miércoles. 27.10.2021 |
El tiempo
miércoles. 27.10.2021
El tiempo

El escultor Álvaro Ledesma anima en Lugo la teatralidad de sus marionetas

Álvaro Ledesma con Carmen Basadre en O Vello Cárcere. SEBAS SENANDE
Álvaro Ledesma con Carmen Basadre en O Vello Cárcere. SEBAS SENANDE

El artista vasco inauguró en O Vello Cárcere una muestra con las figuras humanas que hace con materiales reciclados, trapos y retales de hierro

El artista vasco Álvaro Ledesma (1975) inauguró la muestra Marionnettes, una exposición formada por esculturas con un aire marcadamente teatral, en O Vello Cárcere de Lugo. La muestra está compuesta por personajes fantásticos e imposibles, creados a partir de materiales reciclados, retales de hierro, herramientas o trapos viejos, que cobran una vida propia e inesperada al tener la apariencia de personas, según la definición del autor.

"Cuando empecé a trabajar en el taller de mi padre encontré otro modo de plasmar mis sentimientos, experimentando con retales y chatarra cuando terminaba mi jornada", indicaba Ledesma en una entrevista.

La esencia de Marionettes "es dar vida a algo que no la tiene previamente". El creador plástico indicó que "están concebidas desde un interior visceral y profundo, pero con el placer que concede la evasión y la fantasía. A priori pueden parecer un tanto inquietantes, pero cuando las conoces son todo ternura".

Estas piezas se exponen en la zona Celas de Homes, mientras que Celas de Mulleres está ocupada por una retrospectiva de trabajos realizados por este artista nacido en Rentería.

Álvaro Ledesma no estudió Bellas Artes, sino Ingeniería de Obras Públicas. "La asignatura con la que más disfrutaba era Dibujo Técnico, y como herrero, la aplicación de la geometría descriptiva es directa. Por eso, y por la influencia de la escultura vasca, algunas de mis primeras obras son más geométricas, aunque siempre han sido figurativas", justificaba.

En Lugo podrá conocerse su faceta escultórica hasta el día 1 de julio, pero es un creador que se expresa en diversas disciplinas. La primera fue la escritura. "Desde muy pequeño me gustaba escribir. Durante mi juventud era mi fórmula de escape y el único modo de expresión que conocía", señalaba.

En los últimos años se ha dedicado más a la fotografía, que considera "la misma forma de evasión que el resto de disciplinas, pero transformando lo que me rodea en arte a través de la imagen".

Desde el año pasado, está más enfocado a la pintura. "De momento, me lo estoy tomando como un ejercicio; un estudio sobre el alma que me permita disfrutar del proceso, al tiempo que voy encontrando el modo de llegar a algo que aún desconozco. Eso es lo más hermoso de experimentar: el descubrimiento", decía el creador plástico.

El escultor Álvaro Ledesma anima en Lugo la teatralidad de sus...
Comentarios