Jueves. 13.12.2018 |
El tiempo
Jueves. 13.12.2018
El tiempo

Libros reconvertidos en arte

Figura de un dragón alado sobre un libro a modo de roca. EP
Figura de un dragón alado sobre un libro a modo de roca. EP

Las manos de Felisa López fernández son capaces de convertir las hojas de los libros en desuso en figuras y palabras, adquiriendo así una nueva vida 

Comenzó con el ganchillo cuando solo tenía 5 años y, desde entonces, sus manos dieron vida a multitud de objetos con las más variadas técnicas artesanales a las que accedió, en su mayoría, a través de internet. Felisa López Fernández tiene en su haber obras tan curiosas como cómodas con cajones de cartón endurecido capaces de soportar el peso de una persona o mochilas de papel realizadas con la técnica cartapesta en las que se puede meter prácticamente de todo sin temor a que se rompan.

Pero la mente creativa de Felisa está en continua producción y su último descubrimiento fueron los libros intervenidos o artísticos, cuyas hojas cobran una nueva vida en forma de figuras y palabras. Tarea en la que está sumergida desde hace dos años.

"Para mí, esto no son solo manualidades. Para mí, todo esto es una forma de expresión artística. De hecho, llevaré a cabo una exposición conjunta con el poeta y pintor Baldo Ramos en la galería de arte Nova Rúa, que se abrirá al público el 19 de octubre y que será un diálogo entre su obra y la mía", explica Felisa.

Ahora, se propone seguir moldeando los libros hasta darles una nueva vida como figuras

Esta mujer comenzó a hacer libros intervenidos cuando una enfermedad la dejó en casa, completamente aislada del mundo exterior. A raíz de esto mismo, se quedó sin trabajo y buscó una salida en lo que siempre le gustó hacer: crear con sus manos.

"Estuve probando un montón de cosas y encontré la técnica de los libros intervenidos o artísticos. A través de ella, reconvierto libros o guías informativas ya en desuso en palabras, nombres de personas, iconos de alguna película, logotipos comerciales o, incluso, caras", comenta.

TÉCNICA. Para ello, Felisa dobla, corta o dobla y corta las hojas a la vez hasta conseguir la figura o las palabras deseadas.

"Solo utilizo libros para destruir o que ya estén en mal uso. Por ejemplo, guías informativas de Hacienda que quedaron ya obsoletas", afirma.

Esta lucense comenzó utilizando algún libro de su propiedad que había quedado arrinconado. Sin embargo, finalmente tuvo que echar mano de otros libros, cedidos, a falta de material propio para reconvertir con sus manos.

"Me pasan libros, tanto de bibliotecas públicas como de particulares. En total, ya trabajé en un centenar de libros, que acabé reconvirtiendo en figuras o palabras", indica Felisa López.

Los trabajos pueden realizarse en solo unas horas o bien en semanas, dependiendo de su complejidad. Hasta ahora, el más difícil fue, según cuenta Felisa López, "hacer el logo de la tienda Apolo, a donde acudí buscando cartón para encuadernar libros; allí acabaron viendo mis trabajos con los libros intervenidos y, al final, me propusieron participar en la exposición porque les llamó mucho la atención la técnica y el resultado", dice Felisa.

ESCULTURAS. Los retos creativos de esta lucense con las manos parecen no tener fin. Ahora, se propone seguir moldeando los libros hasta darles una nueva vida como figuras pero, en este caso, su interés se centrará en hacer pequeñas esculturas cuya materia prima será el papel, endurecido tras un proceso artesanal similar al del papel maché.

"Siempre estoy buscando cosas nuevas, por eso acabo picando algo de todo, voy probando de todo un poco. Leo libros, busco en internet y unas cosas me van llevando después a otras. Copio las técnicas que veo pero, al final, cada trabajo lleva mucho de mí. El diseño lo aporto yo y cada obra es única. De ahí, el carácter artístico de lo que hago, no solamente manual", señala esta lucense tan creativa.

Libros reconvertidos en arte
Comentarios