Sábado. 20.10.2018 |
El tiempo
Sábado. 20.10.2018
El tiempo

¿Cuántas tonalidades puede tener un vino?

Vino tempranillo
Vino tempranillo

En función de la tonalidad un vino, podemos deducir algunas características del mismo

 

De entre todos nuestros sentidos, la vista es el primero con el que apreciamos un vino. A través de ella, podemos obtener mucha información sobre las características de un vino, como pueden ser su cuerpo y acidez, una idea aproximada de su edad, incluso, la variedad o el conjunto de variedades de uva con las que fue elaborado.

La experiencia y habilidad juegan un papel importante en nuestra capacidad para deducir por medio de la observación las características de un vino. Si con la vista desciframos la información deseada, seguramente confirmamos nuestras especulaciones en las fases posteriores de la cata, como son el gusto y el olfato.

Una de las características que da más información sobre un vino es su color.

Factores que condicionan la tonalidad de un vino

Proceso de elaboración

Este es uno de los principales factores responsables la tonalidad final de un vino. Dependiendo del tiempo que el mosto permanece con los hollejos, el raspón y otras partes de los racimos de uvas, el vino elaborado presentará una u otra tonalidad. Obtendremos un vino rosado, blanco o tinto en función de un tiempo de contacto inexistente hasta un tiempo de varios días.

¿Por qué motivo sucede esto?

Dos polifenoles presentes en la parte sólida del racimo entran en contacto con el mosto. Los antocianos, que están en la pulpa y en la piel de la uva; y los taninos, que se encuentran en la piel, el raspón y las pepitas de la uva, son responsables de la sensación de astringencia de un vino al entrar en boca. Por su parte, los antocianos aportan al mosto un color azulado, que va cambiando a naranja o rojizo en función del tiempo.

La variedad o las variedades de uva

Los vinos son elaborados a partir la elección de una o más variedades de uva. Estas presentan ciertas tonalidades que jugarán un papel muy importante en el resultado final.

Algunos ejemplos de uvas son:

  • Pinot Noir, que da lugar a vinos tintos con colores poco concentrados y tonalidades que discurren del magenta al granate.
  • Albariño, a partir del cual se elaboran vinos blancos que presentan un tono pajizo tirando a verdoso.

Grado de maduración de la uva

Las uvas más maduras producirán vinos con tonos más oscuros y opacos, mientras que las uvas más verdes e inmaduras formarán vinos más claros y transparentes.

Tiempo de crianza

Este es el factor principal y determinante en la tonalidad final del vino. Por norma general, los vinos tintos van perdiendo claridad y concentración de color a medida que envejecen. Este fenómeno supone una muestra de la evolución y puede llegar a indicar si el vino se encuentra en su punto óptimo para el consumo o no.

Respecto a la tonalidad, los vinos tintos jóvenes poseen colores más vivos, oscuros y brillantes con matices violetas, malvas y azulados. Según van envejeciendo, los vinos presentan tonos rojos y granates. Los más viejos presentan colores más apagados, como:caoba, teja o anaranjado.

¿Cómo apreciar la tonalidad de un vino?

  1. El primer requisito es disponer de buena luz, de color blanco y con un fondo blanco también, de modo que evitemos que la falta de luz o que el reflejo del color de la luz o del fondo modifican nuestra percepción del color original del vino.
  2. El segundo paso sería inclinar la copa unos 45º, de forma que el contenido se distribuya en la misma en diferentes niveles de profundidad. Es de suma importancia fijarse en las diferencias de color que puedan producirse entre el centro del líquido y los bordes.
  • Diferencias en el tono: indican que el vino posee un alto tiempo de maduración
  • Colores compactos y opacos: indican que el vino es joven

Según el nivel de opacidad podemos clasificar los vinos en dos grupos:

  • De capa baja: son transparentes, por lo que nos permiten ver a través de ellos sin ningún problema
  • De capa alta: tienen un alto grado de opacidad. Esto se traduce en que poseen un mayor cuerpo, estructura y concentración de taninos.

Algunos de los vinos más conocidos

Cabernet Sauvignon

El vino cabernet sauvignon es un tinto compuesto por una de las uvas tintas más conocidas del mundo. Se caracteriza por su color intenso, sus complejos aromas frutales y una estructura elegante.

Tempranillo

El vino tempranillo, originado a partir de la uva tempranilla, la cual se encuentra extensamente cultivada en la Rioja, España. Dicha uva da lugar a vinos tintos con cuerpo. Su nombre, diminutivo de temprano, hace referencia a que madura varias semanas antes que el resto de variedades de uva tinta española.

Graciano

El vino graciano también procede de la uva tinta española, en concreto es cultivada en Navarra y La Rioja. Es un vino de intenso color rojo, fuerte acidez, aroma y una gran capacidad de envejecer correctamente.

Castilla La Mancha

Los vinos Castilla la Mancha son la mayoría tintos, elegantes y fáciles de beber. En La Mancha, los cambios de temperatura tan radicales entre el día y la noche la convierten en una tierra muy apta para el cultivo de la uva.

A través del color del vino podemos apreciar y conocer muchas de las características del mismo, como pueden ser la variedad, el estado de maduración o su tiempo de crianza, además de permitirnos adelantar ciertos matices como su sabor o su aroma.

¿Cuántas tonalidades puede tener un vino?
Comentarios