La escalada de competición y los escolares

Cada deportista busca competir con uno mismo, en equipo
Rocolugo. EP
photo_camera Rocolugo. EP

DAR lo mejor de sí. Dar realmente lo mejor de uno mismo. Ese es, en el fondo, el objetivo de la escalada. El año pasado por Lugo pasaron los mejores escaladores de España en edad escolar. Diez comunidades autónomas enviaron a sus mejores escaladores menores de 16 años. Con origen en los juegos escolares y bajo el entrenamiento y supervisión de grandes entrenadores, vinieron a competir en julio los mejores de los mejores. Y daba gusto ver cómo no competían entre ellos, no se escondían nada, compartían todos sus secretos y se mostraban absolutamente cooperativos entre ellos, se animaban y buscaban soluciones conjuntas entre todos.

Este año, las competiciones organizadas por la Federación Galega de Montañismo en mayo y junio, muestran un grandísimo número de escolares que encuentran su sitio en la competición de escalada. Pero no como objetivo, sino como medio, como camino a seguir. Y en el momento de competir, estando ya a solas, cada uno dio todo lo que sabía, todo lo que tenía dentro.

Y eso es la grandeza de la escalada. Sin ser un deporte de equipo ni esencialmente competitivo, lo que busca es competir con uno mismo, llevar el esfuerzo a su máxima expresión, encontrar ese increíble momento donde uno cae rendido, absolutamente satisfecho y contento por haberlo dado todo, ese instante donde, colgado de la punta de la cuerda y descendido por el asegurador, uno cierra los ojos, nota el cansancio de los brazos y se siente totalmente orgulloso de sí mismo. No hay momento igual.

La escalada de competición, muy al contrario de lo que pueda parecer, es una potentísima herramienta de educación de los valores en niños y jóvenes. Potencia la colaboración entre los participantes. No se consideran adversarios, y muchísimo menos enemigos. Se consideran compañeros de esfuerzo. Escalar es un deporte de equipo. En ningún otro deporte se comparte tanto entre los equipos. La escalada de competición potencia como ningún otro deporte el esfuerzo individual. Muestra cómo somos y hasta dónde podemos llegar. En pleno esfuerzo, ya en tu tuno de competir, el joven escalador se concentra en sus habilidades tan solo con la ayuda de ánimos que les dan propios y extraños.

Al fin y al cabo, la escalada es tan poderosa como el mejor libro o el mejor maestro. No dejéis de comprobarlo en Rocolugo.

ROCOLUGO
Dirección ▶ Pazo de Feiras. Avenida de los Deportes s/n.

Teléfono ▶ 630.52.82.28

Webwww.rocolugo.com

Mail[email protected]

Redes sociales ▶ @rocodromolugo

Más en Comunicados
Comunicados
Cada vez parece más fácil encontrar en medios digitales anuncios de línea erótica , algunos más explícitos que otros y que, como mínimo, son…
Comentarios