Lunes. 19.11.2018 |
El tiempo
Lunes. 19.11.2018
El tiempo

''En Cuba se han gestado dos revoluciones, la de Fidel y la de la telenovela''

Amores entrecruzados y terribles secretos se desciben en ’Y de repente fue ayer’, en un país deslumbrante y con el nacimiento de la telenovela como trasfondo. Quien mejor que él, Boris Izaguirre, guionista de culebrones, para trasportar al lector hasta este apasionante mundo.

Pregunta: ¿Infunde respeto publicar otro libro tras las ventas del anterior?

Respuesta: Más que respeto te da un lector. Mi rol significa intentar que todo lo que mis personajes hagan tenga una percepción de que va a ser leído por este lector de ‘Villa Diamante’ y que me ha permitido tener la libertad y el oficio para poder hacer ahora ‘Y de repente fue ayer’.

P: ¿Qué ha significado el Planeta en su carrera?

R: Tenía muchos años queriendo escribir una novela sobre esa casa que existe en Caracas y que ha sido testigo de todo lo que ha sucedido en los últimos 50 años en la ciudad. Un día me pareció verla clara y empecé a escribirla y, mientras la iba escribiendo, una gran amiga me dijo que porqué no la enviaba al Premio Planeta.

Cuando uno queda finalista del Planeta no se puede imaginar la repercusión inmediata que tiene. Después, ha sido una novela muy leída y muy reeditada. Unir las dos cosas ha sido lo que me ha dado la fuerza y la capacidad de riesgo de decir “ahora voy a escribir más”, porque creo que ya tengo un lector y un dominio.

La revolución cubana... de las telenovelas
P: Como en su anterior libro, hay triángulos amorosos, guapos y feos...

R: Es una novela sobre Cuba y sobre lo que Cuba ha significado en Latinoamérica en los últimos 50 años. En Cuba, en mi opinión, se gestaron dos revoluciones. Una fue el nacimiento de la telenovela. Es después cuando triunfa la revolución de Fidel Castro, que ideologicamente atrapa a toda una generación y que se ha convertido en un totalitarismo de 50 años.

Esta novela es la historia de esas dos revoluciones, lo que pasa es que yo quería contarla de una forma muy íntima, y necesitaba a estos dos personajes, que son dos amigos que se conocen de una manera muy peculiar, pero que luego uno se va a antregar a construir esa revolución audiovisual, que es la telenovela, y otro va a ser parte del ejército revolucionario de Fidel Castro.

P: Pese a que la historia transcurre en Cuba, nunca ha estado en el país...

R: Hay lugares que no puedes conocer, pero eso no se puede convertir en un obstáculo para que escribas sobre ellos. Un escritor tiene el don de narrar, de escribir y de trasmitir. Decribir esta Cuba ha sido para mi el gran riesgo y también el gran hallazgo de la novela.

P: ¿Cómo es esa Cuba?

R: Deslumbrante y también muy desconocida, porque creo que mucha gente cuando piensa en Cuba se queda en La Habana. Esta novela arranca en el sur de la isla y va subiendo hasta la Habana.

Me inspiré en que la Revolución fue así. Tampoco empezo en La Habana, triunfó cuando llegó allí. Creo que el país es también desconocido por sus propios líderes. Es ese tipo de situaciones que pasan mucho en Latinoamérica, que contruímos urbes que nos hacen olvidar lo que pasa en el resto del país.

Nacida de un impulso
P: El libro coincide con el 50 aniversario de la Revolución...

R: Creo que fue un impulso. Es verdad que pude haber escrito esta novela hace veinte años, pero no hubiera tenido el oficio. Es verdad que la podría haber escrito hace dos años, pero entonces quería hacer ‘Villa Diamante’. Y nace ahora, no solo porque sean los 50 años de la Revolución, sinó porque también parece que ‘Y de repente fue ayer’ los Estados Unidos es la potencia que al final va a terminar de decidir el destino de esa isla con la que tiene una relación tan complicada.

P: Hablaba antes de que se basó en dos revoluciones para el argumento. ¿También se basó en personajes reales?

R: Eso siempre es más difícil, porque todos los horrores por los que tienen que pasar Óvalo y Efraín en ese lugar donde llegan como huérfanos no tengo conocimiento de que hayan sucedido. Esto si es una ficción, porque para mi es un símbolo de la corrupción, el que te arrebaten tu inocencia, de esa corrupción que simpre queda impune porque está vinculada al poder.

Pero creo que es muy real todo lo que se narra de como son los pioneros de la telenovela, todo el momento en que Efraín empieza a convertirse en escritor de radio. Todo eso si está muy tomado de la vida real y de la biografía de ese hombre tan maravilloso que ha sido Félix B. Caignet, que fue el inventor de la telenovela con ‘El derecho de nacer’.

La revolución de Fidel Castro es también un hecho histórico y la novela lo refleja, pero de una forma oblicua, porque pienso que es la mejor manera de poder contar la existencia de mis personajes dentro de ese marco histórico.

Un pasado de telenovela
P: Usted también empezó en las telenovelas ¿Qué le ha aportado esta experiencia en su labor como novelista?

R: Ver la historia en toda su dimensión. Para una telenovela es muy importante que sepas qué vas a contar, con qué vas a contar, quién son los personajes y cómo va a terminar. Creo que es una cosa que es magnífica para empezar a escribir, pero pienso que la telenovela, el cine o el teatro, son disciplinas que involucran a muchísima más gente. Se trata más de equipos que una novela, que todavía sigue siendo un evento muy individual.

P: ¿Sigue alguna rutina para escribir?

R: Sí, claro, varias, pero la básica es que escribo de día. Tomo mucha agua y tomo una hora o bien para nadar o bien para ir a correr, y luego sigo escribiendo hasta las seis de la tarde. No creo mucho en escribir de noche.

P: ¿No?

R: Creo que de noche hay que hacer otras cosas. Escribir tiene que ser con luz, porque es un proceso muy solitario; puede ser muy disciplinado, pero nunca sabes qué va a pasar. De repente puedes tener todas las horas del mundo y todo el oficio del mundo y te encuentras con ese momento en el que necesitas reposo para poder resolver y creo que es mejor que todo eso pase en horas de oficina.

P: ¿Está ya con otra historia?

R: Claro! ‘Villa Diamante’ habla de dos hermanas. ‘Y de repente fue ayer’ de dos amigos. Creo que ahora falta la pareja.

''En Cuba se han gestado dos revoluciones, la de Fidel y la de la...
Comentarios