Olga Osorio: "Quiero reivindicar el derecho de todas las mujeres a la mediocridad"

La cineasta lucense llega a las salas con la película ¡Salta!, una cinta inspirada en sus hijos y en lo complicadas que pueden resultar las relaciones fraternales. Cuenta, además, con un reparto de lujo, con el actor gallego y ganador de un Goya, Tamar Novas, como protagonista principal
Olga Osorio, durante el rodaje. ESTEBAN DE LA IGLESIA
photo_camera Olga Osorio, durante el rodaje. ESTEBAN DE LA IGLESIA

Olga Osorio (Lugo, 1972) es una periodista que decidió ponerse detrás de una cámara hace ya una década. Un amor por el cine que descubrió en la ciudad de la Muralla y que celebra en su debut como directora de largometrajes con ¡Salta!, que se preestrena el martes en As Termas a las 19.55 horas y el próximo viernes llegará a las carteleras españolas.

¿Qué pueden esperar los espectadores de ¡Salta!’?
La historia se centra en la vida de dos hermanos, Teo que dice haber encontrado un agujero de gusanos y su hermano Óscar, que no le acaba de creer. Es una película que tiene mucha nostalgia y mucha ternura. Y también tiene bastante humor. Los viajes en el tiempo entre los 80 y el nuevo milenio son una parte fundamental.

¿Qué diferencias halla entre ambas épocas?
Muchas. Ha habido muchísimos cambios en estos años. Los fundamentales y que más resaltamos en la película son los tecnológicos. Sin ir más lejos: antes no había móviles, tampoco acceso a internet o redes sociales. Ha cambiado completamente nuestro día a día, nuestra manera de estar en el mundo y la forma en la que nos relacionamos.

¿Considera que estos cambios han afectado a toda la sociedad por igual?
Creo que son cambios muy importantes para todos, especialmente para los chiquillos. En la presentación de uno de los protagonistas en el filme, el niño está jugando al fútbol en la calle y todo el barrio está lleno de jóvenes. En cambio, en los 2000, las calles están completamente vacías. Nos hemos adaptado muy rápido a los nuevos tiempos, pero también pienso: "Si la Olga niña llegara aquí, fliparía".

Veo que las mujeres llevamos los deberes mucho más hechos, no sé si ocurre porque estamos acostumbradas a que se nos cuestione más y a tener más inseguridades

¿Cómo ha transmitido su propia mirada en la cinta?
En muchísimas cosas. Esta es una película muy personal: es una carta a mis hijos y una manera de hablarles. Aunque se traten cosas tan fantásticas como los viajes en el tiempo, al final se termina hablando de lo que uno conoce.

Una de sus principales inspiraciones para la cinta fue, precisamente, la relación entre sus hijos.
El ecosistema de los hermanos es muy peculiar (ríe). La película está hecha para esto, su mensaje es: "Por favor aprende a querer bien a la persona que tienes al lado y a cuidar de ella. Si faltase en tu vida, esta sería mucho peor". Aunque los protagonistas están inspirados en mis hijos, la infancia que retrato es la mía esencialmente.

Una infancia que transcurrió en su ciudad natal, Lugo.
Yo viví en Lugo hasta los 18 años, cuando me marché a estudiar Periodismo, pero mis raíces siguen ahí.

¿Cómo describiría aquella época en la ciudad?
Yo pillé una época muy buena en Lugo, tuve mucha suerte. La ciudad tenía mucha vida y había gente muy interesante: Siniestro Total, los Coira, Luis Tosar... De hecho, me fui a Madrid pensando que iba a encontrar cosas mucho mas interesantes y debo decir que no. Los dientes musicales, al igual que los cinéfilos, los eché en Lugo. Yo soy quien soy por mis años ahí y esto no hay quien lo cambie

 El escenario principal es el barrio de Las Flores en A Coruña. ¿Le ha picado el gusanillo de rodar en Lugo?
Me encantaría rodar en Lugo. Me parece una ciudad muy cinematográfica y que está poco explotada en el cine. Hace tiempo escribí un guion pensando en la ciudad y lo propuse para que fuese rodado allí. Pero, al final, por diversos motivos no salió.

También ha sido su debut como directora de un largometraje. ¿Cómo definiría la experiencia?
Dirigir ¡Salta! ha sido un regalo. Lo he disfrutado mucho, he sido muy feliz haciéndolo. Además, tengo que decir que he sufrido muy poco. La dirección desde fuera impone y pensé que lo iba a pasar fatal. Pero curré mucho, llevaba los deberes muy hechos y todo muy preparado.

¿Cree que ha tenido que esforzarse más por el hecho de ser mujer?
Yo preparé mucho el trabajo, dibujé la película en hasta tres ocasiones y creo que es una actitud muy femenina. Veo que las mujeres llevamos los deberes mucho más hechos, no sé si ocurre porque estamos acostumbradas a que se nos cuestione más y a tener más inseguridades. Habrá chicos que también lo hagan, pero ellos tienen la confianza de estar en el sitio que les corresponde.

Participó en varias ocasiones en el Festival de Sitges, siendo la única mujer directora de cortos compitiendo en la sección oficial.¿Hacen falta más mujeres en la dirección?
Sí, faltan. Que haya mujeres haciendo películas también hace que exista un discurso que llegue a nuestras hijas. Como el tema de las masculinidades, yo creo que en parte empecé a dirigir porque vi lo difícil que era para una mujer a muchos niveles. No es que nadie te lo prohíba o te lo impida o te digan "no" por ser una mujer. Pero son esas pequeñas cosas sutiles que te hacen hacerte pequeñita, te llenan de miedo y de inseguridades.

El sector está en manos de señores, los mismos que estamos viendo estos días en el fútbol

¿Cree que en las mujeres está más interiorizado el pánico al fracaso?
Sí, las mujeres no hacemos nada sin estar muy seguras. No es justo que tengamos que ser maravillosas, fantásticas, guerreras… Reivindico el derecho de las mujeres a la mediocridad, igual que el de los hombres. Las mujeres no tenemos que ser perfectas.

¿Considera que el sector cinematográfico es machista?
El sector está en manos de señores, los mismos que estamos viendo estos días en el fútbol. Miras las cifras y las películas dirigidas por mujeres tienen menos presupuesto que las dirigidas por hombres. Hacemos cine intimista porque no nos dan dinero para hacer otra cosa. Queda todavía mucho por hacer.

¿Lo ha vivido con ¡Salta!?
Mi historia tiene esa sensibilidad femenina, aunque tenga unos protagonistas masculinos. Soy una mujer y escribo desde mi lugar en el mundo. La cinta tiene un trasfondo feminista, son pequeños detalles. Por ejemplo, para mí era muy importante que el personaje de Tamar Novas fuese un cuidador de los suyos. Lo hablaba con una amiga: "No hay que darles pistolas a las niñas, hay que darles bebés a los niños".

Comentarios