que decidan qué lanzarme al escenario al acabar.

Comentarios