Fran Perea: "Siendo bebé participé en una peli de Connery"

Fran Perea y Pablo Piñeiro profundizan en los entresijos del mundo amoroso a través de la música y la escritura en 'Lo que te [email protected] del amor'. Este viernes, a las 21.00 horas, en la Sala Jager.
Fran Perea. QUIQUE MARÍ
photo_camera Fran Perea. QUIQUE MARÍ

Actor, cantante, empresario... Fran Perea (Málaga, 1978) tiene una carrera difícil de resumir. Sin embargo, sigue recordando con nostalgia los años en los que se metió en el corazón de todo un país dando vida a Marcos Serrano en una serie (Los Serrano) que lo catapultó a la fama. Este viernes llega a Lugo, pero este sábado estará en Santiago y el domingo en Ourense. 

Si le digo 'uno más uno son siete', ¿qué recuerdos le vienen? 
¡Imagínate! Pues me viene media vida. Es una canción que me marcó mucho no sólo a mí, marcó generacionalmente a este país. Este tema —banda sonora de Los Serrano— es mi niña bonita, la joyita de la corona e intento cuidarla mucho. La verdad es que la disfruto un montón cuando la toco en directo y veo lo que produce en el público. Es una suerte poder haber sido partícipe de algo así. 

¿Sabe que ha sido el amor platónico de millones de adolescentes? 
Sí, algo me suena... Alguna carpeta me consta que ha estado forrada con mis fotos (risas). 

Y fue portada de la Superpop... 
Claro, fue algo maravilloso y eso no lo puede decir cualquiera. 

¿Cómo llevó el salto a la fama siendo un veinteañero? 
La verdad es que bien. Cuando pegas un bombazo del tal magnitud como fue ‘Los Serrano’ y tienes veinte años no sabes muy bien lo que está ocurriendo. Esto tiene que ver con la juventud, no tienes experiencia en la vida y no valoras lo que tienes hasta que pasa el tiempo y lo ves con perspectiva. 

¿Recuerda cuál fue la mayor locura que hicieron sus fans? 
Más que cosas concretas recuerdo la impresión que nos llevábamos cada vez que íbamos a un concierto. La gente golpeaba las furgonetas, se subían encima de ellas... En los hoteles nos esperaban en la puerta, se asomaban por las ventanas... Era impresionante. 

¿Cree que Los Serrano marcó la evolución de su carrera? 
Sí, esa serie fue un hito, hubo un antes y un después de Los Serrano en el mundo de la televisión y de mi carrera. Yo era una persona prácticamente anónima, cierta parte del público más joven me conocía porque había salido en Al salir de clase, pero de pronto pasé a ser reconocido a nivel nacional. Eso te abre muchas puertas y gracias a eso he podido hacer cine, teatro y televisión con los mejores. Si no hubiese salido en Los Serrano mi vida hubiera sido otra. 

Precisamente ha vuelto ahora a ser ídolo de masas en Finlandia con la serie Kosta. ¿Tiene un don innato para ganarse al público? 
Es verdad que Kosta ha gustado mucho en Finlandia y me siento muy orgulloso. Precisamente vamos a rodar ahora la segunda temporada y ojalá todo vaya bien y vayamos a por la tercera. Me siento muy afortunado de poder formar parte de estas aventuras. Una parte se rodó en Finlandia y fue una experiencia estupenda, y otra se rodó en Málaga, mi tierra, para mí grabar aquí es un lujazo. 

¿Le molesta que le sigan recordando como Marcos Serrano? 
Para nada, Marcos fue parte de mi y lo recuerdo con mucho cariño. 

¿Fue una decisión difícil dejar la serie cuando estaba en pleno auge? 
Fue una de las decisiones que más me han costado de toda mi vida. No sólo por la determinación, sino por las presiones que tenía en aquel momento por parte de la productora. Fue algo meditado, pero muy difícil. No había otra opción para mí. Había una brecha con mi personaje difícil de sostener. Fran llevaba tres años en la serie y cumplía años, pero Marcos seguía estancado sin cumplirlos. Fran y Marcos se distanciaban cada vez más y decidí irme y emprender otros caminos. 

¿Se han planteado hacer un reencuentro para los fans? 
A mí me encantaría, de momento no hemos hablado de ello pero ojalá podamos hacerlo. Sería precioso hacer algo el año que viene que se cumplen 20 años desde que arrancó la serie en el 2003. ¡Qué fuerte, cómo pasa el tiempo! Puedo avanzar que estamos preparando algo, una sorpresa para los fans... Hasta ahí puedo leer. 

Pero Fran Perea es mucho más que Los Serrano. Estudió Biología y cuenta con una dilatada carrera artística y musical. ¿Cómo acabó en este mundo? 
Mis padres de niño me llevaban mucho al teatro y una vecina daba clase en la Escuela de Arte Dramático, por eso desde que era muy pequeño yo sabía que el teatro se podía estudiar en la escuela. Cuando llegó la época universitaria les dije que quería estudiar la carrera de Arte Dramático y mis padres me dijeron que sí, pero que al mismo tiempo intentase estudiar otra cosa y empecé Biología, pero la dejé al cabo de un año. 

Está inmerso en su gira Canciones para salvarme. ¿Qué canciones o artista han salvado a Fran Perea a lo largo de estos años? 
¡Buf! Muchísimas, recurro mucho a la música en los momentos en que necesito evadirme o entenderme a mí mismo. Podría mencionar las canciones de Pedro Guerra, Jorge Drexler, Rozalén... Estos artistas y muchos otros me han salvado un poco de mis propios demonios. 

Pero usted ya debutó como actor con apenas unos meses de vida... 
(Risas) ¡Sí, sabes la anécdota! Mi padre fue de extra en la película Cuba de Sean Connery y estando allí necesitaban que saliese un niño. Mi padre dijo: ‘¡Yo tengo uno!’. Y así fue como siendo bebé participé en una peli de Connery. Es más, me bautizaron en una escena y ese fue mi bautismo en el cine, como yo lo llamo. 

Está este viernes en Lugo compartiendo escenario con el escritor Pablo Piñeiro en Lo que te [email protected] del amor. ¿Qué van a hacer? 
Es una fusión de dos proyectos: uno literario, el libro de Piñeiro Lo positivo de fracasar en el amor; y otro musical, mis canciones que hablan de esa temática. Así, decidimos juntar sus historias con mis temas y dar vida a un espectáculo que es una especie de concierto hablado que va a sorprender.