Darío Villanueva: "Quiero tumbar la frontera entre la filosofía elevada y la vida cotidiana"

El profesor emérito de la USC y exdirector de la RAE Darío Villanueva publica Atropello a la razón, un canto al sentido común en la era de la posverdad. El vilalbés regresa a las librerías tras el éxito de Morderse la lengua para denunciar "la dinamitación" del concepto de razón ilustrada.
Darío Villanueva (Vilalba, 1950). AEP
photo_camera Darío Villanueva (Vilalba, 1950). AEP

Reivindicar la razón y el sentido común en la sociedad actual, dominada por la crispación política, el fraude mediático, el negacionismo científico o la exacerbación del individualismo a través de cosas cotidianas y aparentemente inocuas como las redes sociales, puede convertirse en un auténtico acto de valentía, una hazaña quijotesca que, en mitad de la sinrazón, puede ser tildada de locura.

Con ese noble propósito —el de denunciar la "dinamitación" del concepto de razón que triunfó en la Ilustración y acercar "la filosofía elevada a la vida cotidiana"—, el exdirector de la RAE y premio Puro Cora 2023, Darío Villanueva (Vilalba, 1950) regresa a las librerias con Atropello a la razón (Espasa, 2024), un canto al sentido común del que hoy "carecen" muchos de los hechos que acontecen en la esfera política, social y mediática.

Tras el éxito de Morderse la lengua (Espasa, 2021), premio Francisco Umbral, el académico vilalbés busca profundizar en el concepto de la razón, considerado "la gran bandera del siglo XVIII". 

Para Villanueva, la Ilustración —de la que los 'posmodernos' cada vez nos alejamos más— debe ser reivindicada como "una época muy brillante en la historia de la Humanidad", porque de ella derivan conceptos "muy importantes, como la Declaración Universal de los Derechos Humanos, la democracia o el comienzo del movimiento del feminismo".

La filosofía del Siglo de las Luces, según el filólogo, "reconoce, además, que todos los seres humanos son iguales y tienen el mismo derecho a la felicidad y a la educación". Atropello a la razón se levanta, precisamente, como un grito a favor de todos estos conceptos que triunfaron durante la Ilustración —especialmente el de la razón— y contra muchos de los preceptos contrarios que han surgido durante la posmodernidad, "como la 'posdemocracia', que es la destrucción de la democracia y de sus principios básicos".

Villanueva busca, asimismo, derribar "la frontera entre la filosofía y la vida cotidiana" para trasmitir a sus lectores que, entre "las ideas de los filósofos y la realidad de las personas, hay una conexión evidente". Por eso, el título de la obra es parte de un tango, Cambalache, que le sirvió de "inspiración" para sintetizar el contenido y el sentido de su tesis.

"Si nos encerramos en el nivel elevado de la filosofía estamos abriendo una frontera insalvable entre la filosofía y la realidad de la ciudadanía, y este libro mío pretende lo contrario: demostrar cómo cosas que nos ocurren a diario tienen justificación y explicación a partir de ideas filosóficas". 

"He procurado trasmitir 'ese fraude' presente en una leyenda oriental, la del emperador desnudo, cuyo traje no existe", dice Villanueva

Para lograrlo, su autor ha seguido dos estrategias: procurar "ser muy claro en el manejo de los conceptos filosóficos" y escoger ejemplos de la realidad actual "que sean ilustrativos". 

"He procurado trasmitir 'ese fraude' presente en una leyenda oriental, la del emperador desnudo, cuyo traje no existe", resume Villanueva, que añade que busca hacerse eco de la perplejidad de muchos ciudadanos ante acontecimientos políticos o sociales que resultan "incomprensibles" si se observan desde la lógica por la que se rige el sentido común.