Ivansan: "Empecé por amor y me enamoré de la música"

El lucense Iván Sánchez se está labrando un nombre en pequeñas salas de Madrid. El intérprete aprovechó la Navidad para tocar en la Jagger y tiene pendiente un concierto en la madrileña Cadavra Club en Gran Vía
Ivansan. DIEGO QUINTANA TRÁPAGA
photo_camera Ivansan. DIEGO QUINTANA TRÁPAGA

"A ver, ¿cómo te encuentro en Spotify?". Este comentario que un usuario ha dejado en el TikTok de Ivansan -nombre artístico de Iván Sánchez (Lugo, 1996)- resume en una sola frase gran parte de las dinámicas de inmediatez digital del siglo XXI. ¿Descubrir a un cantante mientras buscas en la aplicación de moda bailes divertidos o una receta innovadora que te haga salir de la rutina culinaria? Es posible.

Luego, con un poco de suerte, puede dar la casualidad de que ese artista musical emergente, al que aún pocos conocen, sea de tu ciudad, te identifiques con sus letras y haya lanzado recientemente su EP debut al mercado Como un rayo. Una referencia, ni mucho menos, casual, para un artista que abandonó su Lugo natal y llegó a Madrid dispuesto a encontrar su propio camino.

"Empecé por amor y me enamoré de la música", cuenta el artista sobre sus inicios. X casa fue su primer tema, el que ya supera las 6.000 escuchas y "comenzó como un poema a la que era mi novia por aquel entonces" que terminó produciendo.

Su música, explica, es un reflejo de quién es. "Mi música me define. Son letras que hablan de sentimientos puros que me atraviesan", explica el joven, que habla del proceso de composición como una terapia: "Creo que lo más bonito de la música es poder conectar con la gente: todo el mundo se puede sentir identificado con procesos de amor y desamor. Son cosas que a todos se nos vienen un poco encima".

Charlar un rato con él es tener una sensación permanente de sensatez cálida, humildad y consistencia. Sin ir más lejos, no duda en quitarle hierro al hecho de compatibilizar su faceta musical con otros dos trabajos. "Me ayudan a vivir y a financiar mi propio proyecto. Me encantaría algún día poder pensar solo en escribir canciones y tocar ante la gente que me quiera escuchar, creo que es un sueño por el que vale la pena luchar", explica.

Cada una de las historias de mi disco son reales. Todos nos podemos identificar con procesos de amor y desamor

A tenor de los resultados, parece que se le da bien eso de poner toda la carne en el asador. El año pasado debutó con el EP Como un rayo, compuesto por cinco temas de estilo "indie pop alternativo" en el que Ivansan narra algunas de sus experiencias más viscerales. "Cada una de las historias son reales, tienen mucha sensibilidad. En el tema que abre el disco, Peligro constante, por ejemplo, hablo de ese amor puro que se siente al principio de una relación", explica.

Canciones que en los tiempos dominados por el mainstream fácilmente podrían convertirse en himnos para esa generación que hoy descubre música a través de las melodías virales de TikTok, donde Ivansan acumula 25.000 seguidores. "Es un escaparate que se ha creado y que la gente consume. Al fin y al cabo, es la nueva radio e intento explotarlo dentro de mis posibilidades".

La actuación en la Sala Jagger fue una de las más especiales de mi vida. Era la primera vez que me veían mis padres y mis amigos de Galicia

El aura magnética que transmite a través de la pantalla se hace tangible en sus directos. Del sold out en El Perro de Malasaña a la sala Jagger, el compositor regresó el pasado 5 de enero a su casa en la que define como una «de las actuaciones más especiales de mi vida». Y no es para menos, pues entre los asistentes se encontraban sus padres. "Era la primera vez que me veían actuar. También muchos de mis amigos de Galicia", explica.

Un concierto en el que derrochó talento con un mashup de Negra sombra de Rosalía de Castro y el archiconocido Quédate de Quevedo, y que no hizo más que incrementar esa morriña del que vive lejos de su tierra. "La verdad es que tengo muchísimas ganas de volver. Me haría especial ilusión actuar en el Caudal Fest. Desde aquí hago un llamamiento", comenta divertido.

No cabe duda de que este es solo el inicio de un viaje que tendrá su próxima parada el día 12 de abril en el Cadavra Club de la Gran Vía madrileña. "Tengo muchas ganas. Me parece espectacular pensar que hay gente que está pagando por ir a verte y que usa su tiempo en escuchar tus canciones", explica. Un peldaño más en la historia de un artista que no ha hecho más que levantar el vuelo y al que vale la pena descubrir.

Comentarios