miércoles. 21.08.2019 |
El tiempo
miércoles. 21.08.2019
El tiempo

Les Luthiers: "¡Nosotros vivimos de la retranca!"

Los integrantes de 'Les Luthiers', en Vigo. RAFA FARIÑA
Los integrantes de 'Les Luthiers', en Vigo. RAFA FARIÑA

A Galicia han venido para hacernos reír y para comer pulpo (prometen pedirlo hasta de desayuno). Actuarán este viernes, sábado y domingo en Vigo, a las 21.00 horas

Medio siglo. Ese es el tiempo que llevan sobre los escenarios los argentinos Les Luthiers. Con 51 años de trayectoria los humoristas representarán en Vigo, Santiago de Compostela y A Coruña a lo largo del mes de noviembre una antología de sus obras más celebradas. Viejos Hazmerreíres recorrerá también la geografía española en 2019. Dos de los integrantes del grupo, Marcos Mundstock y Tomás Mayer Wolf, atendieron este jueves a Diario de Pontevedra en el Hotel Nagari de Vigo. El primero de ellos forma parte de Les Luthiers desde sus inicios, Mayer Wolf se incorporó hace un año a la formación para sustituir a Carlos Núlez Cortés, que se jubiló voluntariamente.

Llevan 51 años sobre los escenarios. ¿Tienen humor para otros 50?
Marcos Mundstock: Estoy esperando los resultados de unos estudios de sangre y unas radiografías y, cuando tenga los resultados le doy la respuesta.

Traen a Galicia un espectáculo que mezcla números de toda su carrera.
M: No es el resumen de nuestra carrera, sino uno de ellos. Por suerte podemos elegir entre muchos espectáculos. Nosotros elegimos unos diez títulos, los armamos y montamos un nuevo espectáculo. Esto no es lo mejor de estos 50 años.

¿Y cuál fue el criterio de selección?
M: Primero hicimos una lista entre todos con algunos números que nos gustaban y luego buscamos que fuesen armónicos entre sí. Que es tuviese equilibrada la música clásica y la popular, que hubiese escenas grupales e individuales, que hubiese presencia de todos los integrantes... A veces mezclar cosas buenas no significa que vaya a salir algo bueno.
Tomás Mayer Wolf: Esta antología tiene como hilo conductor la radiotertulia. Es un número que está segmentado y está conducido por dos periodistas que están en la radio y van presentando los números.
M: Este formato fue un acierto. Hace 20 años traíamos a gente conocida para que diese la previsión del tiempo en medio del espectáculo. Vinieron personas conocidas en Argentina a dar el tiempo, como Fernando Bravo, que es un periodista muy conocido de la radio en Argentina. Siempre cuenta que el día que participó en nuestro espectáculo pasó muchos nervios y eso que solo tenía que decir: "la temperatura es de 86 grados farenheit". ¡Un hombre que habla tres horas al día por la radio!

"Cambiaron los formatos y, peroel humor es el de siempre"

¿Ha cambiado el humor en estos 50 años o seguimos riéndonos de lo mismo?
T: Cambiaron los formatos y la manera en la que se comunica el humor, pero el humor en sí no cambió tanto. Antes ocurría en un bar, ahora es en las redes sociales y la inmediatez en la que uno comunica algo también influye.
M: El público sigue esperando buenos chistes. Hay públicos que buscan algo más refinado en lo que se refiere al humor y eso lo hubo y lo habrá siempre. En España se habla mucho de los límites del humor.

¿Ustedes se ponen límites por miedo a ofender?
T: No porque nuestro humor no plantea situaciones en las que un colectivo se pueda sentir ofendido, aunque siempre puede haber alguna minoría que se enfade. Nosotros generalmente no hacemos humor de estas situaciones. Yo creo que sí se están moviendo los límites en el sentido de que cada vez más gente se ofende o señala detalles políticamente incorrectos.
M: De todas formas, nos parece bien que exista un cierto límite. Que no puedas burlarte de las minorías o de las personas con discapacidad, es algo lógico el no aprovecharte de eso para hacer humorismo. Es muy fácil hacerlo. Probablemente tu siguiente pregunta sea cuáles son los límites del humor. Pues bien, a nosotros no nos sale, y creo que a todo buen humorista le pasa lo mismo, hacer humor del dolor de la gente. Ese es el límite.
T: Nuestros números son parodias a estereotipos, no hacemos referencia explícita a personas que sí podrían ofenderse. El nuestro es un humor atemporal.

Con su trayectoria, habrán visitado países en situaciones complicadas, como la propia Argentina. ¿Siempre debe haber espacio para el humor?
M: El buen humorismo, ya sea sobre un escenario o con un grupo de amigos en un bar, es como la cocina, como la pintura o como jugar bien al fútbol. Es un arte que se mantiene independientemente de que la situación que te rodea sea mejor o peor. Siempre está ahí.

"Nos parece bien que el humor tenga ciertos límites"

Cuando viene un artista del extranjero se le suele preguntar cómo es el público gallego. ¿Ustedes notan la diferencia con respecto al de otros lugares?
M: No se nota especialmente, pero hay una explicación. El luthierófilo de Galicia se parece al de Buenos Aires y al de Madrid. Eso depende a veces de si es de tarde o de noche, si las risas son más o menos fuertes, pero en general no hay características distintivas. Nos lo pasamos muy bien aquí y venimos porque la gente viene a vernos.

Van a estar todo este mes en Galicia dando unos tres espectáculos en cada ciudad. Eso significa que a la gente le gusta.
M:
Nos encanta Galicia. Eso sí, Nos traemos la comida de Argentina, porque aquí no se come nada bien (ríe).
T: Luego también nos llevamos unos kilos de más para Argentina.

¿Saben qué es la retranca?
T: Yo tengo que confesar que no. Retranca en Argentina es estar retranquilo, estar retranca.
M: ¡Yo sí! Es decir algo con una segunda intención.

Ustedes la tienen.
M: ¡Por supuesto! ¡Vivimos de la retranca!

Han estado más veces en Galicia. ¿Qué es lo que más le apetece hacer aquí?
T: Para mí es la segunda vez en Galicia. Cuando vine cometí el error de probar el pulpo y ahora no puedo dejar de comerlo. Desayuno, almuerzo y ceno pulpo.
M: Nosotros nos criamos en un lugar, Argentina, en el que hay muchos gallegos y su influencia nos ha llegado, tanto para la comida como para el humor. Algo nos ha tocado entre nuestros componentes genéticos, en el que también está el judío. El humor gallego es también un poco nuestro.

Les Luthiers: "¡Nosotros vivimos de la retranca!"
Comentarios