Fallece El Hortelano, pintor de la Movida

Tenía 62 años y se relacionó con Ouka Lele, Pedro Almodóvar, Alaska o Alberto García Alix
El Hortelano
photo_camera El Hortelano

El valenciano José Alfonso Morera, El Hortelano, uno de los artistas más célebres de la llamada Movida madrileña, ha fallecido a los 62 años, según ha informado en redes sociales la fotógrafa y su compañera sentimental durante varios años Ouka Lele.

"Quiero compartir con los que habéis conocido a nuestro querido amigo Pepito El Hortelano, que hace un ratito ha comenzado su viaje hacia el cielo y que ha sido tranquilo y en paz. Que siempre estará en nuestro corazón lleno de vida y alegría, Pepito Maravillas", ha escrito Ouka Lele.

El Hortelano, miembro de un grupo en el que además de la fotógrafa estaban Ceesepe y Alberto García Alix –que le ayudaron a introducirse en el ambiente contracultural madrileño–, también se relacionó con la cantante Alaska y el realizador Pedro Almodóvar.

Estaba considerado uno de los mejores artistas de su generación y su variada obra, por la que consiguió la Medalla de Oro al Mérito de las Bellas Artes (2009), abarca desde pintura a obra gráfica, pasando por catálogos o portadas de discos como Radio Futura o Gabinete Caligari.

Nacido en Valencia en 1954, se inició en la pintura debido a una hepatitis que le mantuvo convaleciente a los 11 años, escogió el nombre de El Hortelano imitando a El Greco y El Bosco y, aunque comenzó la carrera de Farmacia en 1970, la abandonó para dedicarse exclusivamente a la pintura.

En Madrid se unió a varios artistas de la Movida, el movimiento contracultural que se desarrolló entre finales de los setenta y mediados de los ochenta, publicó en revistas alternativas del momento como Ajoblanco y El viejo topo y dibujó para exposiciones, catálogos, portadas de discos y cómics.

Tuvo varias etapas artísticas, de modo que fue figurativo en sus inicios, "distorsionó" la realidad, tuvo una "época naranja" teñida de romanticismo y desembocó en una etapa plena, más poética, en los noventa. Viajó por América y Europa con Ouka Lele -quien escogió su nombre artístico de una estrella pintada por El Hortelano- y al volver a Madrid en 1982 centra su obra en los elementos que pueblan el universo.

Desde 2007 y hasta la actualidad El Hortelano se encontraba trabajando en cuadros de gran formato, para Humano, una serie de cuadros al óleo con la que quería hacer un homenaje a la existencia del hombre sobre la Tierra.