Tras las huellas de Prisciliano

Un documental centrado en esta figura tuvo Santa Eulalia de Bóveda y A Ermida en Quiroga como puntos de rodaje en Lugo
Un instante del rodaje en Santa Eulalia de Bóveda. EP
photo_camera Un instante del rodaje en Santa Eulalia de Bóveda. EP

Santa Eulalia de Bóveda y A Ermida en Quiroga fueron escenarios del rodaje de un documental dedicado a Prisciliano de Ávila, una figura religiosa reivindicada ahora como clave en el Imperio Romano de occidente y considerada hasta finales del XIX un hereje. En 1885 Georg Schepss encontró en la biblioteca de la Universidad de Wurzburgo un códice de finales del siglo V que reproduce textos de Prisciliano y fue contar con sus propias palabras lo que confirmó que había sido acusado injustamente.

Dirigido por Aser Álvarez, bajo la producción de Arraianos y con la asesoría histórica del profesor de la Universidad de Oviedo Diego Piay, la cinta -que se pretende estrenar en primavera- aspira a ser un trabajo muy riguroso sobre este personaje histórico. Piay explica que prueba de esa ambición de resultar "divulgativo pero con todo el rigor" es que se pretende entrevistar a todos los estudiosos de Prisciliano repartidos por el mundo, desde Estados Unidos a Alemania.

Piay explica que la elección de los dos puntos de rodaje en Lugo se debe a la relación con esa figura. En el caso de Santa Eulalia de Bóveda -un templo del municipio de Lugo del que, como recuerda, sigue sin saberse qué es- recuerda que se baraja la posibilidad de que sea un mausoleo donde el obispo hispanorromano está enterrado.

Confirmar que se encuentra ahí sin ningún género de duda requeriría una inscripción alusiva y clara o bien el hallazgo de restos arqueológicos pero Piay admite que tanto la cronología, como la ubicación del templo, en el entorno de Lucus Augusti, da plausibilidad a esa teoría. Fue defendida, entre otros, por Celestino Fernández de la Vega.

Sin embargo, Piay también puntualiza que particularmente no lo cree probable y la razón son las pinturas, que encuentra que no reflejan el "sentimiento religioso de Prisciliano" y que resultan demasiado paganas para alguien que, pese a las acusaciones, dejaba poco margen a la heterodoxia. En el rodaje se contó con Enrique Montenegro Rúa, el mayor experto en el monumento de Santa Eulalia de Bóveda.

En el caso de A Ermida, en Quiroga, se contempla la posibilidad de que sea el lugar de su enterramiento porque, de nuevo, coincide con la época de cuando se cree que los restos de Prisciliano fueron trasladados de Tréveris (Alemania) a "España, muy probablemente a la Gallaecia". Además, el especialista en Historia Antigua recuerda que el Crismón de Quiroga -la pieza circular de mármol hallada en la ermita y que se usó como altar hasta que a principios del siglo XX se trasladó al Museo Diocesano y Catedralicio de Lugo- tiene una inscripción latina que reza "El oro es cosa vil para ti; no digamos ya la plata; es mucho más lo que brillas por tu propia felicidad". Señala que se trata de un lema que denota ascetismo, una característica propia del priscilianismo lo que contribuye todavía más a apuntar la posibilidad de que, efectivamente, esté allí enterrado.

Comentarios