viernes. 20.09.2019 |
El tiempo
viernes. 20.09.2019
El tiempo

La Virgen mueve montañas en Lugo

Fieles llevando a la Virgen en O Cebreiro. AÍDA SOENGAS
Fieles llevando a la Virgen en O Cebreiro. AÍDA SOENGAS
Miles de fieles volvieron a dar fe de su devoción un año más en las romerías celebradas de norte a sur de la provincia

Dice el refranero popular que "la fe mueve montañas", y la Virgen también, tal y como se pudo comprobar este domingo de norte a sur de la provincia. Miles de fieles llenaron los santuarios como marca la tradición cada 8 de septiembre para venerar a la Santísima. Las procesiones, romerías y actos religiosos se sucedieron en toda la geografía lucense.

El Alto do Cesar, en Sarria, fue uno de los sitios en el que más fieles se congregaron para asistir a la romería de Os Remedios. Desde primera hora de la mañana una multitud de gente subía hasta la iglesia para asistir a una de las misas, tanto a pie como en coche, llegándose a formar breves atascos durante algunos momentos.

Sobre la una de la tarde se celebró la misa mayor sobre un palco, aunando a cientos de fieles bajo la sombra de los árboles. En la ceremonia también participaron la Coral Polifónica de Sarria y la Banda Municipal, que acompañó a la procesión de vuelta a la capilla. Después, llegó la sesión vermú, amenizada por la orquesta Alcar. Muchos de los asistentes decidieron comer en la gran cantidad de carpas instaladas en las fincas colindantes, mientras que otros optaron por hacerlo en los puestos de pulpo y churrasco que había en el lugar. La jornada se cerró por la noche con otra actuación de la orquesta Alcar, que estuvo acompañada por su homóloga portuguesa Royal Espectáculo.

Los santuarios de O Cebreiro, Sarria y O Faro estuvieron a rebosar en una jornada donde el buen tiempo acompañó

Este lunes es el último día de la romería. Comenzará con eucaristías desde las 9.30 hasta las 13.00 horas, que será la misa mayor. La orquesta Abanico actuará en la sesión vermú y en la verbena de la noche, donde estará acompañada por la formación Fórmula.

A MONTAÑA. Otro de los puntos más concurridos de la jornada fue O Cebreiro. La devoción a Santa María O Real volvió a colapsar el santuario, en el que compartieron espacio vecinos, visitantes y peregrinos. Como es habitual los oficios religiosos se sucedieron cada hora desde las ocho de la mañana hasta una del mediodía, momento en el que se celebró la misa mayor en el campo de la fiesta. Los romeros sacaron en procesión a la Santísima y estuvieron acompañados por un grupo de gaiteros. Por la tarde, los actos religiosos se celebraron cada hora desde las 16.00 a las 20.00 horas. La orquesta Samba amenizó la fiesta de la noche. Las celebraciones continúan este lunes, el día grande en el que se conmemora el Santo Milagro. Habrá actos religiosos en los mismos horarios que este domingo y el grupo de gaitas Xistra y la orquesta Superfama pondrán el toque musical a la cita.

A FONSAGRADA. La localidad fonsagradina acogió también una nueva edición de sus patronales en honor a Santa María. Este domingo se celebraba el Día da Patrona y arrancó sobre las 13.00 horas con una misa en honor a la Virgen. Posteriormente, los vecinos se echaron a las calles para tomar parte de la tradicional procesión que contó con gran afluencia de público. Los asistentes hicieron una parada frente a la Fuente Sagrada y dedicaron una canción a la Santísima que llenó de emoción el ambiente. Los festejos continuaron por la tarde con una actuación de la agrupación Antaruxas e Sorteiros. La festividad llegó a su fin en la verbena amenizada por la orquesta Fania Blanco Show y Tania y su Acordeón.

En algunos municipios lucenses las celebraciones continúan este lunes. El templo de O Cebreiro acoge la festividad del Santo Milagro

RIBEIRA SACRA. Domingo y buen tiempo fueron sinónimos de una gran afluencia de público a la capilla de O Faro, en Chantada. Los fieles acudieron a su cita con la Virgen y no se perdieron los múltiples actos litúrgicos en una jornada en la que también hubo tiempo para la música y la comida.

Uno de los rituales católicos por excelencia tuvo como gran novedad la nueva imagen del santuario que corona la cima de la sierra de O Faro. Tras las reformas acometidas, hay un gran debate entre los que están de acuerdo con el nuevo aspecto del templo y quienes lo critican. Con polémica o sin ella, la iglesia volvió a recibir a cientos de devotos que, como manda la tradición, alcanzaron la cima a través de la Costa da Virxe. Se trata de un empinado sendero de hierba de varios metros de altura flanqueado a ambos lados por un vía crucis, es decir, 14 crucifijos.

Hay quien opta por hacer este duro trecho, que pone a prueba la forma física de cualquiera, caminando, ya fuese calzado o descalzo. Sin embargo, una vez más, llamaron la atención los fieles que completaron el recorrido de rodillas. La gente realiza ofrecimientos a la Santísima y, a cambio, se sacrifica arrodillándose y subiendo así hasta la iglesia. Hay quien se apoya en báculos para que la subida no sea tan dura; otros van de la mano de un familiar o amigo y algunos, simplemente, arrastran las rodillas poco a poco hasta coronar la cima. Así es la devoción por la Virxe do Faro, inquebrantable y tradicional. La mayoría escuchan misa y hacen sus respectivas peticiones.

Las misas se sucedieron en los diversos santuarios y en sus alrededores no faltaron ni comidas campestres ni animados mercados

Otra opción es sentir arraigo por la tradición y peregrinar desde el centro de Chantada por placer, deporte o interés cultural. Hace tiempo que en la villa del Asma se organizan quedadas de madrugada para dirigirse hacia O Faro desde el casco urbano. Es el caso de la que organiza el club de atletismo, llamada Roteiro do Lobo, que arrancó a las cinco de la madrugada desde la Praza de Santa Ana. Para llegar hasta allí se vieron múltiples métodos. Muchos lo hicieron caminando, otros en coche, se vio más de una bicicleta y hasta hubo un grupo que ascendió a caballo.

A MARIÑA. La romería de Nosa Señora de Conforto, en A Pontenova, volvió a reunir a cientos de fieles que cumplieron por la mañana con la tradición de asistir a alguna de las misas que se celebran en el antiguo santuario. Uno de estos fieles fue el obispo de la Diócesis de Mondoñedo, Luis Ángel de las Heras, que no dudó en acercarse a Conforto para ser uno más en el rito. Tras la misa principal se celebró la procesión, que dio paso a una animada sesión vermú que amenizó la orquesta Tattoo, formación que acompañó a Sergio y su Acordeón en la verbena.

Por la tarde, las comidas en familia fueron las protagonistas, junto a la tradición de lavarse en una fuente a la que desde siempre se le atribuyeron propiedades milagrosas.

La Virgen mueve montañas en Lugo
Comentarios