Viernes. 25.05.2018 |
El tiempo
Viernes. 25.05.2018
El tiempo

6 cosas que no sabías sobre los viajes

Cruceros Pullmantur
Cruceros Pullmantur

El mundo del turismo está repleto de curiosidades, y estas te van a sorprender.

Ya lo has decidido. Este verano tú y tu pareja vais a daros un pequeño capricho para desconectar de todo y vais a aprovechar una de las ofertas de cruceros Pullmantur que os ha encandilado. Toca prepararse para un más que merecido descanso tras tanto ajetreo en el día a día.

Es una opción, aunque otra también buena es directamente buscar un alojamiento cercano a la playa y disfrutar del mar, de la arena y del sol. El cóctel perfecto para el descanso veraniego que además suele venir acompañado de un tostado color de piel bastante recomendado para más de uno.

No hay que complicarse para conseguir esto: buscas, por ejemplo, buenos hoteles en Motril; organizas los días que tendrás libres y el resto es esperar y ahorrar al máximo para poder sacarle todo el jugo a estas merecidas jornadas de relax.

Se suele decir, y está demostrado, que viajar es algo totalmente beneficioso para el ser humano. Cerca del 90% de las personas que marchan de vacaciones disfrutan de una reducción descomunal de sus niveles de estrés. Al renunciar a las obligaciones y centrarse en el mero disfrute, nuestra mente se aleja de todas las cargas rutinarias y nos permite entrar en un mayor estado de relajación.

Este dato, como otros tantos de interés, puede encontrarse en la web Yoopit.com. Sin embargo, todo lo que rodea a los viajes y las vacaciones está repleto de curiosidades y anécdotas desconocidas por muchos. Hay infinidad de historias, de sucesos y de datos de interés que se han forjado con una actividad tan tradicional como la vida misma.

Información que jamás podríais encontrar por mucho que cogierais bolas del mundo interactivas para conocer más sobre cualquier región del planeta. A continuación os los dejamos, para satisfacer un poco el “gusanillo” de la curiosidad.

La Muralla China, hogar de muertos

Todo el mundo conoce la Gran Muralla China por su brutal extensión. Es de las pocas construcciones realizadas por el ser humano que se puede ver a simple vista desde el espacio. Nacida con fines militares, para separar el país asiático de sus peligrosos vecinos, con el tiempo se reveló un curioso dato sobre ella: es el cementerio más grande del planeta.

Durante su construcción murieron cerca de 10 millones de trabajadores, que fueron enterrados por la zona para ahorrar costes y como homenaje a su labor en titánica construcción.

Aviones, el medio de transporte más seguro

Las estadísticas aseguran que el avión es el medio de transporte más seguro de todo el mundo. Si extendemos un poco más el espectro, desciende hasta la segunda posición por culpa de los ascensores. Sin embargo, el engañoso peligro que le confieren no es más que mentira.

Un automóvil, una motocicleta o incluso una bicicleta tienen mayores riesgos mortales para el hombre. De hecho, sus cifras de muertes son mucho mayores que las de los aviones.

Esta comida no sabe a nada

Normalmente, sobre todo en los vuelos de mayor duración, los pasajeros suelen caer ante la tentación de pedir cualquiera de los platos del menú de a bordo. También, normalmente, se suele escuchar que “la comida no sabe a nada” y no, no es porque esté mal preparada o sus ingredientes sean de peor calidad.

¿La razón, entonces? Nuestras papilas gustativas. La presurización que se da dentro de la cabina para garantizar el bienestar de los viajeros hace que se adormezca alrededor de una tercera parte de las papilas gustativas que tenemos. Por culpa de esto, lo más recomendable es esperar a pisar tierra para degustar un buen plato.

Una pequeña siesta

Puede resultar sorprendente, pero muchos pilotos de avión confiesan haber dado una pequeña cabezada durante el vuelo. Algo habitual y sin riesgos dado que se activa un piloto automático que se encarga de realizar las labores principales cuando se está en el aire. ¡Para que luego digan que no es seguro un avión!

Cuidado con ese viajero dormido

De nuevo, en aviones, a veces no todo es lo que aparenta. Se han dado muy pocos casos, pero es una recomendación bastante extendida. Si un pasajero muere en pleno vuelo por el motivo que sea (parada cardíaca, muerte súbita, etc.), el personal de vuelo suele colocar al fallecido en un asiento con los ojos cerrados y tapado con una pequeña manta con la que le cubren hasta el cuello. Es la mejor forma de evitar que cunda el pánico.

Motor a prueba de pollos

Un dato bastante curioso y escabroso sobre la fabricación de motores. Rolls-Royce ha reconocido que, para probar la resistencia de sus motores, contaban con cañones que disparaban pollos muertos a estos. De esta forma, podían comprobar si sus aviones podrían resistir bien al choque de un animal con sus turbinas en pleno vuelo.

6 cosas que no sabías sobre los viajes
Comentarios