Jorge Ruiz: "Si fuésemos a tocar a Lugo, seguro que iría a correr a la muralla"

Fue un experimento y es ya una revolución. Jorge Ruiz, la voz de Maldita Nerea, decidió recurrir a la música para cambiar el mundo. Lo está logrando con 'Inevitable'.
DSC04174(1)
photo_camera Jorge Ruiz. EQUIPO BE THE ONE

Hace veinte años que Jorge Ruiz creó el grupo Maldita Nerea. Después de todo este tiempo, el líder de la banda se plantea algo más: usar la música como herramienta para cambiar el mundo. Con la canción Inevitable de su último disco —Manual para seres maravillosos— lo está consiguiendo.

Maldita Nerea inicia este viernes una gira en Oviedo que el sábado llega a Santiago. Actuarán en la sala Capitol, a las 22.30 horas. Las entradas se pueden comprar en la  página web del grupo a 27 euros.

La de Santiago será la única actuación que harán en Galicia. ¿Nunca tocaron en Lugo?
No, nunca y tampoco conozco la ciudad. Sé que Lugo tiene una fascinante muralla romana por donde, seguramente, iría a correr de ir a tocar allí. A Galicia no fuimos demasiado. Esperamos ir a otras localidades, además de Santiago. 

Empiezan el año estrenando disco, Manual para seres maravillosos. ¿Es esto un canto al optimismo?
Las personas somos máquinas de amor y estamos creando nada más nacer, lo que pasa es que llama más la atención lo negativo. Me costó componer porque entré en crisis después de la pandemia pero, al final, soy poeta, llevo haciendo esto desde niño y salió este catálogo para seres maravillosos que corresponden a conceptos y que orbitan en torno a la tortuga famosa identificativa del grupo desde siempre, convertida esta vez en una isla.

Tras la pandemia entré en crisis y me costó componer, pero, al final, soy poeta, llevo haciendo esto desde niño

El primer single del disco es Inevitable, un tema especial porque, con él, lanzó un concurso para colegios y, además, está cantado por su hija.
Gran parte de mis canciones acabaron en las aulas pero en este disco creo contenido ad hoc para el aula. Me he metido en el cambio educativo a través de la música para aportar valor y está siendo toda una revolución. Recibimos muchos vídeos de colegios, más de un centenar y veo que entendieron el mensaje de la canción y que lo hicieron suyo. Incluso, hubo un colegio que hizo un coro donde participan niños sordos.

¿Ilusionados ante ese concierto en el cole, que darán como premio al centro ganador?
Por supuesto, el mundo de la infancia es maravilloso. Tú das energía pero los niños te devuelven el cuádruple. Tengo tres niños en casa y, al estar vinculado con la educación y con la fundación Promete, de innovación educativa y social, estoy más rodeado de niños de lo que nunca me imaginaba. ¡Ese concierto me va a flipar sea donde sea!

Es usted maestro, quizá eso tenga algo que ver con esta propuesta…
No ejercí de maestro pero participé en foros educativos y me encontré con profesores que me enseñaron a ver la educación desde un punto de vista más posibilista. Hay proyectos maravillosos en toda España, maestros que hacen magia con los niños.

También es logopeda. ¿Le queda tiempo para todo?
Simultaneé la consulta con la música hasta que no pude más. Quería ser logopeda de adultos y, al final, la consulta se me llenó de niños. Realmente, no tenía vocación de estar en el aula pero pienso que ser maestro es la profesión más importante del mundo. Tengo la vocación de hacer canciones pero me interesa también el desarrollo humano. Digamos que la cabra tira al monte... por eso hablo de talento y de potencial en mi música. 

Preside la fundación Promete, que defiende una educación personalizada. ¿No es esto algo utópico?
Es difícil, pero no utópico. Lo vi hacer y se puede hacer. El centro educativo no puede no escuchar lo que el niño traiga. Hay que fomentar esa capacidad para que el niño exprese lo que lleve dentro y eso no se da en las aulas, salvo en momentos especiales. Es complejo porque supone un cambio de paradigma, implica que la escuela escuche, crear espacios.

Las canciones pueden ser proyectos educativos en vivo que aportan valor haciendo que los niños las canten

Su vínculo con la educación también hizo que liderase el primer proyecto de Sony Music Latin para impulsar la creación de contenidos educativos desde el entretenimiento. ¿Cómo va este reto?
El primer evento es Inevitable. Quería hablar en la canción de algo que aportase valor. Este primer single habla del amor como la energía que nos mueve y lo metemos en las aulas. Y entiendo que ha funcionado porque hay decenas de miles de niños cantando que el amor es inevitable, que es lo que nos ha traído hasta aquí. Las canciones pueden ser proyectos educativos en vivo para aportar valor desde el entretenimiento haciendo que los niños canten estos temas. Espero ver conciertos llenos de niños y que haya más canciones dedicadas al mundo de la infancia.

Defiende la creatividad y dice que siempre piensa en "la canción siguiente". ¿Cuál será la próxima?
A ver qué se me ocurre... Tengo varias listas de conceptos que quiero trasladar a las canciones como el miedo, la ansiedad, la confianza, la esperanza, la fe... Pero tienen que ser canciones entendibles por los niños, que sean divertidas, como un juego de palabras. Quiero hablar con los centros y me gustaría hacer reuniones creativas con profesores para hablar de esto porque ellos tienen la visión del aula que no tengo yo para saber lo que supuso el vídeo de Inevitable para su proyecto educativo. Y, a raíz de ahí, componer.

Comentarios