Juanjo De la Iglesia

"Se puede ser divertido y también ser serio a la vez"

Juanjo De la Iglesia fue uno de aquellos hombres de negro del Gran Wyoming en Caiga quien caiga. Ahora se ha metido a mago y presenta Medium tontum en el cine Alovi de As Pontes este sábado a las 20.30 horas
G
photo_camera Juanjo De la Iglesia. PABLO SANTANA

Por extraño que parezca, a Juanjo de la Iglesia la magia no lo coge desprevenido. Antes que fuese periodista y comunicador, ya le gustaba hacer números de ilusionismo y pisar los escenarios teatrales. Ahora, con el paso de los años, retoma parte de ese camino del espectáculo, que compagina con su trabajo diario como colaborador en el programa La brújula, en Onda Cero. Este sábado llevará su espectáculo, Medium tontum, a As Pontes. Las entradas se pueden adquirir en aspontes.sacatuentrada.es, por 5,4 euros.

Antes de nada, ¿Qué hace un periodista metido a mago?

En realidad, llevo dedicándome a la magia como afición desde joven, antes que comenzase a trabajar en los medios. Estuve estos años tratando de compaginar ambas cosas. Cuando terminó Caiga quien caiga, mi compañero del programa Tonino y yo hicimos un espectáculo juntos, Adictos al régimen, donde también combinábamos magia con humor y teatro.

¿Los periodistas nos vemos obligados también a hacer ilusionismo muchas veces? No lo creo. Periodistas e ilusionistas deben entretener, sorprender y asombrar al público pero la diferencia está en que el ilusionista hace trampa, hace el juego del engaño, y el público se deja engañar pero no se le miente. Un periodista, en cambio, lo máximo a lo que puede aspirar es a no mentir.

¿Pero no hay medios que también pueden mentir?

Habría que ver cada caso en concreto. Lo que está claro es que cuando alguien miente haciendo periodismo no hace ilusionismo sino que, simplemente, está mintiendo a su público.

¿Tuvo que disfrazar la realidad en alguna ocasión?

Nunca me han obligado y si lo hiciesen, hubiera dicho que no. Nunca hubo nadie que me dijera que no podía decir algo. Quizás, suavizarlo sí, pero no decirlo, no. En Caiga Quien Caiga impartía en clave de humor un curso de ética periodística. ¿Tendría ahora más trabajo que en aquella época? Sería muy difícil hacer ahora ese curso, la verdad. Sobre todo, con el periodismo digital porque los titulares exagerados que proponíamos en plan jocoso ya se ven ahora en los digitales. La base de aquel curso era criticar algunos titulares de prensa por no atreverse a decir el periodista lo que pensaba sobre el tema. Ahora, en cambio, los de la prensa digital son mucho más exagerados y disparatados que los que proponíamos. ¿Tuvo algo que ver su paso por Caiga Quien Caiga con dar este nuevo giro que dio en su trayectoria? En cierto modo sí porque, a raíz de Caiga Quien Caiga hice la gira con Tonino y, por otra parte, el programa tenía ciertos componentes de espectáculo. De todas formas, ya antes, esporádicamente, me subía a los escenarios. No me ganaba la vida en esto, pero sí tenía la posibilidad de acercarme a cierto tipo de público, distinto al que me seguía en los medios.

¿Recompensa más el mundo del espectáculo que el de la información a nivel personal?

En prensa, me dediqué más a la comunicación que a la información El periodismo lo ejercí menos tiempo que el entretenimiento. Fui más de programas que de informativos, especialmente hice espacios más relacionados con el humor. Así que te diría que depende con qué espectáculo, dónde y también de lo que puedas hacer.

¿Qué va a presentar en este espectáculo que trae a As Pontes, titulado Medium tontum?

Es un espectáculo de humor que ya presentamos en Madrid yo y mi compañero, el actor Juan Anillo. Ofrece humor y magia y hace una parodia de los poderes paranormales. Hacemos efectos de ilusionismo real. Quisimos hacer un espectáculo que entretenga, sorprenda y asombre. Combina música y magia. Lo importante es levantarle a la gente una sonrisa.

¿Es el título, Medium tontum, una indirecta hacia alguien?

[Risas]. ¡El título es una manera de reírme de mí mismo!

El subtítulo del cartel también es curioso: "Fenómenos paranormales y para no tan normales"… ¿Mejor no ser tan normal?

El subtítulo es un juego de palabras inocente sobre fenómenos que me hacen gracia. En el espectáculo se entremezclan la cordura con el disparate y es un guiño para aquellos que no acaban de creer en esas cosas.

¿Tiene algo de monólogo también el espectáculo?

Todo espectáculo de magia es un monólogo, en cierta manera.

Añaden también música en vivo y humor. ¿Es un show para partirse de la risa?

La idea es que la gente, por lo menos, sonría y pase un buen rato. Si se desternilla, mejor, pero por lo menos que salga del teatro diciendo "¡qué bien lo he pasado!" y con una sonrisa en la boca.

¿Siempre fue un tipo simpático?

Dependerá a quién se lo preguntes. Lo he procurado, eso sí.

¿Pero se considera un hombre de chiste fácil?

No soy un ocurrente constante. Soy normalito.

¿Un tipo serio, entonces?

Decía Chesterton que "lo divertido no es lo contrario de lo serio, es lo contrario de lo aburrido". Por lo tanto, se puede ser divertido y serio a la vez.

¿Cuántos forman el espectáculo?

Estamos Juan Anillo, que vive en As Pontes, y yo. También nos acompañan tres músicos, que son de As Pontes. Es la primera vez que incorporamos música en directo, a ver qué tal resulta.

¿Cuál es la razón por la que vienen hasta As Pontes? ¿Influye algo que Juan Anillo viva ahí?

De momento, este espectáculo no forma parte de ninguna gira establecida. Lo hicimos en Madrid y ya está. Ahora iremos a As Pontes porque también Juan Anillo vive ahí y veremos qué respuesta tiene fuera de Madrid. Si va bien, nuestra intención es empezar a moverlo mucho por el resto de Galicia y por otras ciudades.

Comentarios