lunes. 20.09.2021 |
El tiempo
lunes. 20.09.2021
El tiempo

Menú de oficina: cómo comer mejor en el trabajo

Tupper

Los trabajadores no disponen de mucho tiempo libre en la oficina para sentarse a comer tranquilos. La falta de planificación de las comidas y los descansos cortos suelen derivar en la creación de hábitos pocos saludables, como consumir diariamente comida rápida o saltear el almuerzo.

Afortunadamente existe una forma sencilla de evitar estas conductas perjudiciales para la salud. Solo se deben preparar los fines de semana todas las comidas que se van a consumir de lunes a viernes. De esta manera, la persona se asegura de contar con comida casera, nutritiva y variada todos los días.

Estas comidas deben reunir una serie de requisitos. Tienen que ser rápidas de elaborar y fáciles de transportar. Además, es necesario que se puedan calentar en el microondas o consumir frías. Deben ser fáciles de manipular, lo cual implica que no requieran del uso de varios cubiertos y que no contengan ingredientes que puedan manchar.

Tartas

Las tartas son una gran opción a la hora de elegir un almuerzo laboral. Pueden prepararse con una amplia variedad de ingredientes y se congelan sin problemas. Se puede optar por una tarta grande y reservar las porciones por separado, o directamente hornear tartas pequeñas en moldes individuales.

Tarta de verduras

Las tartas más saludables son las de verduras tales como acelga, espinaca, puerro, maíz y calabaza. Se les suele adicionar cebolla, pimiento, ricota o huevo, para lograr distintas combinaciones de sabores. En el portal vadetartas hay una receta de tarta de zapallitos muy sabrosa y fácil de preparar.

Tarta de jamón y queso

La tarta de jamón y queso es la más popular, debido a que requiere pocos ingredientes y es muy fácil de elaborar. Es más calórica que las tartas de verduras y aporta menos nutrientes, así que debe consumirse solo una vez a la semana. Lo óptimo es consumirla junto con una ensalada que aporte saciedad.

Tarta de pollo

La tarta de pollo es una buena opción para incorporar carne al menú. El pollo se puede marinar en especias y salsa de soja, preparar con mostaza o laquear con miel antes de incorporarlo al relleno para que tenga un sabor más elaborado. Si se busca un resultado más suave, se puede combinar con champiñones.

Ensaladas

Las ensaladas son los platillos perfectos para quienes no desean pasar mucho tiempo en la cocina. No requieren seguir una receta estricta y permiten que la persona reemplace fácilmente los ingredientes que no tiene por aquellos con los que cuenta.

Ensalada de garbanzos

Las ensaladas de garbanzos son cada día más famosas, ya que esta legumbre es muy versátil. Puede combinarse con tomate y aguacate, queso fresco y nueces, o zanahoria rallada y repollo. En comococer.com se encuentra la forma correcta de preparar los garbanzos.

Ensalada de arroz

Las ensaladas de arroz también abren un mundo de posibilidades. El arroz queda bien con espárragos, brócoli, tofu, lentejas, arvejas y judías verdes. Las propuestas más gourmet incorporan melón y mango. Puede utilizarse arroz integral, yamaní o de cualquier tipo, según el gusto del consumidor.

Ensalada de pasta

Si bien todos aman un buen plato de pasta fresca con abundante salsa, es un poco dificultoso consumir un platillo así en un receso laboral. Sin embargo, se pueden preparar múltiples ensaladas con pasta seca y corta. Lo más importante de este plato es que la pasta debe ser cocida al dente y enfriarse antes de incorporar el resto de los ingredientes.

Hamburguesas

Quienes están acostumbrados a comprar hamburguesas en cadenas de comida rápida pueden preparar los medallones de carne en sus casas para reducir las calorías dañinas y las grasas ingeridas. También es recomendable probar alternativas vegetarianas como las hamburguesas de quinoa, alubias negras, judías pintas o lentejas rojas.

Finger food

Los platillos más prácticos son los que no requieren de cubiertos. Existe una gran variedad de bocadillos que se pueden comer con la mano. Entre los más conocidos se encuentran las croquetas de papa, los bastoncitos de queso y las brusquetas. También se puede preparar una tortilla y cortarla en cuadraditos; o incursionar en el mundo del sushi.

¿Se puede comer postre?

El menú puede completarse con un postre saludable, preferentemente una fruta de estación. Algunas veces a la semana esta puede ser reemplazada por una barrita de cereal, un yogur, un trocito de chocolate, un flan o una porción de tarta.

¿Qué se debe beber con la comida?

Las personas que consumen bebidas gaseosas comunes pueden reemplazarlas por sus versiones dietéticas sin azúcar o por jugos naturales. Lo ideal sería disminuir su consumo paulatinamente y beber zumos naturales o agua a temperatura ambiente.

El té y el café sobre las comidas perjudican la absorción de ciertos nutrientes. Por lo tanto, se debe distanciar del horario del almuerzo el consumo de infusiones. También es importante recordar que se debe medir la cantidad de azúcar que se agrega a estas bebidas, ya que suele ser excesiva. Es preferible utilizar endulzantes naturales como la stevia.

Menú de oficina: cómo comer mejor en el trabajo
Comentarios