Dónde vender cosas que no usas: ideas para soltar lo que no utilizas

muebles

Hoy en día tenemos una gran facilidad para comprar nuevos objetos gracias las tiendas low cost, los servicios de venta online y demás maravillas del siglo XXI. Esto tiene su lado bueno, por supuesto, pero también puede hacer que acumulemos más objetos de los necesarios a lo largo del tiempo.

Es un mal que nos persigue, ya que en plena expansión de la reutilización y la economía sostenible, esta conducta resulta de lo menos adecuada. Para sacar el lado positivo de todo ello, aprovechar los recursos que te sobran y fomentar el reciclaje, hay una excelente decisión que puedes tomar: vender las cosas que no usas con la intención de que tengan una nueva vida y puedas sacar, a su vez, algo de rentabilidad de ellas. Es un win - win en toda regla.

Para esto no hace falta buscar cantidad de recursos o invertir un tiempo demasiado extenso. En la actualidad es posible vender diferentes objetos en aplicaciones de segunda mano como Milanuncios o utilizando herramientas como el WhatsApp. Más sencillo, imposible.

Si no sabes por dónde empezar con este nuevo proyecto, ¡no te preocupes! Aquí te vamos a ofrecer varias ideas para que puedas vender todo lo que ya no usas y se está acumulando en tu casa. 

Consejos e ideas para soltar lo que ya no utilizas

ropa colgada tienda

¡Pasamos a la acción! Aquí te mostramos buenos consejos e ideas para que puedas vender lo que no utilizas de la manera más eficiente. Si los sigues, este proceso será mucho más sencillo.

Haz un inventario con las cosas que no usas

Lo ideal en estos casos es hacer toda una venta completa de una sentada. Si te dedicas a ir vendiendo las cosas según te vas acordando, el proceso se puede extender a lo largo de mucho tiempo y hacerse algo tedioso. Busca todo lo que quieres vender y ponlo en el mercado del tirón. Después, cuando vuelvas a acumular cosas, puedes hacer otra sesión igual. Por ejemplo, una vez al año.

Para ello tendrás que seleccionar todos los objetos que ya no estás utilizando en tu vida diaria y decidir de cuáles te quieres deshacer. En esta criba también debes valorar cuáles son para tirar porque tienen desperfectos y cuáles merece la pena poner a la venta. De estos debes hacer un inventario que te permita poner categorías y obtener una visión clara de todo. También va a facilitar que tengas un control de lo que vas vendiendo y lo que no.

Busca el precio más adecuado

Tendrás que decidir qué precio pones a cada una de las cosas que quieras vender. Esto tiene que tener algún sentido en el mercado, ya que no podemos poner precios según el valor sentimental de las cosas o tomando en cuenta exactamente lo que nos costaron en su momento.

Para acertar con la cifra lo mejor que puedes hacer es documentarte un poco. Echa un vistazo a las webs de venta de segunda mano y observa los precios de productos similares a los tuyos para hacerte una idea realista de lo que puedes pedir por ellos.

Decide el formato de venta

Una vez tengas tu inventario y tus precios perfectamente elaborados, tendrás que decidir cómo o dónde vender los productos. Si son todos muy similares, lo tendrás más fácil, ya que puedes dirigirte a espacios más sectorizados.

Lo habitual y lo más cómodo es optar por las webs y aplicaciones de segunda mano. En ellas puedes exponer cantidad de objetos muy diferentes por categorías y sin necesidad de moverte de casa. Solo hay que hacer buenas fotografías, poner un anuncio con la descripción y esperar a que los interesados llamen a tu puerta.

Saca buenas fotografías

Ten en cuenta que las fotografías son fundamentales para que los usuarios puedan ver con claridad de qué producto se trata y su aspecto. También son un buen gancho, ya que las que sacan el mejor lado de lo que quieras vender atraerán más a los posibles compradores y demostrarán una mayor profesionalidad.

Para sacar imágenes que sean de auténtico catálogo debes preocuparte por el espacio de fondo que saldrá en ellas. Procura usar habitaciones que no estén repletas de cosas para que la imagen se centre en el producto e incluso, si es posible, en un espacio exterior. Si la luz es natural quedará mucho mejor y dará una visión realista de lo que vas a vender. Además, es interesante que saques unas cuantas instantáneas de cada producto para que se pueda ver desde diferentes perspectivas.

Haz descripciones detalladas

En el anuncio debes explayarte un poco para que los interesados puedan conocer los detalles del producto que vas a vender y decidan si realmente es lo que están buscando. Hay personas que pecan de minimalistas en este punto y esto puede jugar mucho en su contra.

Al menos, debe constar una descripción detallada del producto, sus utilidades o materiales, los años que tiene, el estado en el que se encuentra y sus dimensiones. Además, todo dato añadido será un plus. También debes poner claramente el precio y tu contacto para facilitar la compra.

¿Por qué vender las cosas que ya no utilizas?

sillas

Si todavía no te has decidido del todo y necesitas verlo un poco más claro, ¡presta atención! Te mostramos los principales motivos por los cuales vender todo aquello que no utilizas puede ser una buena decisión. Son los siguientes:

  • Mejoras tu organización. Al retirar todo lo que no estás usando de tu casa, tu trastero, tu oficina… Puedes mejorar considerablemente tu organización y contar con más espacio de almacenamiento para lo que realmente necesitas. Verás cómo te resulta de gran utilidad.
  • Ganas un dinero extra. Cuando lo vendas recibirás un poco de dinero extra por todos estos productos y esto es algo que nunca viene mal.
  • Aportas a la sostenibilidad. Si vendes tus cosas en lugar de dejarlas apartadas o tirarlas puedes fomentar una sociedad más sostenible, otras personas lo aprovecharán.
  • Más consciente de lo que tienes. Al hacer un inventario y vender tus cosas serás más consiente de todo lo que tienes. Probablemente, comprarás con mayor cuidado a partir de ese momento.